Mucho calor en abril: Sombrilla y abanico

calor. abril

Todavía no comienza el verano y ya empezamos a romper récords de temperaturas diarias de hasta 34″°C en la región occidental. Es un aviso de que los meses más calientes, julio y agosto, descargarán sobre la Tierra una furia de intenso calor.» 

Abril es un mes de calor agravado por la escasez de precipitaciones, que seca campos y ciudades y nos deja sin aliento, sobre todo en pleno mediodía. Una sencilla caminata nos empapa de sudor, y los ánimos a veces estallan entre tanta incomodidad.

Por ello, es crucial no olvidar en estos tiempos salir con una sombrilla, así las distancias sean cortas; untarnos protector solar para resguardar nuestra piel de los rayos ultravioletas, y llevar un pomo de agua fresca para calmar la sed y evitar la deshidratación.

El Instituto de Meteorología de Cuba (Insmet) pronosticó que «se espera un mes de abril con escasas precipitaciones y temperaturas por encima de lo normal en todo el país»», por tanto, el ahorro del agua es un tema primordial que no debemos pasar por alto para preservar ese recurso natural.

De acuerdo con los especialistas, «abril es el segundo mes de mayor acumulado dentro del período poco lluvioso en Cuba, es considerado un mes de transición entre el período poco lluvioso y el lluvioso»».

Asimismo, «la influencia del anticiclón del Atlántico sobre Cuba se incrementa gradualmente, mientras las presiones descienden sobre el continente. Los sistemas extratropicales aún juegan un papel importante en el comportamiento del tiempo y el clima sobre toda la región, por lo que es usual que los frentes fríos crucen sobre nuestro territorio»».

Apuntó el Insmet que «también la ocurrencia de vientos de región sur es característica del mes de abril. Las precipitaciones, generalmente, están asociadas a sistemas frontales y ondas de los oestes»».

Sobre las pocas lluvias en nuestro archipiélago, los meteorólogos ampliaron que «las anomalías negativas (frías) de la temperatura superficial del mar en el océano Pacífico central y oriental, mantienen valores propios de un evento La Niña – Oscilación del Sur (AENOS). Sin embargo, se ha producido un gradual debilitamiento de las anomalías negativas de la temperatura subsuperficial del mar en dichas regiones.

«Los modelos pronostican, con alta probabilidad, que este evento perdure hasta mayo. La principal influencia de La Niña sobre el comportamiento del clima en Cuba durante el período poco lluvioso es la disminución de las precipitaciones»», añadieron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *