Argentina quiere completar su venganza

finalargfrancia

Ya saldó cuentas con Croacia, y ahora a Argentina le queda tomar venganza de Francia, el equipo que los mandó a casa en el pasado Mundial de Rusia 2018.

A los croatas les devolvieron el 3-0 con el cual les habían derrotado en suelo ruso en fase de grupos, y ahora resta por contrarrestar aquel espectacular 4-3 recibido en octavos hace cuatro años. No obstante, en el historial los suramericanos dominan 2-1.

La última oportunidad de Lionel Messi de levantar la Copa del Mundo pasa por tumbar a su compañero del PSG Kylian Mbappé, quien quiere emular nada menos que al mítico Pelé, con dos coronaciones antes de los 25 años de edad.

Para algunos, Messi ya está en el Olimpo de los dioses, pero otros consideran que necesita alzar la Copa este domingo para acompañar a Pelé y Maradona en el panteón de los mejores de todos los tiempos. 

El diferendo con Mbappé pasa también por la Liga de Campeones, el trofeo más importante a nivel de clubes, que se le resiste al galo, pero el argentino lo conquistó varias veces. El auténtico cambio de guardia comenzará el domingo, o deberá esperar hasta que Donatello alce unas cuantas Orejonas.

Una victoria de Francia ratificará su estatus como la selección más dominante de su generación, pero tendrán que sudar mucho más la camiseta de lo hecho hasta el momento, porque enfrente tendrán a unos argentinos que muerden hasta con la mirada y no quieren dejar escapar lo que puede ser su última gran oportunidad, de la mano de un futbolista que marca época. Soñar con que tendrán otro Messi o Maradona es realmente una quimera (y una injusticia para el resto del mundo, que también quiere genios, ¿no?).

Igualmente, Didier Deschamps quiere convertirse en el primer técnico en ganar un Mundial como jugador (1998) y dos en los banquillos, pues el brasileño Mario Zagallo y el alemán Franz Beckenbauer no pudieron ganar el título dos veces como entrenadores, aunque Zagallo lo logró dos veces vestido de pantalones cortos.

Quizás las lesiones de varios jugadores importantes han lastrado a los europeos para ser el plantel más contundente, pero sí han sido el más eficaz.

Otra batalla importante será por el Botín de Oro, el premio que se otorga al máximo goleador del Mundial, pues además de Messi y Mbappé, con cinco goles hasta ahora, el extremo argentino Julián Álvarez y el centrodelantero francés Olivier Giroud suman cuatro, y en caso de empate primarían las asistencias, que domina Messi con tres, una más que Mbappé.

Además de estos dos duelos individuales hay otros muy interesantes, como el que deben protagonizar en el centro del campo Antoine Griezmann contra Alexis Mac Allister y Aurelien Tchouameni ante Enzo Fernández. Se trata de cuatro jugadores que han brillado en todo el certamen y seguramente pugnarán por entrar en el once ideal del Mundial.

En la zaga, Nicolás Otamendi y Raphael Varane son los capos en cada zona, aunque el francés está entre algodones por molestias físicas y esto puede pasar factura a su selección. Tanto él como Konaté están en duda, y serian bajas demasiado notables.

Incluso, si la cosa va al extremo, puede darse un duelo entre Emiliano Martínez y Hugo Lloris bajo los tres palos, aunque aquí la ventaja clara es para Dibu, un auténtico parapenales.

La guerra en las tribunas tendrá claro sabor albiceleste, con unos 50 mil argentinos desplazados a Doha, por unos seis mil franceses. ¿Cuál de los dos pondrá la tercera estrella a su uniforme? Eso solo lo sabremos el domingo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Complete la operación *