Código de las familias, moderno, necesario e inclusivo

Por supuesto que Cuba necesita un nuevo Código de las Familias para interceder en las particularidades de su diversa sociedad, desde la adopción de un niño, el cuidado de los abuelos, los proyectos de vida y hasta el matrimonio.

Será una norma que pondrá punto final al Código de 1975, a 45 años de un sistema de relaciones diferente, y atenderá los resultados de agudos análisis interdisciplinarios en los cuales intervienen la demografía, la filosofía, la sociología, la psicología y otros estudios.

No existe un diseño de familia “original”. Para entenderlo habremos de aceptar el amor como un derecho de los seres humanos en su totalidad. No puede influir otro concepto que no sea la voluntad del Estado y el Gobierno por garantizar más fuerza viva a las pluralidades familiares.

“Desde los debates durante el proceso de consulta del Anteproyecto de Constitución de la República de Cuba, el tema del matrimonio fue motivo de profundos análisis y diversidad de criterios”, refirió el Máster Yuliesky Amador Echevarría, miembro del Proyecto Justicia en Clave de Género (UNJC) y profesor de la Universidad de Artemisa.

“Pero la Carta Magna vigente hace referencia a otras problemáticas también presentes y que merecen ser tratadas en el nuevo Código de las Familias, como lo relacionado con las personas de la tercera edad, los discapacitados, los parientes consanguíneos y afines que cumplen funciones de guarda y cuidado de niños y adolescentes, así como la violencia intrafamiliar”.

El nuevo Código debe ser sincero e inclusivo, expresión de amor y respeto. ¿Cómo abordará el tema del matrimonio?

“No olvidemos que las llamadas normas de desarrollo (entre estas,el Código de las Familias) han de servir de garantía a los derechos consagrados en la Constitución. Cuanto se oponga al principio de igualdad y no discriminación,será anticonstitucional; por tanto, no tendrá aplicabilidad.

“Nuestras leyes no pueden ni deben escapar a la idea martiana de que la Ley primera de la República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre, evidenciado en una sociedad con todos y para el bien de todos, y no con algunos y el bien de unos pocos.

“En este escenario se inserta la institución del matrimonio, no la única forma de organización de las familias; en cambio, sí la que más opiniones ha recibido aún sin comenzar la Consulta Popular.

“La Constitución sienta las bases para que se lleve a efecto el matrimonio sin contradecir ninguna otra norma. Y estas, hasta su actualización, deben atemperarse al espíritu de Nuestra Carta Magna, como norma de aplicación directa cuando exista omisión o contradicciones con ella.

“La Ley de Leyes, además, reconoce las uniones de hecho, pues una pareja conformada por dos personas del mismo sexo, sobre la ya tratada característica del afecto, puede cumplir con la singularidad, estabilidad y buena fe que exigen estos casos. Por eso el Código de las Familias no podrá desconocer esta realidad.”

¿Qué espera la comunidad LGBTIQ+() del nuevo Código?

“Que refleje nuestra cotidianidad y se parezca a estos tiempos, caracterizados por familias diversas que poseen como denominador común la responsabilidad y el amor.

“Eso deparará un Código más inclusivo, garantía efectiva a ese reconocimiento, respeto y protección de todos los tipos de familias como célula fundamental de la sociedad.

“Resultará una disposición normativa no regida por los estándares de esas familias de manual, diseñadas sobre la perfección y el modelo de la considerada tradicional.

“No podrá entrar en conflicto con los principios y valores consagrados en la norma constitucional. De acuerdo con el criterio de varios especialistas, estaremos ante un Derecho de familia más democrático, solidario y responsable, alejado de fundamentalismos, prejuicios y estereotipos.”

Personas de la comunidad LGBTIQ+ comentan en redes sociales su desacuerdo con la comisión de expertos a cargo de crear este Código. Alegan que no la integra un representante de su comunidad; por tanto, nadie alzaría la voz a su favor.

“Llevar el Código de las Familias a Consulta Popular significa que su construcción será colectiva: a partir de un análisis de la propuesta (no será definitiva; por eso se somete al criterio de la población), se pueda añadir, eliminar o modificar parte de su contenido.

“El criterio que primará no es el de los especialistas de la comisión, sino el resultado de investigaciones y transformaciones acontecidas en los últimos años, como muestra de la evolución del concepto de familia, a familias. El Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) ha desempeñado un papel esencial.

“La Comunidad LGBTIQ+ puede tener certeza de que las decisiones no serán fruto de voluntarismos o arbitrariedades. La supremacía constitucional y el Principio de Legalidad contenidos en los artículos 7 y 9 de la Ley de Leyes, impedirán acciones y decisiones basadas en las características anteriormente citadas.

“No se obviará el pluralismo, la inclusión y la igualdad efectiva basada en las diferencias, así como la diversidad familiar en su elaboración.

“La actual Constitución fue un paso esencial en el camino hacia el Código de las Familias.Continuar educando a la población en los temas de género, orientación sexual e identidad de género seguirá siendo necesario, si queremos que la construcción colectiva del Código no se convierta en un proceso repetitivo, de ideas cimentadas en estereotipos no acordes con la sociedad cubana contemporánea”.

Por Alejandro Lóriga Santos

Imágenes tomadas de Internet

2 comentarios en «Código de las familias, moderno, necesario e inclusivo»

  • el 06/09/2021 a las 08:56
    Enlace permanente

    Saludos al colectivo, ¿quién es el autor del texto? O su medio de prensa?

    Un fuerte abrazo!

    Respuesta
    • el 06/09/2021 a las 09:10
      Enlace permanente

      Saludos. Estimado colega, le pido disculpas por omitir su autoría. En ocasiones nuestro editor impide agregar el medio de prensa del que se tomó el artículo. El error está subsanado y su nombre aparece al final de la publicación. Esperamos no causarle nuevas molestias. Un abrazo.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Complete la operación *