Cuba: Regalos

regalos

Ella marca el número del vecino y le propone:

-Mira, si quieres sube, que me puse a hacer croquetas y me salieron bastante. Para que te lleves unas cuantas.

-Pero… es que tuve que hacer un gasto con el que no contaba y…¿a cómo son?

-¿Desde cuándo yo vendo croquetas? Como sé que tú estás medio escacha’o  por eso mismo te estoy diciendo que vengas. Trae un cacharrito.

-¿Pero es regala’o? Y eso que dicen que Regala’o se murió.

000

Habían sido amigos en las verdes y en las maduras.

El chapista lo ayudaba con el carro, cobrándole, porque de eso vivía, pero a veces menos; compartiéndole sus problemas y también sus celebraciones.

Él, podólogo, ni una vez le había fallado cuando aquel le pedía que le arreglara los pies a la mamá, y si el amigo le caía de paracaídas a la hora de almuerzo o comida, se compartía lo que hubiera, el buchito de café…

Pero en esta última oportunidad, tenía muchos carros por delante y cuando llegó el mediodía, el chapista le dijo que iba a cogerse una hora para almorzar –el taller está junto a su casa. Como el podólogo andaba con su hijo, solo le preguntó dónde podría comprarle algo de comer al niño.

Únicamente pudo pagar un pan con jamonada a unas cuadras, y como no le alcanzó ni para un jugo, al retornar entró al comedor de la casa del chapista para pedirle un vaso de agua. Sobre la mesa, las fuentes rebosaban, y el hombre, sin apartarse de su plato, le respondió:

-Cógela tú mismo del refrigerador, mi hermano. El agua aquí es regalada. ¿Somos o no somos?

000

“Todas las situaciones críticas tienen un relámpago que nos ciega o nos ilumina”, lo dijo Víctor Hugo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Complete la operación *