Homenaje en Caibarién a los ocho estudiantes de medicina (+Post y video)

IMG 20201127 084415820

Las notas de nuestro glorioso Himno Nacional, versos de José Martí y el pase de lista simbólico de los ocho estudiantes de medicina fusilados por el»  gobierno español, signaron el acto homenaje en Caibarién » a las víctimas del » horrendo crimen » perpetrado hace » 149 años.

Alumnos y profesores reunidos en la sede de la Filial Municipal de Ciencias Médicas rememoraron pasajes del hecho que laceró las vidas de los muchachos victimas del odio y la soberbia de los llamados «voluntarios españoles»» con la anuencia cómplice de los gobernantes en la beligerante colonia hispánica.

IMG 20201127 085048903
Estudiante de medicina, Ana María Cantero Rodríguez

Una alocución, leída por la estudiante de medicina, Ana María Cantero Rodríguez, en nombre de los miembros de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) en la Villa Blanca, valid󻀦 «€œ»€¦Inspirados en » el ejemplo de aquellos valerosos estudiantes de medicina, nosotros » jóvenes de estos tiempos estamos aquí para reafirmar que continuaremos luchando » por una sociedad cada vez más justa, solidaria y humana, donde las nuevas generaciones ocupan un lugar decisivo»€¦Este 27 de noviembre el Ejercito de Batas Blancas le rinde honor, pues ustedes son nuestros paradigmas, y » verdaderos » símbolos de valentía, patriotismo y valores humanos. Demostraremos que su sangre derramada no fue en vano»€¦»€.

En el acto homenaje se encontraban presentes además, Yesdasi Cárdenas Acosta, miembro del buró municipal de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), así como representantes de organizaciones políticas y de masas.

¿Por qué Cuba recuerda y llora la historia del asesinato de ocho estudiantes de medicina?

Su único «€œpecado»€: Amar a la Patria

El falso delito: Haber profanado la tumba de un periodista español.»  La intención macabra: Asesinar a jóvenes nacidos en Cuba a manera de «escarmiento»» para ahogar intenciones libertarias.»  El procedimiento: Consejos de guerra improcedentes y amañados.»  Las sentencias: ilegales, brutales, improcedentes, bárbaras,»  asesinas»€¦Los asesinos: Todas las autoridades del colonialismo español involucradas en los crímenes en la rebelde Isla de Cuba.»  La trascendencia: Imborrable y activa en la memoria de todos»  los cubanos, reafirmadora del espíritu independentista,» alimentadora de rebeldía en la historia de la nación cubana.

A 149 años del hecho, para crispar puños basta a las nuevas generaciones leer los nombres y las edades de aquellos»  muchachos que en plena flor de la vida fueron cercenados por» »  el odio y la soberbia de los llamados «voluntarios españoles»» con la anuencia cómplice de los gobernantes en la beligerante»  colonia española.

Había faltado a clases el profesor de anatomía y cinco de los alumnos de los 45 matriculados decidieron ir al cementerio de  Espada. Allí pasearon, conversaron, pasaron el rato. Uno de ellos dijo después que había arrancado una flor.

Voces oscuras tejieron una trama macabra y escandalizaron: «Profanada la tumba del periodista español Gonzalo Castañón; apedreado el cura del cementerio y amenazada de muerte si  hablaba»€¦»»

Apresados todos los muchachos de la clase, de pronto se vieron   frente a un Consejo de Guerra. Nadie lo creía.  Parecía una broma. Pero a quien se le iba a ocurrir»€¦

Aunque la presunta falta de los jóvenes era de carácter civil,  el General de División Romualdo Crespo indicó Consejo de Guerra en campaña.

Las primeras sentencias no complacieron a los instigadores del  genocidio. El segundo Consejo brindó resultados más aceptables para los sedientos de sangre cubana: Ocho jóvenes fueron sentenciados a morir fusilados: los cinco  que visitaron el cementerio más tres escogidos en sorteo; cuatro a seis meses de cárcel.

Los mártires de la barbarie

Juan Pascual Rodríguez Pérez, 21 años de edad; José de Marcos  Medina, Anacleto Bermúdez González de Piñera, Eladio González  Toledo, Carlos Augusto de la Torre Madrigal, todos de 20 años  de edad; Carlos Verdugo Martínez, Ángel Laborde Perera, de 17 años de edad y Alonso Álvarez de la Campa, 16.

Aunque trascendió que Verdugo Martínez se hallaba en Matanzas  el día de la visita al cementerio, no fue excluido del  fusilamiento.

De espaldas al pelotón, de rodillas, en parejas y con las  manos atadas frente a los muros de los barracones del Real   Cuerpo de Ingenieros, entonces cercanos a la fortaleza de la   Punta y a la cárcel de La Habana, aproximadamente a las cuatro  y 30 minutos del 27 de noviembre de 1871 atronaron los fusiles y Cuba se vistió de luto.

Su único pecado era amar a la patria, tal como confesaron poco antes de ser asesinados José Martí, apóstol de la  independencia de Cuba, escribió: «¿»€¦Qué son ya más que polvo  y memoria, aquellos que en un sueño de sangre salieron sin  culpa y sin miedo de la vida»€¦?»»

Fueron echados en fosa común a las afueras del cementerio de   Colón, sin bendición religiosa, sin ataúd, sin el adiós de los familiares que no pudieron rescatar sus cuerpos de las garras de los asesinos, sin una cruz cristiana que marcara el sitio  de la ignominia.

El 10 de octubre de 1871 el Capitán General de la Isla, General Blas Villate y de la Hera, Conde de Valmaseda,  suprimió los estudios de doctorado en la Universidad de La  Habana.

Tres años antes,  Carlos Manuel de  Céspedes, el padre de la patria cubana, había liberado a sus  esclavos y al grito de Viva Cuba Libre en la localidad  oriental de Yara, se lanzó a la manigua a luchar por la  independencia.

Las autoridades españolas nunca protestaron contra la  injusticia cometida, ni encausaron a los culpables, al  contrario ascendieron por méritos a quienes elaboraron la  patraña para obtener méritos ante la Corona.

Uno de los personajes que alentó el furor de los voluntarios, luego llegó a confesar que durante aquellos sucesos «nadie se  ocupó de averiguar la verdad de los hechos»». Años después, un  hijo de Gonzalo Castañón, reconoció el sepulcro de su padre y declaró públicamente que no tenía señal de haber sido abierto  o profanado, como dejó constancia el capitán Federico  Capdevila, defensor de los estudiantes.

En 1886 se desestimó una solicitud de revisión del proceso  amañado, y en 1934 España ignoró gestiones oficiales en igual sentido.

Los hechos pasaron a formar parte de los muchos ejemplos de historia de opresión y genocidio apañados en juicios inmorales, y sirvieron de inspiración al multilaureado filme cubano Inocencia.

Homenaje en Caibarién a los ocho estudiantes de medicina. Fuente: Dr. Deiner Plasencia Pino. Imágenes: Dra. Mirtha Broche Méndez.

¿Por qué Cuba recuerda y llora la historia del asesinato de ocho estudiantes de medicina?…(Bibl.: A 100 años de 1871, Gálvez Le Roy F.L. Ed. C. Soc.»  La Habana 1971.)(Archivos del autor)

Video tomado de Cubadebate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *