Para volver a la secundaria, Calendario

La nueva serie juvenil Calendario, estrenó ayer domingo su primer capítulo en Cubavisión a las 8: 45 p.m. No dejes de perderte las siguientes 12 entregas que quedan de este primer gran proyecto audiovisual que se produce de manera independiente con financiamiento de la Televisión Cubana

34b7e0bbe91749b4d1085

Si cierro los ojos, todavía tengo presente la expresividad de la profe Amalia (Clarita García) recitando el poema de Nicolás Guillén «Digo que yo no soy un hombre puro»». Y más aún, los rostros de las muchachas y muchachos del grupo noveno 3, «el más conflictivo» del centro escolar.

Si viste ayer la nueva serie juvenil de estreno por Cubavisión, Calendario, sabes a lo que me refiero. Una maestra diferente, pero tan necesaria, y unos jóvenes que para nada son copiados de un laboratorio.

La historia, o el curso escolar en Calendario, va de 13 capítulos que tratarán temas inherentes a los conflictos de la adolescencia. En esta primera entrega la xenofobia, la homofobia, las vulnerabilidades económicas y la diversidad del ser humano protagonizaron las principales escenas.

No dejes de perderte, entonces, las siguientes 12 entregas que quedan de este primer gran proyecto audiovisual que se produce de manera independiente con financiamiento de la Televisión Cubana.

Y para que te mantengas al tanto de todos los detalles, te invito al grupo de Telegram Calendario (ya me suscribí) donde podrás encontrar mucha información y también expresarte.

«¡Ah! y Cuba no termina en el túnel de La Habana; por ello desde Caibarién le seguimos los pasos a Calendario. «¡Súmate!

photo 2022 01 09 21 53 57
Imagen: tomada del canal de Telegram de la nueva serie juvenil de la TV Cubana, Calendario.

Lo que necesitas saber de la serie Calendario, búscalo siguiendo los siguientes enlaces, a solo un clic:

Lo que no sabes sobre Calendario

Calendario: Así será la nueva serie juvenil dirigida por Magda González Grau

No podía quedarme con el deseo de compartir el genial poema de Nicolás Guillén, «Digo que yo no soy un hombre puro»».

Yo no voy a decirte que soy un hombre puro.

Entre otras cosas

falta saber si es que lo puro existe.

O si es, pongamos, necesario.

O posible.

O si sabe bien.

¿Acaso has tú probado el agua químicamente pura,

el agua de laboratorio,

sin un grano de tierra o de estiércol,

sin el pequeño excremento de un pájaro,

el agua hecha no más de oxígeno e hidrógeno?

«¡Puah!, qué porquería.

Yo no te digo pues que soy un hombre puro,

yo no te digo eso, sino todo lo contrario.

Que amo (a las mujeres, naturalmente,

pues mi amor puede decir su nombre),

y me gusta comer carne de puerco con papas,

y garbanzos y chorizos, y

huevos, pollos, carneros, pavos,

pescados y mariscos,

y bebo ron y cerveza y aguardiente y vino,

y fornico (incluso con el estómago lleno).

Soy impuro ¿qué quieres que te diga?

Completamente impuro.

Sin embargo,

creo que hay muchas cosas puras en el mundo

que no son más que pura mierda.

Por ejemplo, la pureza del virgo nonagenario.

La pureza de los novios que se masturban

en vez de acostarse juntos en una posada.

La pureza de los colegios de internado, donde

abre sus flores de semen provisional

la fauna pederasta.

La pureza de los clérigos.

La pureza de los académicos.

La pureza de los gramáticos.

La pureza de los que aseguran

que hay que ser puros, puros, puros.

La pureza de los que nunca tuvieron blenorragia.

La pureza de la mujer que nunca lamió un glande.

La pureza del que nunca succionó un clítoris.

La pureza de la que nunca parió.

La pureza del que no engendró nunca.

La pureza del que se da golpes en el pecho, y

dice santo, santo, santo,

cuando es un diablo, diablo, diablo.

En fin, la pureza

de quien no llegó a ser lo suficientemente impuro

para saber qué cosa es la pureza.

Punto, fecha y firma.

Así lo dejo escrito.

Imagen: tomada de Juventud Rebelde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *