Las batas blancas que han hecho y harán historia (+Audio)

En el 2020 los profesionales de la Salud en Caibarién y en toda Cuba fueron los héroes de la vida. A ellos el eterno agradecimiento por cuidarnos y porque nos cuidan. salud d En los centros de Salud de Caibarién, el año 2020 inició con la acostumbrada organización y desarrollo de programas de atención médica. Sólo limitaban la tranquilidad los tratamientos intensivos para erradicar el aedes aegyptis y el seguimiento a casos reactivos a dengue que persistían del año anterior. [sc_embed_player_template1 fileurl=»https://cdn.teveo.cu/media/du/Tb/5ed2SAYeZBGb/artifact/wjtSW7hexKd2pYAH.mp3″]   La estabilidad se mantuvo hasta que en marzo aparece la pandemia del nuevo coronavirus. El municipio entra en alerta, dispone medios y personal para enfrentarlo. Se alistan centros de aislamiento en dos instalaciones, en el Complejo Brisas del Mar en la playa y Villa la Caoba a donde dirigieron sospechosos y contactos de positivos de esta y otras localidades. Se crearon a la vez, las consultas de infecciones respiratorias agudas en los dos policlínicos y el hospital general para detectar posibles contagiados. Inició la pesquisa activa a diario en todas las áreas del territorio con mayor énfasis en personas vulnerables, se extremaron las inspecciones sanitarias a todas las entidades y escuelas para continuar las clases y mantener las medidas de prevención. Instalaron dos puntos de pesquisa en carretera en Dolores y Reforma para chequear a quienes arribaban al municipio y ahí, junto a los médicos, destacaron los jóvenes socorristas acuáticos. EL 24 de marzo surge el primer caso positivo en Caibarién, la conocida enfermera llegada de su misión internacionalista en Venezuela, Yaqueline Collado, considerada la paciente de Covid-19 con mayor estadía hospitalaria en el país. Al egresar devino logro de la salud cubana y aún recibe tratamiento para su total recuperación. Resultó alto el número de contactos y siete casos positivos, entre ellos, un niño. Luego otro control de focos tuvo lugar ante dos pequeños positivos. Semanas después, dos adultos se confirmaron también para un total de doce casos en etapa de enfrentamiento. Llega la nueva normalidad, pues Caibarién permanecía estable, aunque alerta. Con la apertura de fronteras y el arribo de viajeros nuevos casos aparecen. A todos, el chequeo para lograr su aislamiento y evitar transmisión, tarea difícil ante la indisciplina de tantos sin percepción del riesgo. Toma de muestras, traslado y detección de positivos, desinfección de sus viviendas, seguimiento a la aparición de síntomas y otras tantas acciones han tenido en vigilia por más de nueve meses al sistema de salud que cada noche motivaban aplausos. Significativo reiterar la participación de los jóvenes del sector que, con creces, demostraron su compromiso y lealtad. Junto a ellos, alumnos de Ciencias Médicas. Sin dejar sus estudios, trabajaron en la pesquisa y algunos, incluso, estuvieron en la zona roja en el Hospital Manuel Piti Fajardo. Al graduarse nuevos profesionales de este municipio en la Universidad de Ciencias Médicas, se insertaron de inmediato a los servicios. Nuevos estomatólogos y tecnólogos también iniciaron su vida laboral. Recordemos que la acción de los profesionales de la medicina de la Villa Blanca se extendió a otros municipios, provincias y también a otros países.  En total, 41 colaboradores caibarienenses se prepararon de inmediato y salvaron vidas en 14 naciones. Cinco enfermeros y un médico, integrantes de la Brigada Henry Reeve, enfrentaron la pandemia en Italia, Venezuela, Guinea Conakri, Qatar y los Emiratos árabes. Ante una pandemia desconocida, se crecieron los trabajadores de la Salud, y mientras la Covid-19 se imponía, el sistema de atención a pacientes no cesó; sólo hubo cambios para lograr el distanciamiento, las consultas con horarios escalonados, las cirugías más urgentes y los tratamientos de oncología se mantuvieron con precaución. El programa materno infantil no logró indicadores deseados pues enfrentó limitantes. Sí tuvo énfasis en la protección de embarazadas en el Hogar materno, algo que sucedió similar en el Hogar de ancianos. No hubo ningún contagiado y dedicación extrema en ambos. El Centro Municipal de Higiene y Epidemiología se creció y tuvo protagonismo esencial al rectorar el enfrentamiento a la pandemia, más en todas las unidades quedaron disímiles historias de esfuerzo. Por cierto, lo logrado fue posible por el apoyo de todo un pueblo cada cual desde su escenario. Sin embargo, el recuento lleva a hablar en pasado, al reconocimiento merecido, a todos y cada uno de los valientes del sistema de salud, pero por desdicha, la pandemia permanece para que las batas blancas continúen haciendo historia en Caibarién y por el mundo. Así iniciará el año 2021 con nuevas hazañas de audacia y valor a favor de la vida que, de seguro, publicaremos. Imagen: Archivo CMHS

Leticia Braojos

Leticia Braojos

Periodista y asesora de programas radiales en la emisora Radio Caibarién

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *