Las alegrías de un día como hoy

Amor eterno a nuestros padres en este día tan especial.

Cuando era pequeña mi padre me hacía unos moños de espanto. Ponía las bolas como felpas y las felpas como bolas. Pero ahí iba yo con mi medio moño toda contenta porque ¡era el moño de mi padre!

Mi padre me enseñó a pescar y a identificar estrellas en las noches de apagones. No dormía en los ciclones porque quería acompañarlo en su función de guardián de casa.

Tenía una lámpara de carburo (aún sigo sin saber lo que significa «tener una lámpara de carburo») pero era un equipo grande que olía a rayo pero que llenó muchas veces el plato en tiempos de período especial.Los únicos zapatos que recuerdo de mi infancia, me los hizo mi padre. Mis deditos quedaban al aire para si crecía el pie ellos pudieran estar más cómodos.

Mi padre ha sido el padre de mis sueños, el padre que agradezco. El padre de bicicleta y el de a pie. El que no veo hace 6 meses pero no importa: a mí ninguna Covid me quita las alegrías de un día como hoy.

Texto tomado del muro de Facebook de Donarys Cruz Cruz

Imagen: tomado del muro de Facebook de Instituto Cubano de Radio y Televisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Complete la operación *