«€œPeinar»€ la ciénaga (+Audio)

Una de las principales misiones de Arístides Borrego Cabrera fue «€œpeinar»€ la ciénaga para capturar los mercenarios armados y entrenados por el gobierno de los Estados Unidos en aquellos días de abril de 1961.

combatiente

En las arenas de Playa Girón, la Mayor de las Antillas escribió una de las páginas más hermosas de su historia. En menos de 72 horas, una invasión ejecutada por mercenarios armados y entrenados por el gobierno de los Estados Unidos, era derrotada por el Ejército, las Milicias y todo un pueblo guiado por Fidel.

Arístides Borrego Cabrera, natural de Zaza del Medio y acogido como remediano por más de 50 años, resultó uno de los tantos cubanos que combatió en los agrestes parajes de la Ciénaga de Zapata.

«€œTerminamos en el Escambray la primera y la segunda limpias (contra bandidos) y nos desmovilizan, pero al producirse los bombardeos a los aeropuertos de San Antonio de los Baños, La Habana y Santiago de Cuba, nos vuelven a movilizar. Llegamos al pueblo de Rodas y allí la compañía de nosotros formó un campamento.»€

Arístides recuerda con nitidez las labores que desarrolló cuando por aquel entonces era un joven miliciano y marchó al sur de Matanzas para defender la soberanía de su patria.

«€œLlegamos a Girón y ya habían tumbado un avión, cuando nos dicen que Fidel estaba llegando»€, recuerda, mientras sus ojos se iluminan al evocar la impronta y liderazgo del eterno Comandante.

«€œNos mandan a tomar las barcazas en las que ellos (los invasores) vinieron y asegurarlas para que no pudieran retroceder. Allí empezamos a hacer un «€œpeine»€ hasta que llegó Fidel (…). Nos dijeron que teníamos una misión «€œpeinar la ciénaga»€, y había que hacerlo. Estuvimos capturando mercenarios en la ciénaga, algunos heridos, hasta el día 8 de mayo.»€

Con misiones internacionalistas en varios países e incontables reconocimientos por su quehacer revolucionario, Arístides con gran orgullo recuerda aquellos días de abril de 1961 y sin vacilar asevera que estaría dispuesto a ofrecer nuevamente su vida por la Revolución.

Imagen del autor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *