¿Cómo un municipio puede ser autosustentable en Cuba?

En 2021, Camajuaní fue el único municipio de Villa Clara, y uno de los que en la nación consiguió tener superávit

municipio

Aunque está en igualdad de condiciones que el resto de los municipios de Villa Clara, Camajuaní logra resultados económicos que constituyen singularidad; lo cual demuestra que, incluso en medio de las complejas circunstancias en las que se desenvuelve el país, cuando existen iniciativa, creatividad y una dirección acertada, la economía puede expresarse en beneficios para la población.

El pasado año, por ejemplo, este fue el único municipio de Villa Clara, y uno de los que en la nación consiguió tener superávit, al cerrar 2021 con 212 millones de pesos, cifra muy por encima de lo previsto. Ese éxito lo han logrado mantener en lo que va de año, al sobrecumplir los ingresos durante los meses de enero, febrero y marzo, evidencia de que se gestiona bien la economía local, marcada, desde luego, por las limitaciones que imponen la pandemia y el recrudecimiento del bloqueo contra Cuba.

En ese sentido, cabría preguntarse qué hace diferente Camajuaní para lograr esos resultados, teniendo en cuenta que sus campesinos, artesanos y trabajadores sufren iguales limitaciones en recursos que las padecidas por otros actores de la economía en el país.

Iban Higuera García, intendente del municipio, no duda en afirmar que la clave está en la capacidad que tiene el pueblo de la tierra de los valles y las parrandas para sobreponerse a las dificultades, y hacerlo, además, de manera creativa, como ha pedido el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Para demostrarlo, habla con orgullo de la labor desarrollada por las 25 mipymes aprobadas allí, y de los más de 4 000 trabajadores por cuenta propia, quienes son capaces de producir cerca de un millón de pares de zapatos, botas o chancletas al año; además de ropa de trabajo, uniformes y artesanías de distintos tipos, para lo cual han debido buscar diversas alternativas y encadenamientos productivos que les permitan paliar el déficit de materias primas y otros insumos.

Significativo ha sido el aporte de sus más de 3 000 campesinos, encabezados por los cerca de cien integrantes del movimiento político productivo 90 por los 90, surgido en 2016, en ocasión del cumpleaños de Fidel, quienes son capaces de producir alimentos suficientes para mantener unos 80 puntos de venta donde se comercializan productos a precios inferiores a los que priman en otros lugares.

A ellos se suma la contribución decisiva de las entidades estatales, entre las que se cuentan dos empacadoras que producen la mayor parte de los embutidos consumidos en la provincia, incluyendo sectores claves como el turismo; el combinado de bebidas Cubanacán, tres unidades avícolas, igual cantidad de minindustrias y una unidad empresarial de base productora de áridos para el programa de la vivienda, entre otros entes productivos, enumeró el intendente.

De importancia capital ha sido, también, según Iban Higuera, la labor de los organismos globales de la economía, como Finanzas y Precios, Economía y Planificación, el sistema bancario y la ONAT, todos encabezados por cuadros de mucha experiencia, lo cual ha sido una fortaleza y un gran apoyo para quienes tienen la misión de conducir los destinos del territorio.

Mas, la favorable situación económica financiera de Camajuaní no es indicador de que todo esté resuelto allí, ni de que no haya problemas por solucionar que afecten a la población, de lo cual está consciente el joven intendente, quien menciona, entre las principales preocupaciones, el mal estado de los viales y las viviendas, la situación del abasto de agua en varias comunidades a las que debe suministrársele el líquido en pipas, y el mal comportamiento de la zafra azucarera, entre otros asuntos que ocupan a la dirección del municipio.

Sin embargo, para él está claro que mientras más dinero ingrese al presupuesto del municipio, mayores facilidades tendrá para acometer nuevos planes; y menciona algunos de los principales proyectos de desarrollo local llevados a cabo como resultado de los ingresos derivados del 1 % de la producción mercantil, entre ellos la construcción de módulos pecuarios y el financiamiento de las famosas parrandas de Camajuaní.

EMPRENDEDORES POR EL DESARROLLO LOCAL

Reconocida es la calidad del calzado que se confecciona en Camajuaní y las mejoras que han experimentado sus producciones en los últimos años, gracias, en primer lugar, a la consolidación de una cultura artesanal centenaria y a los emprendimientos e inversiones realizadas en ese renglón productivo.

Hoy, por ejemplo, los talleres de Luis Fernández, líder de la Sociedad Mercantil Calzados Jona»´s, no tienen nada que ver con aquel pequeño local de donde salían hace unos años unos pocos cientos de pares de zapatos que apenas alcanzaban para ser vendidos en la localidad.

Ahora esa mipyme cuenta con una moderna tecnología instalada que, además de humanizar el trabajo y elevar la productividad, es capaz de confeccionar cerca de 20 000 pares de zapatos al mes, a razón de mil pares diarios, entre los cuales se incluyen sandalias de mujer, botas de trabajo, tenis, chancletas de las empleadas por los médicos y enfermeras en sus guardias, así como calzado y zapatillas para hombres, entre otros surtidos.

Para tener una idea de la aceptación de las producciones realizadas por Luis Fernández y sus compañeros de trabajo, baste decir que generaron ganancias por encima de los 15 millones de pesos, y que su aporte a la ONAT fue de más de dos millones, dice Yoandy Riverón González, directivo de la pequeña empresa.

Otra mipyme que aporta al desarrollo de Camajuaní es la Jireh-Ebenezer S.R.L, la que se encarga, según Iván Cintra, uno de sus líderes, de producir mil pares de chancletas e igual cantidad de botas de agua de PVC, además de algunas confecciones textiles, productos muy demandados a partir de la excelente calidad que poseen.

De igual manera resalta el trabajo de encadenamiento productivo entre el taller Triple AAA, perteneciente al Fondo Cubano de Bienes Culturales, encabezado por Domingo Pérez Rojas, que procesa las recorterías de piel que le facilita la tenería de Caibarién, de donde salen guantes, zapatos y cintos, entre otros artículos, a los que se adicionan otras producciones como overoles, ropa sanitaria y uniformes para determinados sectores.

Sobre los trabajadores asociados a la labor por cuenta propia o como miembros de pequeñas y medianas empresas, el intendente de Camajuaní, Iban Higuera, significó que su contribución, más allá de lo que aportan a la ONAT, y los problemas que resuelven en el abastecimiento del calzado que necesita la población, está en su compromiso con la sociedad.

Para ilustrarlo, menciona la reparación, por estos actores económicos, de conjunto con el Fondo de Bienes Culturales, algunas cooperativas de créditos y servicios y determinadas empresas, de 19 consultorios del médico y la enfermera de la familia, además del apoyo a otras instituciones como hogares de ancianos y de hogares de niños sin amparo familiar.

Significativo fue, también, su contribución a los hospitales y centros de aislamiento durante la etapa más compleja de la pandemia, recalcó Iban Higuera, quien afirmó que, en Camajuaní, hay como una gran familia comprometida con el desarrollo del municipio.

Para consolidar lo alcanzado, las autoridades del territorio continúan dando pasos para destrabar todo lo que aún frena el desarrollo de las fuerzas productivas en el territorio; acciones entre las que mencionó las encauzadas en fecha reciente, de conjunto con el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, para facilitar la capacidad exportadora de los emprendedores camajuanenses, además de potenciar el encadenamiento productivo con otras entidades y sectores como el turismo, el Ministerio del Comercio Interior y la Zona Especial de Desarrollo Mariel.

EN CONTEXTO

  • Según la Constitución de la República, en su Artículo 168, el municipio constituye la unidad política-administrativa primaria y fundamental de la organización nacional, y goza de autonomía y personalidad jurídica a todos los efectos legales.
  • El municipio cuenta con ingresos propios y las asignaciones que recibe del Gobierno de la República, en función del desarrollo económico y social de su territorio y otros fines del Estado, bajo la dirección de la Asamblea Municipal del Poder Popular.
  • El Artículo 169 de la Carta Magna establece que la autonomía del municipio comprende, entre otros elementos, la facultad para decidir sobre la utilización de sus recursos, y esta se ejerce de conformidad con los principios de solidaridad, coordinación y colaboración con el resto de los territorios del país, sin detrimento de los intereses superiores de la nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *