Hasta siempre, Boffil (+Audio)

Este miércoles, temprano en la mañana, al abrir mi perfil en Facebook descubrí un post del colega Francisnet Díaz Rondón donde escribía: Día triste, muy triste. Ha partido el pintor-poeta Noel Guzmán Boffil Rojas. El arte naif está de luto, la pintura del pueblo y de los humildes, la décima cubanísima, la cultura de los de a pie. Otro golpe a la creación. Santo Domingo y Remedios lloran. Hasta siempre, maestro.

Entonces, busqué en Internet y encontré, entre tantas publicaciones dedicadas a Boffil, dos muy cercanas en el tiempo que llevan la autoría de los periodistas Luis Machado Ordetx y Gleidys Sorí Velázquez. Sirvan de homenaje a este genial artista villaclareño, cubano, que hoy cumpliría 67 años de edad.

Boffil, el andante (31 de julio de 2019)

El artista de la plástica Noel Guzmán Boffil Rojas, de Villa Clara,  propuesto como Embajador de la Paz de Cuba, por la Cumbre Mundial de las Artes por la Paz y la Vida, próxima a desarrollarse en Ecuador.

Noel Guzmán Boffill Rojas
Noel Guzmán Boffill Rojas. (Foto: Francisnet Díaz Rondón).

El artista, con esa recurrencia caprichosa que juguetea entre el expresionismo y el impresionismo, deja en el lienzo la ingenuidad de un estilo que lo caracteriza. Es único e irrepetible, como cuando gritó: «Bururú barará, ¿dónde está Boffil?», título de una antológica exposición. Entonces quiso recordar, en homenaje póstumo, a Ada Elba Pérez, la poetisa y compositora, y a Pedro Osés, el pintor naif de Guaracabuya. Son atributos permanentes en una manera de actuar que reconoce a los que ya no están cerca de nosotros.

Noel Guzmán Boffil Rojas, desde su autodidactismo y modo peculiar de reconstruir fantasías en caótico espacio de colores, celebra otra nueva aventura: el domingo próximo cumplirá 65 años de vida. En el aplatanamiento definitivo de Santo Domingo, el remediano oriundo de la Calle del Sol,  trae entre manos una sorprendente noticia. Hay otros sueños, también exposiciones y una sólida obra que ofrecer.

Del proverbio latino Homo sum, huamni nihil a me alienum puto, que va desde Publio Terencio a Carlos Marx en aquello de «Soy un hombre, nada humano me es ajeno», vuelvo la mirada al amigo Boffil. Acaba de recibir la propuesta de Embajador de la Paz de Cuba, según concede la Cumbre Mundial de las Artes por la Paz y la Vida, encuentro que acontecerá en Ecuador entre el 15 y el 17 de agosto próximo.

Raro es que Noel no divulgara la información. Todo estaba bien escondido hasta que se soltó a hablar de los proyectos para satisfacción de todos los que lo siguen en cercanías y valoran su propuesta plástica, ganadora en certámenes nacionales y extranjeros.

La Cumbre, tercera de su tipo que se efectúa, representa a la Corporación de Artes Visuales, Poéticas y Sonoras “Inti Amarú”, del Ministerio de Cultura y Patrimonio de Ecuador, según la carta que recibió el artista cubano con firmas de Ricardo Taco Lovato, Taoni Taco Ponce y Daniela Faria Machado, los organizadores.

Dicen algunos, y lo creo, que Boffil Rojas está que camina en «puntillas», pero no se jacta en vanidades: siempre lo satisface la sencillez y la humildad, aunque para otros resulte un pedante. Toda su obra pictórica vale por esa aventura mansa de constante buscador de imágenes que hacen pensar, imaginar y soñar ante las formas y el contenido que percibimos a través de la vista.

Muchos somos los que en nuestros hogares, con marcado deleite a pesar de las cotizaciones de sus piezas, disfrutamos de más de un obsequio de los vastos lienzos que componen series en su trayectoria artística.

A creyón sin punta, con los dedos y las manos, con lápices de colores, con espátula o pinceles, Boffil Rojas es único, y a veces, cuando «compone sus paisajes» lo hace con una rara risa que denota inocencia de distinguida imaginería. Ahí todo concluye al cerrar planos y conformar, alejado de convencionalismos, trazos de orfebería.

Obra Maratón de Noel Guzmán Boffill Rojas
Con «Maratón», una de las últimas piezas premiadas a Noel Guzmán Boffil Rojas, hay un reconocimiento a su obra pictórica. (Foto: Francisnet Díaz Rondón).

Nadie pondrá en duda que hoy el artista, ingenuo e inducido, constituye uno de los más grandes pintores naif, populares o primitivistas de Cuba. Otros, en las más variadas opiniones, lo dijeron con anterioridad.

El mentor inicial, el mítico folclorista Samuel Feijóo, en más de una ocasión lo reconoció cuando hizo descubrimientos de aquellos «diamantes en bruto» que desconocían las potencialidades de un pincel y las inusuales formas de combinar los colores. Solo restaba a los «iniciados» escrutar la realidad y explayar la imaginación con la «gracia» del artista.  

Tres décadas atrás, cuando Boffil Rojas era solo un «Caminante» con deseos de adentrarse en la naturaleza de la pintura popular, hacía visitas frecuentes a Vanguardia, y mostraba con osadía las pequeñas cartulinas pintadas con los más primitivos recursos: tinta de zapato, esperma, acuarela y tempera.

En sus delirios estaban las mujeres, la tierra, el viento, los atributos religiosos y los héroes: Che Guevara y Camilo Cienfuegos desacralizados y siempre venerados, según su punto de vista. Nada en los temas cambió, pero sí la forma de recrearlos.

Desde entonces el artista, divertido con los inusitados horizontes, fue con menos frecuencia a la redacción periodística, pero jamás dejó de ser quien es: un hombre que en sortilegios del duende interior siempre asombra con renovados y causales encuentros de imaginería pictórica.

Noel Guzmán Bofill Rojas: «el arte salva» (26 de mayo de 2020)

Foto: Francisnet Díaz Rondón

Noel Guzmán Bofill Rojas, pintor, dibujante, muralista, grabador, narrador y poeta, oriundo de Remedios y asentado en Santo Domingo, no ha reemplazado su musa en días de pandemia.

De hecho, la actual situación que vive el mundo ha sido abono para treinta obras pictóricas y algunos textos que enfatizan en la esperanza, en una posibilidad renovada de volvernos a ver, convencidos del poder redentor que solo el arte tiene.

Con este artista multifacético de incontables entrevistas, conversé, no solo para saber acerca de su proceso creativo en casa, sino para adentrarme en sus sueños de reencuentros y de hermandad, una vez se aleje el acecho de la COVID-19.

Este artista villaclareño es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, del Fondo Cubano de Bienes Culturales, de la Sociedad Cultural José Martí, y de otras disímiles instituciones a lo largo de su larga data de reconocimientos y activismo cultural en la provincia. Para él,además, el arte ha salvado a su familia multicultural en estos difíciles momentos.

El arte salva. Confiando en el poder del arte, espera ansioso Noel Guzmán Bofill Rojas el día en que volvamos a vernos y a abrazarnos.

Yudith Delgado Rodríguez

Jefa del Grupo de Periodismo de Hipermedia, periodista, directora, locutora y guionista en CMHS Radio Caibarién.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Complete la operación *