Ajedrez en Cuba: «€œGuerreras»€ listas para nuevas batallas

Las mejores jugadoras de la Isla se reunirán desde finales de enero en la capital de Holguín. Lisandra Ordaz defiende la corona

20 Lisandra Ordaz

EN EL penúltimo día del presente mes de enero comenzará en la ciudad de Holguín el segmento inicial del Campeonato Cubano de Ajedrez, en su versión femenina, y serán varios los temas a seguir antes del primer movimiento.

Si para entonces la situación epidemiológica del país lo permite, el certamen marcará el regreso a la acción del Juego Ciencia en la Isla, pues las ediciones de 2021 de cada sexo, así como los tradicionales certámenes internacionales, tuvieron que ser cancelados por el impacto de la covid-19 en el país.

El retorno llegaría marcado por la ausencia de los habituales torneos previos de clasificación y la llamada Semifinal Nacional, suspendidos también por la pandemia.

La situación forzó la búsqueda de una fórmula justa, en la que ocho jugadoras con sobresalientes resultados fueron convocadas para disputar matches eliminatorios con el propósito de completar el cuadro de finalistas.

Estos enfrentamientos por el sistema KO facilitarán que las cuatro ganadoras avancen al torneo principal, en el que fueron «€œsembradas»€ las ocho integrantes de la preselección nacional.

Así, 12 jugadoras protagonizarán los últimos enfrentamientos de la cercana justa, y varias de ellas han saboreado, al menos una vez, el reinado de la Isla, por lo que se esperan nuevos «€œduelos a muerte»€ por la corona.

Una de ellas será la pinareña Lisandra Ordaz, defensora del cetro conquistado en 2020, el primero que guarda en su vitrina a pesar de ser actualmente la única cubana con un título internacional entre hombres.

Del grupo con presencia asegurada en la final, es la santiaguera Maritza Arribas quien más veces se ha sentado en el trono cubano, algo que ha sucedido en 11 ocasiones. Sin embargo, no logra consagrarse desde 2015 y puede ser esta una buena oportunidad para constatar sus posibilidades de frenar el ímpetu de las más jóvenes figuras.

Maritza dominó el certamen por primera vez en 1992 y su racha más larga de reinados consecutivos fue entre 2001 y 2004. Esa cadena solo la supera la fallecida villaclareña Acela de Armas -dueña de nueve cetros-, quien se impuso en cinco ocasiones seguidas a partir de 1973.

De las ahora aspirantes, quien más se acerca a esos números es la santiaguera Oleiny Linares, gracias a sus éxitos en 2010, 2016 y 2019, este último firmado precisamente en tierras holguineras.

En dos coronas ha quedado frenada la cosecha de la ahora anfitriona Lisandra Llaudy, quien intentará aprovechar esa ventaja para sumar otro título a los conquistados en 2012 y 2018.

Cierra el listado de campeonas nacionales con opciones de repetir la pinareña Yerisbel Miranda, vencedora en 2017. No obstante, al grupo se pudiera sumar Zirka Frómeta, ahora entre las ocho que disputarán los cruces previos, si logra avanzar y añade otra victoria a su expediente, en el que ya aparecen las conseguidas en 1981, 1983 y 1987. 

Esta vez se extrañará a la capitalina Vivian Ramón, dueña de ocho cetros en estos certámenes -se consagró por primera vez en 1980-, y siempre entre las principales animadoras de los torneos cubanos.

Más allá de las posibilidades de cada participante, la nueva versión del campeonato cubano de ajedrez para mujeres servirá para calibrar el nivel actual de nuestras principales jugadoras de cara a los compromisos internacionales que se avecinan.

Sin dudas, entre ellos el más importante será la Olimpiada Mundial que se disputará en Moscú durante el próximo verano. Por cierto, allí tendrá presencia asegurada quien se consagre ahora en la Ciudad de los Parques.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *