Siembra tu pedacito, escoge bien el sustrato

sustrato huerto urbano caracteristicas

Una vez planeado el lugar donde haremos nuestro huerto ecológico nos toca seleccionar el sustrato que utilizaremos, porque este es uno de los aspectos más importantes para alcanzar abundantes producciones y con calidad.

La principal característica de los huertos urbanos o en vasijas es el espacio reducido. De ahí que no todos los tipos de sustratos sean adecuados.  Existen diferentes tipos de materiales y diferentes mezclas para preparar un sustrato.

¿Cómo debe de ser el sustrato en el huerto urbano?

Al contar con un espacio reducido el sustrato del huerto sufrirá una mayor evaporación y el aporte de nutrientes será menor en el tiempo.

Por lo tanto necesitamos un sustrato que actúe como reserva de nutrientes y humedad. También debe permitir una buena aireación de las raíces para que se desarrolle bien la planta.

¿Qué factores son importantes en el sustrato del huerto urbano?

Los factores más importantes en el sustrato para el huerto urbano son:

  • Porosidad. Una porosidad elevada garantiza el correcto desarrollo de la raíz y el almacenaje de agua. Por lo que se puede reducir el riego de nuestro huerto.
  • Concentración de nutrientes. Los nutrientes que encontramos en el sustrato marcarán el crecimiento de nuestras plantas. A medida que el huerto se desarrolle, los nutrientes se van gastando y es necesario aportarlos periódicamente.
  • Aireación, retención de humedad, Ph y ligereza.

¿Qué tipo de sustratos debemos evitar?

Es importante evitar tierras muy arenosas o con un alto contenido en turba.

Las tierras arenosas pesan mucho, no retienen humedad y tienen pocos nutrientes.

El sustrato con alto contenido en turba tiende a compactarse y dificulta mucho la rehidratación.

¿Qué materiales de origen orgánico nos ayudan a crear un sustrato ecológico?

La lista de materiales que pueden servir para crear un sustrato ecológico es amplia. Los que tienen origen orgánico son:

  • Compost: se obtiene de la descomposición vegetal (restos de cosechas y de poda, restos orgánicos de casa, entre otros.) y estiércoles, fundamentalmente a través de procesos de fermentación aerobia (en presencia de aire), originando un material estable y adecuado para la nutrición del suelo y de las plantas.
  • Humus de lombriz: está formado por los desechos de la lombriz roja californiana después de haber ingerido material orgánico (estiércol y restos vegetales) frescos o ligeramente compostados. Es un material estable que aporta nutrientes de forma equilibrada, es muy rico en flora microbiana, enzimas y sustancias que mejoran el sistema inmunitario de las plantas.
  • Fibra de coco: proviene de la fibra que se desecha en las fábricas de pelado de cocos para dulces. Es un subproducto que hasta no hace mucho, se amontonaba y se quemaba. Afortunadamente se descubrió su potencial para usarlo como sustrato renovable, alternativo a la turba rubia. Es un material interesante para aportar esponjosidad a nuestro sustrato y evitar el encharcamiento y la asfixia de las raíces.
  • Turba rubia y negra: son materiales formados por la descomposición parcial de restos de plantas en zonas pantanosas y frías. Para la formación de la turba hacen falta cientos de años y se encuentran en zonas de elevado interés ecológico. Por ello se le considera un producto no recomendable para la elaboración de sustratos ecológicos.
  • Fibras vegetales: restos de la poda de palmeras, de plantas como el cáñamo, lino, yute, entre otras. Estas plantas tienen una fibra que se descompone con mucha lentitud y que podría mezclarse para elaborar sustratos.

¿Qué materiales de origen inorgánico se pueden utilizar para tu huerto urbano?

La lista de materiales que pueden servir para crear un sustrato de origen inorgánico son:

  • Tierra vegetal: con este nombre se define a la tierra, la que hay en el jardín, en los campos de cultivo, entre otros. Nos aporta minerales, flora microbiana autóctona, arcilla que nos ayuda a retener agua y nutrientes. Y evita que el sustrato se quede demasiado esponjoso y se seque con facilidad. No es conveniente que supere el 5% del total de la mezcla.
  • Ceniza y harina de rocas: aportan básicamente minerales y es conveniente aportar en pequeñas cantidades.
  • Zeolita y vermiculita: rocas y minerales de origen natural que básicamente evitan la compactación del sustrato, retienen agua y aportan pequeñas cantidades de minerales. Se aportan en cantidad no superior al 2-3%.

¿Qué tipo de mezcla de sustrato utilizamos para el huerto urbano?

Una vez realizado este pequeño recorrido por los diversos materiales disponibles, viene la pregunta: ¿cómo y con qué hago la mezcla?

Usaremos como elementos principales delsustrato la fibra de coco, el humus de lombriz y el compost. El resto como complemento y en pequeñas cantidades.

Para el cultivo en recipientes la mezcla básica sería un 60% de fibra de coco más un 40% de humus de lombriz.

Ahora bien, podemos realizar distintos tipos de mezclas e incluso adaptarlas para la temporalidad del cultivo.

¿Qué mezcla de sustrato utilizaríamos para el cultivo de primavera-verano?

  • 45% fibra de coco
  • 30% humus de lombriz
  • 20% compost
  • 5% tierra vegetal

¿Qué mezcla de sustrato utilizaríamos para el cultivo de otoño-invierno?

  • 55% fibra de coco
  • 30% humus de lombriz
  • 10% compost
  • 5% tierra vegetal

¿Cómo cuidar el sustrato de nuestro huerto urbano?

Si cultivamos varios años seguidos en el mismo recipiente, el volumen del sustrato irá disminuyendo.

Cuando se vaya a rellenar es conveniente aportar sobre todo los materiales que más se degradan o se absorben.

El orden de mayor a menor cantidad a rellenar sería: humus de lombriz, compost, fibra de coco y tierra vegetal.

Espero haber aportado algo de información útil para preparar el sustrato de su huerto ecológico. Lo mejor es que pruebe hasta conseguir la mezcla ideal que se adapte perfectamente a sus  condiciones de cultivo.

Como último consejo quisiera hacer hincapié en la importancia de los hongos y bacterias como parte importante de la fertilidad del sustrato y la nutrición de nuestras plantas. Cuando incorporamos tierra vegetal, humus o compost, estamos inoculando estos microorganismos. Si regamos con agua potable de la llave es conveniente dejarla reposar en un recipiente abierto un día antes de regar para que el cloro se evapore y» así respetar» la vida microbiana del sustrato.

Imágenes tomadas de Internet

Yudith Delgado Rodríguez

Yudith Delgado Rodríguez

Periodista, directora, locutora y guionista en CMHS Radio Caibarién.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *