Por nuestros niños, seamos un «tilín» mejores

Niña aseándose después de la siesta. Circulo Infantil Alegres Cangrejitos en Caibarién. Foto Ernesto

Ahora que junio llega y, como cada año desde 1954, en sus primeras 24 horas Cuba celebra el Día Internacional de la Infancia, preguntémonos qué deberíamos regalar a nuestros niños y niñas: los propios, los que por amados consideramos nuestros y todos, absolutamente todos los niños y las niñas.

Escuche el reporte en audio de Lázaro Chacón.

Hace poco escuché a una vecina -bien educada y lejos ya de la adolescencia- declararse incapaz de «meter en cintura» a su pequeñín de año y medio, y clamar desesperada por la llegada auxiliadora del círculo infantil, pues ahí sí saben cómo tratarlos y enseñarles a relacionarse.

La educación comienza en la cuna, escribió nuestro José Martí y, que sepamos, salvo contados y lamentables casos, la cuna está en casa. Sin embargo, lo mismo que esa joven, muchos evaden sus responsabilidades o se las endilgan a terceros, tal y como se suelta una papa caliente o una pesada carga.

Incluso, la moda ahora -claro que entre los que pueden pagar por el servicio- es enviar al niño después de clases a una «escuelita», y no porque necesite del repaso, sino para que lo cuiden, entretengan y ayuden con las tareas, mientras los padres «adelantan» en casa o, todavía mejor, se relajan luego de un día agotador y estresante.

Si echamos un vistazo a los hogares cubanos, veremos que hasta en los mejorcitos, las urgencias de la cotidianidad dejan cada vez menos tiempo real para la educación y comunicación afectiva padres-hijos, que es lo más importante. Y veremos desatención -si no abandono-, negligencia, mal manejo de situaciones, autoridad o tolerancia excesivas y otras pautas de crianza desatinadas.

Unos, por ejemplo, pretenden inculcar buenos modales a fuerza de golpes, castigos e insultos, fieles al bárbaro precepto de que «la letra, con sangre entra»; los hay que creen que la educación surge por generación espontánea y dejan «sueltos» a los hijos; para otros resulta un lujo que no pueden darles, ocupados como están en traer dinero a casa; y no faltan los convencidos de que es puro melindre, y al niño dicen: «si te muerden, muerde, o mejor, hazlo tú primero.»

Asimismo, para nadie es un secreto que en la Cuba actual abundan las familias disfuncionales y conflictos que repercuten forzosamente en los niños, o de los cuales son sus principales víctimas; fenómenos, sí, como el alcoholismo, la prostitución, la delincuencia, o como la violencia doméstica, con sus múltiples formas de expresión, terribles daños y secuelas, y tanto más difícil de enfrentar, porque suele considerarse un asunto privado.

Jamás serán suficientes la gratitud y el elogio a la infinita obra de amor, justicia, salvaguarda y respeto conquistada por la Revolución para las niñas y los niños. Vivimos orgullosos de cuanto hemos construido para ellos y de lo hecho para preservar esa edad dorada que es la infancia, y razones nos sobran, si atendemos a lo que ocurre en este mundo de locos.

Pero, que la satisfacción no nos lleve a la fatuidad ni a la cómoda postura de dejárselo todo a un Estado que -sabido es- vela, trabaja, garantiza y resuelve, y al que, por ese camino, terminamos responsabilizando hasta por lo que nos toca. Solo así se explica ese criterio tan extendido de que la familia apoya, pero para educar está la escuela. Craso error.

Ahora que junio llega y, como cada año desde 1954, en sus primeras 24 horas Cuba celebra el Día Internacional de la Infancia, preguntémonos qué deberíamos regalar a nuestros niños y niñas: los propios, los que por amados consideramos nuestros y todos, absolutamente todos los niños y las niñas.

Juguetes, golosinas, un libro, alguna prenda nueva, un paseo» Habrá, incluso, quienes tiren la casa por la ventana. A muchos se les va la mano en eso de querer complacer a los hijos, darles todo y aun así creer que es poco.

Tal vez lo sea, porque tendríamos también que regalarles, no solo el primero de junio, sino cada día de su infancia, una versión menos imperfecta de nosotros, sus mayores.

Nadie puede desentenderse de la educación de un niño, por la sencilla razón de que los adultos somos espejo en el cual se miran, modelo que imitan. Y la afirmación de José de la Luz y Caballero, de que educar solo puede quien sea un evangelio vivo, debería servirnos a todos para comprender que, quizás como ninguna otra, esa misión precisa del ejemplo.

¿Qué amor y cuidados confiamos recibir en nuestra vejez de un hijo que creció viéndonos maltratar a nuestros ancianos padres? Valga esta pregunta como botón de muestra entre muchas, cuyas respuestas no harán sino reafirmar una verdad de Perogrullo: en nuestras manos está, de nosotros depende.

En esa edad temprana y decisiva en que se moldea el alma, enseñémoslos a ser buenos practicando el bien; alentemos a fuerza de virtudes la generosidad, el respeto, la solidaridad, el pudor, la cortesía, el amor a la vida -que mueve a cuidar todo lo vivo-, y las buenas maneras, que debieran ser las únicas de convivencia entre los seres humanos.

Seamos mejores personas y ellos lo serán también. Tan solo ese «tilín» de que habla el poeta, podría hacer la diferencia.
Por:cmhw

Ileana Triana García

Ileana Triana García

Directora de CMHS Radio Caibarién y directora de programas de radio. Fundadora del sitio web de este medio de prensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *