Katia, la bodeguera de El Paseo (+Audio)

Cada mañana, bien temprano, cuando voy a comprar el pan, ella me recibe con amabilidad porque reconoce que su trabajo es muy importante»€¦«importantísimo, siempre estoy prestando servicio a la población que es lo que más me motiva por estar ahí siempre para ellos, y cada vez que vengan a la bodega uno prestar un buen servicio creo que mi labor es más que importante.»»«€¦así asegura Katia Reyes Laperira, la dependienta de la Bodega El Paseo, en Caibarién.

Katia Reyes Lapeira la bodeguera de El Paseo
Katia Reyes Laperira

Esta licenciada en Deportes dejó atrás su especialidad para optar por el Comercio»€¦«me gusta ser dependienta de bodega porque disfruto estar rodeada de personas, de niños, adolescentes y abuelos, por eso me gusta mi trabajo.»».

Katia, sabe lo imprescindible que resulta para sus clientes recibir los alimentos, así que ha trabajado durante toda la etapa de pandemia»€¦«es riesgoso, muy riesgoso, siempre tomamos las medidas, pero bueno a veces a uno se le olvida lavarse las manos porque hay mucho público, es muy riesgoso, pero bueno aquí estuvimos siempre al pie del cañón prestándole servicios a la población porque quien se lo va a prestar sino somos nosotros, y siempre estamos ahí para ellos.»».

Entonces confiesa que ha tenido miedo de enfermar con Covid-19″€¦«sí he tenido miedo, no tanto por mí sino por mis hijos, porque yo tengo dos niños pequeños, sí»  he tenido miedo, pero bueno casi nunca las personas que venían a la bodega estaban enfermos, venían los que estaban en la calle, pero sí, si tuve mucho miedo.»».

Y la anécdota sobre el coronavirus no puede faltar en nuestra conversación»€¦«la que no se me olvida nunca es la de Titina, unos consumidores que nosotros tenemos aquí que tienen su problema de retardo, de retraso. Titina tiene un niño pequeño y venía con la librera aguantándola con una hojita porque la mamá y el papá» »  salieron positivo a la Covid y ella no quería contagiar a su niño, entonces le dijimos que viniera sin la libreta que nosotros le despachábamos. La historia de Titina demuestra la manera de cómo las madres cuidamos a nuestros hijos. Su actitud me causó admiración.»».

Ahora, en la nueva etapa que vive Cuba, Katía tiene un mensaje para los clientes de la bodega»€¦«a los consumidores les pido que se cuiden, que tenemos que cuidarnos, que nos cuiden a nosotros que somos los que le prestamos servicio. Hay que cuidarse más nada que eso, hay que cuidarse para poder sobrevivir todos y no tener nada que ver con el contagio, solo eso, el secreto es cuidarnos.»».

La historia de Katia Reyes Lapeira, nos recuerda que todos somos importantes y valiosos, en especial cuando vivimos momentos difíciles y precisamos luchar contra un enemigo invisible y mortal.

Katia despachando a un cliente de la bodega
Katia despachando a un cliente de la bodega
Camila y Cristiam los hijos de Katia
Camila y Cristiam, los hijos de Katia
Katia y su companera de labor Mariam
Katia y su compañera de labor Mariam

Imágenes cortesía de la entrevistada

Ernesto Arsenio Hernández Palencia

Ernesto Arsenio Hernández Palencia

Ernesto Arsenio Hernández Palencia: periodista, fotoreportero, Ingeniero Civil. Amante de mi familia y de Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *