Destacadas

¿Cuál es la situación del abasto de agua en Cuba? 

Vistas: 1

A pesar del amplio programa inversionista que desarrolla Cuba para garantizar el abasto de agua a la población, es indiscutible la obsolescencia que presenta gran parte del equipamiento instalado para ello, lo que provoca constantes roturas y descontentos en los clientes.

Este tema tan complejo, sobre el más vital de los recursos y uno de los que mayor impacto tiene en la calidad de vida de la población, fue el centro del análisis del cuarto programa del espacio Desde la Presidencia, un podcast para el diálogo, la información y el debate, que promueve el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

De un reporte de más de 7 100 opiniones que se han recogido en el primer trimestre del año en todo el país, el Jefe de Estado reveló que solo el 10 % defiende una visión favorable sobre el trabajo que realizan el Instituto de Recursos Hidráulicos (INRH) y las direcciones tanto municipales como provinciales de este importante organismo.

Enumeró, entre las problemáticas identificadas, la estabilidad del servicio, así como su programación en horarios poco asequibles; quejas por descuido ante recurrentes salideros de agua potable y albañales; inconformidades con los camiones cisterna, por la restricción al llenado de vasijas por persona, y la corrupción por la venta de este servicio por los choferes que operan los equipos, lo cual calificó como una conducta repudiable.

Tras el cuestionamiento de Díaz-Canel acerca de por qué, si hacemos un programa inversionista tan dinámico, no se logran revertir los criterios negativos, el invitado de este programa, Antonio Rodríguez Rodríguez, presidente del INRH, explicó cuál es la situación actual en el territorio nacional, sus principales causas, proyecciones, disposición y compromiso para superar las dificultades que se manifiestan.

AGUA QUE NO VEMOS CORRER

El titular del INRH admitió, sin tapujos, que «los estados de opinión del pueblo coinciden con problemas reales que tenemos en los diferentes lugares, y afectan tanto el abasto de agua como la solución de salideros o la gestión de las aguas negras».

Actualmente, esta situación está condicionada, en gran medida, por la rotura de equipamiento, la falta de mantenimiento y de piezas de repuesto y accesorios, pero, principalmente, por la carencia de combustible, precisó.

Nuestro sector, agregó, es uno de los mayores consumidores de energía en el país, y al presentarse el déficit de asignación, «hemos tenido días en que el 70 % de la población afectada, en lo referido al abasto de agua, ha sido por déficit de energía eléctrica».

Hay sistemas de bombeo, detalló Rodríguez Rodríguez, que se alimentan de tres circuitos diferentes, y a pesar de la estrecha coordinación que existe con la Empresa Eléctrica, no siempre es posible proteger todos los circuitos, pues no están en el centro de la ciudad o en áreas priorizadas, sino en lugares apartados de los territorios.

Perfeccionar y seguir fomentando modelos de comunicación con el pueblo, más efectivos, es una prioridad en este sentido, para que esté al tanto de las acciones que se realizan, y a qué se debe la situación que presenta determinado lugar.

AGUA QUE DEJAMOS CORRER

Mientras decenas de familias cubanas tienen una crítica situación asociada al abasto, en diversos lugares se vierten a diario miles de litros de agua potable como consecuencia de salideros. Al referirse a este punto, el Presidente del INRH desglosó que esa dificultad está transversalizada, también, por el tema combustible y el tape.

«Nos critican mucho por qué cada vez que se detecta un salidero, hay veces que lo reparamos mal, o sea que no hacemos el trabajo como tenemos que hacerlo, y hay que volver al mismo lugar una o dos veces», mencionó, a la par que, especificó que a partir del déficit de áridos y cementos, no se logran sellar bien las fugas.

Las mayores cifras de salideros se concentran en La Habana, Granma y Santiago de Cuba, listó.

¿Tiene el país cómo enfrentar esa situación?, preguntó el Primer Secretario del Comité Central, ante lo cual Rodríguez Rodríguez respondió que el estado técnico en que se encuentran muchos de los equipos hace más difícil la solución de esta problemática.

Razonó que, si bien entre los años 2006 y 2007 el sector de los recursos hidráulicos fue uno de los más beneficiados con la Revolución Energética, momento en el que se sustituyó más del 80 % del equipamiento, en los años siguientes no se pudieron llevar a cabo las reparaciones necesarias.

Apenas en 2023, declaró, fue que se consiguió retomar parte de esas acciones, pero las limitaciones financieras impiden realizar todos los cambios necesarios, siendo la reparación de los equipos «la vía más expedita que tenemos en la actualidad para resolver ese problema».

Existen infraestructura, capacidades y potencialidades para producir los elementos fundamentales que permitirían esas reparaciones, pero es un proceso que, inevitablemente, tomará tiempo, aseguró.

LA ENERGÍA SOLAR COMO MOTOR

El cambio de la matriz energética en el sector, a partir de la utilización de las fuentes renovables de energía, fue otro aspecto en el diálogo entre Díaz-Canel y Antonio Rodríguez.

El titular de Recursos Hidráulicos precisó que, por el «cambio de la matriz energética, nos llegó un primer lote de 722 equipos, que van a beneficiar, junto con los 144 que ya estaban en el país, a más de 440 000 personas».

Sobre ello, acotó que todos los equipos que en la actualidad están instalados funcionan con energía eléctrica, y estos nuevos que se están importando van a funcionar con paneles solares, lo cual les proporciona autonomía, independencia y estabilidad.

En el debate se reafirmó la importancia estratégica que tiene la aplicación de la ciencia y la innovación en todos los ámbitos del sector.

Precisamente, uno de los fundamentales retos que hay por delante, añadió Rodríguez Rodríguez, está en lograr que esos preceptos lleguen hasta las empresas y, a su vez, hasta la base.

Actualmente, expuso, se pone en marcha más de una docena de proyectos dirigidos a solucionar los principales problemas que están vigentes.

A trabajar con «mucha sensibilidad hacia los problemas de la población, con mucho respeto de lo que se opina», llamó el Jefe de Estado a los trabajadores del sector, ante lo cual el Presidente del INRH aseguró que, entre ellos, existe un «gran compromiso con hacer las cosas bien y garantizar la mayor calidad posible en el importante servicio que brindan al pueblo».

En medio del actual escenario, condicionado en gran medida por el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el Gobierno de Estados Unidos, reconoció el Presidente de la República, son extraordinarios los esfuerzos que se realizan para llevar adelante estrategias que permitan seguir potenciando inversiones en el sector hidráulico encaminadas, entre otras direcciones, a mejorar los servicios, cambiar la matriz energética, hacer una mayor utilización de las fuentes renovables de energía, perfeccionar el saneamiento de los residuales y superar deficiencias que en la actualidad existen.

Antes de concluir la emisión del programa, Díaz-Canel indagó en qué tiempo y cómo podrían resolverse los tres problemas fundamentales que tenemos en relación con el agua: los salideros, el abasto y las aguas negras.

Rodríguez Rodríguez explicó que existe un programa de desarrollo integral hasta 2030, en el cual se ha logrado ir avanzando de acuerdo con la disponibilidad de recursos. «De 2018 a 2021 logramos hacer el 68 % de lo que teníamos planificado, y entre 2023 y 2024 el 75 %.

«Aspiramos, siendo realistas, a que, de acuerdo con los ritmos actuales, podamos tener una mejor situación el próximo año, aunque eso no quiere decir que vamos a resolver todos los problemas de salideros, obstrucciones, abasto de agua y otros».

Lo que sí estamos en condiciones de mejorar hoy, subrayó, es nuestra gestión. «Vamos a seguir trabajando sin descanso, pero decirle ahora una fecha en la que podremos haber resuelto todos los problemas, no sería justo de mi parte, pues no es posible saberlo con exactitud», valoró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *