La luz de Cuba de la mano de la soberanía energética

petroleo

Uno de los hechos relevantes del pasado 2021 fue que la Unión Cuba-Petróleo (Cupet) lograra su plan productivo correspondiente a ese año, justamente a mediados de diciembre.

Lo significativo del hecho es que lo alcanzaron luego de una década reportando una disminución en la producción de crudo entre un 3 % y un 7 % anual. Lo conquistaron pese a la COVID-19, a la escasez de recursos y al recrudecimiento del bloqueo, que también se empeñó en dejar sin electricidad al país.

Osvaldo López Corso, jefe de Exploración de Cupet, dijo que las razones para ese saldo positivo se encuentran en la perforación de pozos al oeste del yacimiento Varadero y al descubrimiento de un nuevo yacimiento al este de Santa Cruz del Norte, donde ya se han perforado tres, con altas producciones. Destacó también la atención al Fondo de Pozos Productores, que en 2021 tuvo coeficientes de eficiencia por encima del 98 %, así como la labor de todos los obreros, investigadores y directivos de Cupet.

Resaltó la labor de las empresas de Perforación y Extracción de Petróleo, el aporte de la unidad productiva de Majagua, en Ciego de Ávila, de los geocientíficos, de la Empresa de Perforación y Reparación de Pozos, y de otros grupos de apoyo.

López Corso subrayó que la mayor parte de esta producción será utilizada en la generación eléctrica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *