Científicas del futuro

Cinco jóvenes nos hablan de cómo eran de niñas cuando soñaban con ser científicas. Hoy están a punto de lograrlo desde diferentes carreras. Thalía, Gabriela, Yaira, Lía y Maricary, científicas del futuro

273461119 3731416777083982 2277003132670284644 n

En el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, compartimos las historias de cinco jóvenes que serán científicas. Nos hablan de cómo eran de niñas, sus gustos y la manera de ver la ciencia desde su mirada infantil.

Aquí te las presentamos:

Thalía Acén Ravelo. Estudiante de Bioquímica y Biología Molecular.

De niña jugaba mucho a coleccionar planticas y me inventaba mis lupas para estudiarlas y todo. Yo creo q mi niña científica siempre estuvo ahí, lo que en aquel momento era más bióloga que bioquímica como tal. Ya estudiando en la carrera, un día por casualidad, me encontré un diario de cuando era más pequeña q decía q quería ser bioquímica; «¡claro que yo de eso ni me acordaba!

Gabriela Prieto Muga. Estudiante de Bioquímica y Biología Molecular.

De niña me interesaba en muchas temáticas tanto de las ciencias como de las humanidades. Me llamaban la atención varios personajes de animados, sobre todo si eran niños científicos o algo por el estilo. Me gustaba mucho leer libros de curiosidades, ver documentales de animales y de descubrimientos científicos, sobre todo, si estaban relacionados con el campo de las Ciencias Biológicas.

Cuando fui un poco más grande vi la serie Cosmos: A Spacetime Odyssey (Cosmos: Una odisea de tiempo y espacio) presentada por el astrofísico Neil deGrasse Tyson y me di cuenta de que hay toda una infinidad de cosas por investigar y esperan ser descubiertas.

Yaira Lucía Rojas Castro. Estudiante de Microbiología.

De niña era una pequeña científica ya. Me la pasaba en el Encarta todo el tiempo averiguando del medio ambiente, de los problemas ambientales, me encantaba leer todo sobre la capa de ozono, incluso, imprimía artículos q hablaban sobre como protegerla y los repartía en la escuela. Justo x eso y porque siempre q alguien echaba basura en el suelo yo iba detrás a recogerla, me gané muchas veces apodos un poco feos, pero nada de eso me importaba. Hoy en día sigo siendo igual, incluso, colilla de cigarro q vea encendida sea donde sea, yo voy y la apago y trato de enseñarles a los de mi alrededor la importancia de proteger el medio ambiente.

Es un placer muy grande y sobre todo una satisfacción saber que formas parte de algo tan hermoso como la ciencia y que además eres un puente para que otros se acerquen a ellas también.

Lía Zerquera Ferrer. Estudiante de Cibernética.

De niña no sabía que era ser una científica, solo sabía las cosas que me gustaban y me motivaban. Al principio mi sueño era ser astronauta, conocer las estrellas y realizar viajes interplanetarios; estas fueron las primeras ideas que pasaban por mi cabeza y me llevaron al mundo de los números y la ciencia. Mi entorno familiar fue importante pues siempre me impulsaron y apoyaron además me aportaban datos y curiosidades que me motivaban. Al crecer mi sueño de ser astronauta fue cambiando y en mi mundo empezó a aparecer la curiosidad por las computadoras, su funcionamiento, su software. Saber todo lo que estaba detrás de esa máquina que puede hacer grandes cosas hoy en día. Es un reto difícil, la ciencia lleva tiempo, esfuerzo y mucha dedicación. De hecho, para mí la ciencia es un arte.

Maricary Sifontes Niebla. Estudiante de Bioquímica y Biología Molecular.

Realmente mi niña interior no quería ser científica. Fue un gusto adquirido. Siempre me gustaron las asignaturas de ciencia, principalmente la Matemática; pero no pensaba en ser científica.

A las niñas les digo que vean a la ciencia cómo un juego que les permitirá descubrir y aprender muchas cosas maravillosas y mágicas.

Imágenes: cortesía de las entrevistadas. Diseño: Creativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *