Alpidio Alonso, ministro de Cultura, denuncia campaña contra artistas (+Video)

El ministro de Cultura de Cuba, Alpidio Alonso, denunció la campaña de presión, chantaje e intimidación a los artistas del país y los intentos por lograr de ellos un pronunciamiento contra la Revolución.

Martí
Martí citado por Alpidio Alonso. Foto: Internet

Según reseña la agencia Prensa Latina, desde su perfil en la red social Twitter, el poeta Alpidio Alonso, en su condición de ministro de Cultura afirmó que persevera una operación mediática de la contrarrevolución y los medios enemigos con el propósito de usar la voz y el prestigio de los creadores con fines subversivos.

Asimismo, compartió la frase del apóstol e intelectual José Martí, publicada en la edición número 9 del periódico Patria con fecha del 7 de mayo de 1892: «El cubano ama la gloria, porque es capaz de ella: ama a los que pasean por el mundo la gloria de su patria».

Con anterioridad, el titular aludió a la Declaración del Consejo de Dirección y la Comisión Científica de la Facultad de Artes de Medios de Comunicación Audiovisual (Famca) y del Consejo Universitario de la Universidad de las Artes (ISA) suscrita, entre otros, por los profesores Magda González y Charly Medina.

El texto convoca a no callar ante lo vivido en la nación caribeña el domingo 11 de julio último, «lo que resulta obvio y algunos pretenden no ver», de ahí su pronunciamiento frente a la intención de generar una desestabilización violenta del orden social y político en Cuba.

De acuerdo con el documento, los disturbios aprovecharon la crisis generada por la pandemia de COVID-19, agravada por el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a la Isla por el gobierno de Estados Unidos, y reconoció cómo el país dedica atención y esfuerzos a la salud del pueblo.

«Ratificamos nuestra firme decisión de hacer valer la Constitución por la que votamos el 86 % de los cubanos. No renunciaremos nunca a los ideales ahí refrendados. En su texto la defensa de la Patria queda reflejada como el más alto honor para un ciudadano de la República de Cuba», reflejó el comunicado. 

La FAMCA repudia los hechos ocurridos el pasado domingo 11 de julio pero llama a reflexionar sobre los mismos

Desde la Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA), del Instituto Superior de Arte (ISA), no se hizo esperar la posición de su Consejo de Dirección y Comisión Científica así como del Consejo Universitario de la Universidad de las Artes (ISA), ante los hechos ocurridos el pasado domingo 11 de julio.

En Carta Abierta los 72 estudiantes y profesores que rubricaron el documento titulado «No podemos callar», expresaron su rechazo ante los acontecimientos vividos con los que se pretendió generar una desestabilización violenta del orden social y político en Cuba, aprovechando la crisis generada por la pandemia, agravada por el bloqueo que mantiene el gobierno de Estados Unidos contra nuestro país, cuando la atención y los esfuerzos principales están centrados en atender a la salud de nuestro pueblo.

En su misiva, explican, ratifican nuestra firme decisión de hacer valer la Constitución que votamos el 86 % de los cubanos y su apoyo a los ideales en ella refrendados. Afirman que «la defensa de la Patria queda reflejada como el más alto honor para un ciudadano de la República de Cuba», a la vez que comparten el reclamo de todos los ciudadanos honestos que ese día expresaron públicamente sus insatisfacciones, y al igual que ellos, rechazan el uso de la violencia contra cualquier manifestación pacífica.

En su carta, aseguran, defienden el derecho a la libertad de expresión y al libre debate de ideas sobre la base del respeto de la misma manera que reconocen el derecho de las instituciones a defenderse, siempre en el marco de la legalidad y la paz. «Consideramos como principio que el ejercicio individual de los derechos solo está limitado por el derecho de los demás».

En el documento de la FAMCA los firmantes expresan que no renuncian a que lleguen a todos los cubanos las condiciones materiales y espirituales de vida dignas por las que tanto hemos trabajado durante la Revolución y seguiremos trabajando. Sin una visión del valor que eso tiene no hay cultura, ni salud, ni educación, ni justicia social posible, dicen, y valoran necesario mirar de forma crítica, consciente y proactiva las condiciones de desventaja social en las que vive una parte importante de nuestra población.

Los firmantes además dejan claro que su postura es firme ante los intentos de injerencia e intervención extranjera, así como de generar el escenario para propiciarla. Desde esta posición repudiamos a los que se expresan con posturas propias de anexionistas, a aquellos que desde hace tiempo han elegido el camino del mercenarismo, y a todos los que lesionan la integridad de la Patria, o comulgan con quienes lo hacen.

Ellos rechazan el uso del terror como estrategia para atemorizar a las personas que trabajan en las instituciones y en cualquier forma de nuestra sociedad organizada, el odio a lo que represente nuestros valores y nuestro civismo, el vandalismo y el saqueo para apropiarse de bienes materiales, y la destrucción de la infraestructura con que cuenta nuestro país. Igualmente, rechazan la intención de asediar sedes de instituciones y medios de difusión, el ataque a centros hospitalarios, a sedes de organizaciones políticas y de masas, y a viviendas de personas sea cual sea su ideología política; la campaña de odio y manipulación fomentada desde las redes sociales con el fin de crear desunión, desinformación, y enfrentar a los cubanos entre sí.

Pedimos, explican, que se brinde más información de lo que está sucediendo en Cuba hoy y siempre. Como profesionales de la comunicación audiovisual planteamos que nuestros medios tienen que lograr un lenguaje que informe y esclarezca con transparencia sin ignorar realidades y peligros. Es imperativo asumir la autocrítica respecto a todo lo que sea necesario.

Por último, llaman a la reflexión y la unidad de todos los cubanos de buena voluntad para superar estos momentos difíciles. Cuba, dicen, merece la unidad y el amor de sus hijos, y no el odio de quienes la agreden. La soberanía de la Patria es sagrada. Patria es Humanidad. #NoPodemosCallar #CubaViva #FAMCA. (Redacción Digital)

Desde el Instituto Superior de Arte rechazo a intento de desestabilización en Cuba

Desde el Instituto Superior de Arte (ISA) miembros del Consejo Universitario de esa casa de altos estudios y del Consejo de Dirección y la Comisión Científica de la Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual (Famca), compartieron el reclamo de todos los ciudadanos honestos que expresaron públicamente sus insatisfacciones.

Según informó la agencia Prensa Latina, los 53 estudiantes y académicos que rubricaron el documento rechazaron el uso de la violencia contra cualquier manifestación pública y defendieron el derecho a la libertad de expresión y al libre debate de ideas sobre la base del respeto.

El texto también condenó la campaña de odio y manipulación fomentada desde las redes sociales para crear desunión, desinformación, y enfrentar a los cubanos entre sí, desde un grupo de medios digitales financiados por los bolsillos de los mismos que bloquean a la nación caribeña, sostienen.

«No renunciaremos a que lleguen a todos los cubanos las condiciones materiales y espirituales de vida dignas por las que tanto hemos trabajado durante la Revolución y seguiremos trabajando. Sin una visión del valor que eso tiene no hay cultura, ni salud, ni educación, ni justicia social posibles», aseguró el texto.

Igualmente, los intelectuales y alumnos advirtieron sobre la necesidad de mirar de forma crítica, consciente y proactiva las condiciones de desventaja social en las cuales vive una parte significativa de la población y manifestaron su firme postura contra los llamados a la injerencia e intervención extranjera.

Profesores como Marta Díaz, Joel del Río, Daniel Diez, Eduardo Eimil y Pedro Hernández repudiaron a quienes asumen posturas propias de anexionistas, eligieron, desde hace tiempo, el camino del mercenarismo y a todos los que lesionan la integridad de la Patria o comulgan con quienes lo hacen.

En este sentido, refutaron el uso del terror contra las personas que trabajan en las instituciones, el vandalismo y saqueo; la destrucción de la infraestructura de la nación caribeña, el ataque a centros hospitalarios y sedes de organizaciones políticas y de masas, y a viviendas de personas sea cual sea su ideología.

Informaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Complete la operación *