Hoy y siempre Caibarién, mi patria chica (+Audio)

EMILIO COMAS PARET Con Puerto Arturo en el pecho me recibe, vía telefónica, Emilio Comas Paret, un escritor caibarienense enamorado del mar que, aunque ha echado raíces en La Habana, no pierde el rumbo de las olas de su terruño y tira anclas desde el recuerdo y la añoranza. «€œYo tuve la suerte de nacer en el barrio de Puerto Arturo que es un barrio muy particular, con cosas curiosas y personajes populares. Siempre estaré anclado en Caibarién. Yo fui miembro de las casas más humildes de allí, porque no tuve riquezas, mis padres eran pobres, analfabetos. Caibarién para mí es hoy y hasta el fin de mis días, mi patria chica»€. [sc_embed_player_template1 fileurl=»https://cdn.teveo.cu/media/rC/zP/K9wNapRxbdcY/artifact/9HPkDqtQX9vbksc2.mp3»]   Me confiesa no saber cómo es que escribe, sin revelar quizás tanta hazaña de hombres en la mente, tantas anécdotas que una vez vivió y están ahí para ser contadas. «€œ!Es que yo nací en el mar! La Agonía del pez volador, uno de mis libros, empieza a contar la manera en que se pescaba en Caibarién cuando yo era un niño»€. Su primer cuento nacía por el año 1969, solo el inicio de una obra que suma 11 publicaciones más 12 listas en espera de difundirse. «€œCuando me caso con Aurora Tizón, ya fallecida, en la luna de miel, escribo mi primer cuento. A partir de ahí empezó esta función. He escrito muchísimo, tengo muchas ganas de escribir ahora»€. Lo he retado a presentarse a sí mismo, una suerte de agradecimiento a quien es también su Patria Grande. «€œYo soy un hijo de la Revolución porque yo no tengo sentido ninguno de ser lo que soy hoy. Yo soy fundador de todo, como bien dice un amigo mío: de los jóvenes rebeldes, de las milicias. Estuve en Angola»€. ¿Cuándo piensa regresar a Caibarién? «€œEstoy loco por ir porque tengo una nueva compañera de vida que desea mucho conocer Caibarién»€. ¿Si estuviera entrando ahora mismo en Caibarién que fuera lo primero que haría? «€œVer el cangrejo. El cangrejo de Florencio Gelabert. ¿Sabes una cosa? Mi hermano David y yo le echamos concreto al cangrejo hasta el final»€. Y no podían faltar las parrandas en el verbo de Emilio Comas Paret, esa tradición popular que se inculca en el vientre y trasciende las más insospechadas creaciones. «€œAntes de morir, quiero ir un 26 de diciembre a Caibarién a ver las parrandas. «¡Yo soy parrandero»¡»¡La Marina»¡ El barrio La Marina salía de frente a mi casa y yo salía con ellos a bailar. «¡Soy bailador todavía»¡»€ Hablar con Emilio Comas Paret ha sido una suerte, un aliento al alma. A pesar de sus 78 años tiene mucha energía para compartir. «€œMe siento muy bien, tengo muchas ganas de vivir, estoy trabajando mucho»€.

 
Imagen tomada de Ecured

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *