Bloqueo

2702 elimina bloqueo 580x330 1

El bloqueo de Estados Unidos a Cuba no existe. Es un invento de los dirigentes de la Revolución para ocultar la ineficacia de su gestión económica–cacarean muchos por ahí. Llegas a Cuba y puedes tomar Coca Cola o cualquier producto en cualquier parte de Cuba. Si realmente estuvieran bloqueados no llegaría nada a Cuba–afirman otros. Bueno amables lectores, como siempre, divago. Si yo de lo que usualmente hablo es de los radares meteorológicos…

¿Bloquear o no bloquear? eh ahí la cuestión

Bueno y yo me pregunto: ¿No sería mejor, para acabar con la Revolución, levantar el bloqueo y dejarnos sin ese pretexto y ver cómo nos hundimos en nuestra ineptitud económica? Así, si no tenemos medicinas, alimentos y todo lo que necesitamos para vivir dependerá única y exclusivamente de nuestra ineficiente gestión, y los cubanos, que no somos aguantones, impondríamos otro estilo de gobierno. Alguien me explica cómo ha sobrevivido el gobierno revolucionario tantos años. 

Res Non Verba

A mí no me gusta mucho filosofar, ya saben, mi divisa (y no hablo de USD) siempre ha sido la frase de los romanos: ¡Res Non Verba! Así que solo aportaré hechos y datos para que el lector saque sus propias conclusiones, como decía el célebre periodista Eduardo Dimas en sus comentarios internacionales y que posteriormente Taladrid ha popularizado en su espacio televisivo Pasaje a lo Desconocido: “saque Usted sus propias conclusiones”.

Servicio de Vigilancia Meteorológica por Radar: Algunos números

Me ocupo de dirigir el servicio de vigilancia meteorológica por radar en el Instituto de Meteorología de Cuba, y sé muy bien cuanto nos cuesta cada cosa que compramos para mantener este servicio, que emplea los equipos tecnológicamente más complejos y caros de todos los que están a disposición de los meteorólogos.

Para que el lector tenga una idea: una estación receptora de satélite cuesta alrededor de 300 000 USD, un radar bastante más de 3 millones USD, mil veces más caros, sin hablar de que el costo de mantenimiento de una estación de satélites es muy bajo, y el de un  radar es aproximadamente el 10% de su costo inicial, es decir unos 300 000 USD al año. Es como comprarse todos los años una estación de satélite (en nuestro caso, ocho).

¿Por qué entonces radares, si son tan caros?

radar meteorologico cubano doppler

Radar meteorológico cubano Doppler. Foto: Orlando L. Rodríguez González.

En cierto país latinoamericano fui invitado a defender en una rueda abierta al público y a la prensa, la decisión de una institución de comprarse radares para su servicio meteorológico.

Alguien (un especialista muy reputado de la NOAA), anteriormente les había dicho que bastaba para ellos que se compraran una estación receptora moderna de satélites y del público se me pidió aclarar sobre el tema.

Para no aburrir al auditorio les dije– OK, me convencería ese parlamento si no fuera por el hecho de que EE.UU. financió la red de 159 radares WSR-88, más sofisticada del mundo, a un costo de 1000 millones de dólares americanos (primera mitad de los 90,  y luego ha realizado diversas modernizaciones, entre ellas las más costosas, aplicadas en todos los radares: Nuevo Procesador Digital de Señales (Open Radar Data Acquisition), nuevo Pocesador de Datos (Open Radar Product Generator), Dual Polarization y actualmente en desarrollo: Multiple Phased Array Radar (con un prototipo en pruebas).

Estimados lectores, el radar meteorológico es un instrumento imprescindible para el pronóstico a muy corto plazo de tornados, granizadas, aeroavalanchas, inundaciones repentinas y otros fenómenos peligrosos de rápido curso y muy destructivas consecuencias.

Cuando vea que desmantelen las redes de radares de Estados Unidos, Canadá, China y Europa, entonces le creeré al especialista de la NOAA que solo con satélites se resuelve el pronóstico. Como dice un amigo mío muy dicharachero: cuando lo crea lo veo.

El tema presupuestario

No voy a facilitarle a nadie nuestros datos de presupuesto anual para los radares, el Departamento del Tesoro tiene brazos largos y usa binoculares; pero sí les puedo comentar que es mucho más bajo que el que dedica, por ejemplo, el National Weather Service de EE.UU. a cada radar.

No es de extrañar, Cuba es un país en vías de desarrollo; pero que no escatima en la protección de la población. Sin embargo, sí les puedo comentar que el presupuesto de los radares es el grueso del de todo el sistema meteorológico nacional.

Nosotros mantenemos funcionando y modernizamos ocho radares con mucho menos de lo que otro país destina a un solo radar al año. Tampoco voy a decirles cómo compramos lo que necesitamos para los radares.

Lo verdaderamente significativo es que con un presupuesto dado, nosotros solamente podemos conseguir tres, cuatro y hasta cinco veces menos piezas y componentes que lo que puede conseguir cualquier otro país del mundo por el mismo presupuesto  ¿Es justo que para un servicio que tiene el fin humanitario de prevenir daños a las propiedades y proteger vidas humanas, y que no tiene que ver con las esferas políticas o militares, nos resulte mucho más caro que a otro país? ¿Es esto bloqueo o no?

Gestión de riesgos

Los que se encargan de mantener los radares meteorológicos en otros países gozan de una ventaja que a los cubanos nos está negada: en el mundo de hoy, los servicios técnicos tratan de mantener los stocks a un mínimo razonable. Se almacenan solo aquellas piezas que se fabrican a pedido, lo otro se encarga y llega en un par de días.

Nosotros, en cambio, tenemos que comprar y almacenar de TODO. Suena fácil, pero con un presupuesto ajustado no se puede tener todo tipo de cosas en stock. Hay que basarse en la estadística y en la intuición de un personal muy experimentado para saber qué comprar cada año.

El bloqueo no solo implica encarecer las piezas, sino también alargar los tiempos de compra. Para burlar al bloqueo hay que buscar muchos intermediarios, pequeñas empresas que compran cosas prohibidas por el Departamento del Tesoro para Cuba, a costa de obtener una ganancia jugosa. Este proceso es largo y tortuoso e inseguro.

Nuestras solicitudes debemos hacerla con mucha antelación. La confección del plan de adquisiciones es una verdadera obra de arte de anticipación. Pero tranquilos amables lectores, a nosotros, los ingenieros del Centro de Radares, nos entrenó Nostradamus en persona ¿Es esto bloqueo o no?

¿Ingenieros o Magos?

Logramos fabricar un prototipo de radar meteorológico cubano Doppler (RD-200SX), instalado y funcionando exitosamente desde 2012 en Camagüey y esto se hizo por  un poco más de 300 000 USD. Ya está en funcionamiento el primer ejemplar seriado de este prototipo: el RD-100S en Casa Blanca.

Un radar construido desde cero nos cuesta menos de un millón USD, mientras que comprarlo nos costaría más de 3 millones USD ¿Magos? No, ingenieros entrenados y experimentados y muy dedicados.

El bloqueo nos ha obstruido tanto la compra de módulos completos, que hemos aprendido a hacer todo por nosotros mismo: hardware y software de este radar es 100% diseño propio. Todo fabricado a partir de componentes muy simples y de amplio uso en la industria, que prácticamente se compran en ferreterías, y por tanto son muy difíciles de rastrear.

Puede sonar un poco altisonante e inmodesto de mi parte; pero los hechos están ahí: mantenemos en funcionamiento y mejora permanente viejos radares que fueron fabricados en la década de los 70. Todos sus congéneres fueron puestos fuera de servicio hace muchísimos años. Mucho esfuerzo y dedicación es la clave del éxito. Una frase de Marx podría decirse que redondea el tema:

Solidaridad e intercambio versus bloqueo

El Departamento del Tesoro de los EE.UU. concienzudamente barre constantemente el espectro de compraventas para detectar el más mínimo escape hacia Cuba. En muchas ocasiones empresas que no radican en EE.UU. han tenido que suspender el envío a Cuba de módulos fabricados por encargo nuestro a causa de las extraterritoriales regulaciones del bloqueo.

Se han disculpado y nos han ofrecido compensación monetaria que no hemos aceptado. Sin embargo, contrasta esto con la excelente colaboración que mantenemos con instituciones de la NOAA.

La atmósfera no reconoce fronteras políticas, y los fenómenos meteorológicos nos azotan por igual a todos, justo como el coronavirus. Aun cuando se nos encarece la compra de componentes hasta en cinco veces, y nos obliga a anticiparnos a las necesidades, el servicio meteorológico cubano pone las imágenes de sus radares a disposición de los países vecinos, completamente gratis.

Y por si fuera poco, nuestros modestos conocimientos los hemos puesto a al servicio de numerosos países, especialmente del área del Caribe y Centroamérica, en asesorías técnicas de todo tipo, reparaciones, auxilio en montajes, instalación de software y entrenamientos en todos los aspectos del servicio técnico y la explotación de la información de los radares meteorológicos.

Como canta Silvio, ¡a pesar de los pesares…Cuba vaaaaaaa!

Así pues amable lector…saque Usted sus propias conclusiones. ¿Nos bloquean? o ¿no nos bloquean?

(Tomando Radares mirando al Sur)

Vea además:

cubadebate.cu/noticias/2022/11/03/minuto-a-minuto-el-mundo-contra-el-bloqueo-ii/

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp Compartir en Telegram

Tomado de Cubadebate

Tomado de Cubadebate

Medio de información alternativa que alerta sobre campañas de difamación contra Cuba. Publica noticias y análisis con un tratamiento objetivo de los hechos. Muestra los intereses que el poder global oculta para mantener sus privilegios. UCI, La Habana, Cuba. editor@cubadebate.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Complete la operación *