El Mundial de Catar no tiene quien le cante

copa mundial de futbol catar 2022

Ir a un evento de la magnitud de una Copa Mundial de fútbol suena tentador, y más si te pagan por ello, pero varios artistas se negaron a actuar en Catar 2022 en rechazo a las leyes misóginas y homofóbicas de ese país, cuestionado además por sus violaciones a los derechos humanos.

A pocos días de iniciar el Mundial, sus organizadores no consiguen fichar a una figura de peso global que actúe en la ceremonia inaugural previo al partido entre el once anfitrión y Ecuador​​​.

La más reciente en bajarse fue la estrella colombiana Shakira, vinculada directa e indirectamente a la banda sonora de los Mundiales desde hace casi dos décadas, aunque su gran éxito fue el Waka-Waka de Sudáfrica 2010.

Inmersa en un mediático divorcio con el exfutbolista español Gerard Piqué, Shakira no lo ha dicho oficialmente, pero su entorno ya confirmó que la oriunda de la ciudad de Barranquilla no prestará su talento a un evento azotado por las críticas.

Sin embargo, hasta hace unas horas se le vinculó al espectáculo junto al fenómeno de K-Pop (pop surcoreano) BTS y de la banda de hip hop, Black Eyed Peas, con cuyo integrante Will.I.Am grabó ‘Hips don´t lie’, el himno alternativo del Mundial que se disputó en Alemania en 2006.

Su negativa sería una condena a la violación de derechos humanos en Catar y una protesta contra la restricción de ciertas libertades, que incluyen la marcada sensualidad de sus bailes y rejuegos vocales.

Ni por un millón de dólares

En la novela ‘Una propuesta indecente’, llevada al cine en 1993, un multimillonario le ofrece un millón de dólares a un matrimonio en apuros financieros por pasar una noche con la mujer, pero la pareja lo rechaza de entrada. Algo así hizo el cantante británico Rod Stewart…

El veterano músico, responsable de clásicos como ‘Do ya think I´m sexy’ o ‘Maggie May’, le confesó al periódico The Sunday Times que rechazó una oferta de un millón de dólares para cantar en la jornada inaugural porque no quería apoyar con su actuación a un país que ataca derechos humanos universales.

Tampoco aceptó sumarse la intérprete británica Dua Lipa, quien empero apoyará desde la distancia al siempre sufrido once de Inglaterra, donde no saben lo que es ganar un Mundial desde que lo organizaron, en 1966.

‘No actuaré en la ceremonia ni he estado implicada en ninguna negociación para actuar allí. Animaré a Inglaterra desde lejos y espero visitar Catar cuando haya cumplido todos los compromisos con los derechos humanos que adquirió cuando ganó el derecho de albergar la Copa del Mundo’, escribió Lipa en redes sociales.

Aparte del poderoso argumento de los derechos humanos, a muchos les indigna también la muerte de miles de migrantes en la construcción de los estadios, así como los entretelones de la concesión del torneo a Catar, algo de lo que se han arrepentido incluso los jerarcas de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA).

La hispano-cubana Chanel, responsable de ‘Toke’, el tema oficial de la selección de España, aún no determina si acude, pero dejó claras cuáles serán las condiciones, en caso de que acepte ir.

‘Si tengo que ir a Catar voy con mi equipo LGTBI+ (Lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales) y con mi culo hipnótico’, dijo, desafiante.

Confirmados

Por lo pronto, otros artistas y ‘celebridades’ sí estarán en el Mundial, como Jungkook, uno de los integrantes de la mencionada banda BTS, quien confirmó con orgullo su presencia.

A su vez, el exfutbolista inglés David Beckham también estará, sobre todo porque habría cobrado 175 millones de euros por apoyar con su imagen y su presencia tanto el Mundial como al emirato durante los próximos diez años, decisión personalísima, pero duramente cuestionada.

Otras figuras que confirmaron su asistencia son los mencionados Black Eyed Peas, el cantante español Enrique Iglesias, la banda Maroon 5, los dj’s David Guetta, Jason Derulo y Major Lazer, así como la estrella pop británica Robbie Williams, seguidor acérrimo de los ‘Three Lions’, como apodan a la selección inglesa.

A su vez, el Gobierno catarí encara el boicot y las críticas con promesas de reformas, de apertura a los extranjeros e incluso de tolerancia con el consumo de alcohol, aunque se mantienen recalcitrantes respecto a la discriminación del colectivo LGTBI, con una declaración polémica tras la otra.

Por lo pronto, aún sin comenzar, este Mundial ya tiene historias como para hacer un libro: por el bien del fútbol, todos esperan que las batallas en la cancha sean más relevantes. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Complete la operación *