Hagamos justicia a los afectos

Durante el reciente Taller Provincial de Procedimiento de Familias, trascendió el compromiso de los jueces y operadores del Derecho villaclareños con hacer efectivos los beneficios del nuevo Código para todas las familias

hagamos justicia a los afectos

Viste una toga, sube al estrado mientras la sala guarda absoluto silencio, escucha y observa en detalle a todas las partes, empuña el mazo y se alista para dictar sentencia. No se trata de una jueza común, es la esperanza renacida a la luz del Código de las Familias.

Un panorama tan prometedor como desafiante se alza ante los operadores del Derecho cubanos, responsables de la implementación de una norma jurídica que dejó de ser maravilla futura para convertirse en solución apremiante para los más diversos conflictos.

Lo tienen muy claro los participantes en el reciente Taller de Procedimiento de Familias, convocado por el Tribunal Provincial Popular de Villa Clara y en el que estuvieron presentes, además de jueces, representantes de la Unión de Juristas de Cuba en el territorio, la Fiscalía, la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), el Departamento de Derecho de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, entre otros profesionales implicados en la implementación de la ley.

Con el protagonismo femenino que caracteriza al gremio, el encuentro aunó criterios, conocimientos, expectativas y vivencias sobre la práctica judicial. Voces jóvenes y experimentadas coincidieron en las ansias de dar respuestas a situaciones carentes de amparo legal hasta hace muy poco, y el compromiso social con la ciudadanía.

Urge ver, detrás de cada caso, el relato humano, y prestar especial atención a las personas adultas mayores, las que se encuentran en situación de discapacidad y aquellas que afrontan cualquier condición de vulnerabilidad, no porque resulten las únicas protegidas —queda claro que nos beneficiamos todos—, sino porque sobre ellas se acumulaba la mayor parte de la deuda del sistema jurídico cubano en materia familiar.

El interés superior de niñas, niños y adolescentes, su reconocimiento como sujetos de derecho, la importancia de la escucha de los menores de edad durante los procesos judiciales, la protección a mujeres víctimas de violencia en el entorno digital y la solución de conflictos mediante la conciliación, fueron otros de los temas abordados, en torno a un texto que, mientras más se estudia, más queda por descubrir y aplicar.

Exhaustiva preparación demanda un Código de tal extensión y complejidad técnica, portador de instituciones jurídicas que cambian su denominación o carecen de antecedentes en la legislación anterior.

En la misma medida, exige amor, empatía, sensibilidad y disposición para educar a las familias sobre el reconocimiento de sus derechos y las vías para ejercitarlos. Lejos de complacer a cada una de las partes, se trata de mirar más allá de la audiencia, para tomar una decisión en extremo sensible, trascendente y que rebasa el plano privado para alcanzar una dimensión social.

Nadie quedará impasible ante la revolución legislativa. Abogados, fiscales, notarios y defensores familiares comparten la responsabilidad de renovar sus maneras de pensar y actuar, tanto desde el punto de vista profesional como humano. A la par, toda la sociedad está llamada a concientizar los cambios que han experimentado las familias, y buscar la manera de abrigarlos bajo esta ley «sombrilla», como le gusta llamarla a la Dra. en Ciencias Yisel Muñoz Alfonso, profesora titular de la UCLV.

De novedades, opciones y dudas están plagados los caminos futuros. Toca andarlos con pasos conscientes, ojos, oídos, mentes y corazones abiertos.

Tomado de Vanguardia

Tomado de Vanguardia

El propósito central del Periódico Vanguardia es mejorar la sociedad villaclareña y la cibersociedad mundial mediante la creación de contenidos de calidad. Un órgano de la Revolución, en la provincia cubana de Villa Clara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Complete la operación *