Un antes y un después en la vida de Maidi (+Audio)

maide martinez perez villa clara 2
https://cdn.teveo.cu/media/N6/Pe/HVGFd9j7kQZU/artifact/mHDTMupgDxZWau5j.mp3

La historia con un final feliz de la única mujer en Cuba que en estado crítico de la COVID-19 fue sometida a una cesárea, y hoy se recuperan favorablemente ella y su bebé Helen en el Hospital Ginecobstétrico «Mariana Grajales», de Santa Clara.

«€œGracias, Cuba, gracias al pueblo que tanto siguió esta noticia y nuestra Revolución, gracias al equipo médico que nos salvó a mí y a mi niña»€.

Esas son las palabras que hoy atina a decir, como quien ha vivido un huracán, la joven de 33 años, Maidi Martínez Pérez, oriunda de la provincia de Cienfuegos, quien hace más de una semana fue protagonista de un hecho inédito para la Salud Pública cubana.  

Maidi es la primera mujer que en estado crítico, a consecuencia de la COVID-19, tuvo que ser sometida a una cesárea en el Hospital Militar «Comandante Manuel Piti Fajardo» para salvar su vida y la de su bebé Helen.

Hoy ambas se recuperan en el Hospital Ginecobstétrico «Mariana Grajales», de la capital provincial, pero sin dudas, para Maidi, el hecho marcará un antes y un después en su vida.

«€œUn antes porque sufrí las complicaciones de la enfermedad, estuve en estado crítico, pero gracias al equipo médico yo puedo estar conversando ahora mismo con usted y contando esta historia. Ya estamos fuera de peligro mi niña y yo, después de siete días pude tenerla por primera vez en mis brazos y esos son sentimientos que no pueden explicarse en toda su dimensión. Yo la había conocido por fotos, pero ya la pude cargar, está linda, sana, es hermosa. Agradezco a todo el personal del Hospital Militar, del Materno, porque se esforzaron mucho, aplicaron todos los protocolos y estamos vivas»€, expresa esta mujer que labora en el Ministerio del Interior.

El Doctor Eliodoro Medina Escobar, especialista en Ginecología y Obstetricia del Hospital Materno, fue uno de los especialistas que participó en la operación, junto al Doctor Armando Iglesias, pero reconoce que fue un equipo multidisciplinario el que puso todo su empeño para que la cesárea fuera un éxito.

«€œHa sido gratificante, Maidi tenía muy deteriorado su estado de salud y era preciso hacer la intervención quirúrgica, fue una cirugía sencilla, pero tomamos todas las medidas higiénico sanitarias para no contagiarnos, todo fue de maravilla. Realmente podemos decir que es un milagro de la Medicina cubana«€, enfatiza el galeno.

Por su parte, la Doctora Yulexis Chaviano Diego, jefa de Servicios de Neonatología del Hospital Materno, explicó que al conocerse del nacimiento de Helen, se preparó un cubículo para su aislamiento y cuidado, hubo que hacerle maniobras de rehabilitación, luego sufrió un distrés respiratorio, y hubo que ventilarla, pero ya está recuperada es muy favorable, la hemos llevado con su mamá y ya está lista para llevarla definitivamente junto a Maidi y comenzar la lactancia materna, de acuerdo con la evolución de su mamá.

«€œCuando por primera vez Maidi tuvo a Helen en brazos fue un sentimiento indescriptible, una emoción inmensa, estoy muy feliz de haber formado parte del equipo médico que participó en este suceso«€, afirmó la Doctora Yulexis.

Por eso Maidi retoma la palabra y quiere agradecer a todos los que hicieron tanto para lograr esta proeza de la Medicina cubana, a su familia, a tantas personas que siguieron la noticia en los días más difíciles.

«€œLe pido a las embarazadas que se cuiden mucho, esta es una enfermedad que no tiene rostro, y las complicaciones siempre pueden sobrevenir. Mi mensaje de amor para todos los especialistas que hicieron hasta lo imposible por salvarnos la vida a mí y a Helen, y lograr esta realidad, que ambas estemos sanas. Una historia feliz que le contaré a Helen como una página inolvidable de su vida»€.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *