Establecen recorrido de bolas de fuego en cielos de Cuba

imagen satelital

Científicos de Cuba y Brasil publicaron un artículo sobre las bolas de fuego en los cielos del país caribeño que llega hasta el último de estos fenómenos conocidos hasta hoy y ocurrido a inicios del presente año.

La investigación, publicada en el número de noviembre de la revista internacional Meteornews, fue realizada por Yasmani Ceballos Izquierdo, de la Biblioteca Digital Cubana de Geociencias, Carlos A. Di Pietro, de la Red Brasileña de Monitoreo de Meteoros, y Marcelo Zurita, de la Associação Paraibana de Astronomía.

Con el título «€œEl bólido del 19 de marzo de 2021 en el oriente cubano, y comentarios sobre las históricas bolas de fuego cubanas brillantes»€, el estudio detalla que la bola de fuego más reciente observada en el país antillano entró en la atmósfera a una velocidad cercana a los 50 mil kilómetros por hora con un ángulo de 42,7 grados relativo a la superficie terrestre.

Apareció entre la noche del 19 y del día 20 de marzo, en una altitud aproximada a los 65,5 kilómetros (km) entre el poblado de La Maya y Los Reynaldos, al oriente cubano, y continuó por 3,7 segundos en dirección norte hasta su desaparición a una altura de 30,4 km, por el noroeste de La Deseada, también en el segmento Este de la isla.

Gran parte de la población de los municipios Moa y Sagua de Tánamo en Holguín y Maisí en Guantánamo observaron este fenómeno que fue provocado por el encuentro de nuestro planeta con un pequeño grupo o enjambre de meteoroides, los cuales se desintegraron a gran altura, puntualiza el texto.

Además, indica, las explosiones escuchadas en varios territorios orientales estuvieron relacionadas, primero, con la detonación en la alta atmósfera, y luego con el ruido producido por la descompresión de la onda expansiva provocada por la destrucción de este.

Todos esos aspectos, junto a otros similares fueron interceptados y capturados por la gravedad del planeta Tierra, lo cual dio lugar a esa y a otras explosiones similares confirmadas, ocurridas con poca diferencia de horas en varias regiones y localidades del orbe, explica el documento.

Antes de ese suceso, el 1 de febrero de 2019 se registró una fuerte explosión en toda la provincia de Pinar del Río, la más occidental de cuba y algunas zonas de La Habana.

Se trataba de un meteorito del tipo pétreo (aleación de hierro níquel y gran cantidad de silicato de magnesio), que cayó en el municipio pinareño de Viñales, específicamente en el Mural de la Prehistoria, donde se sintieron las detonaciones, señaló Meteornews.

El fragmento más grande localizado tenía 11 centímetros. Los trabajadores del centro Mural de la Prehistoria encontraron tres muestras del presunto objeto cósmico; la mayor, de 470 gramos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *