Caibarién, municipio pionero del Desarrollo Local

En Caibarién se habla de Desarrollo Local desde el 2009 cuando fueron aprobados los primeros proyectos de esta avanzada estrategia científico, socioeconómica y cultural en Cuba. Un año más tarde se empezaron a ejecutar las primeras propuestas para esta práctica, convirtiéndose así la Villa Blanca en uno de los municipios pioneros en el país.

Hagamos un poco de historia

El propósito de esta novedosa práctica era perfeccionar de manera paulatina a los territorios, dotándolos de la mayor integralidad posible con el objetivo de obtener los mejores resultados en el plazo más breve, aunque no pudiera ser de inmediato.

En la concepción de la idea se otorgaba un mayor protagonismo a los gobiernos locales en la gestión económica. A ellos correspondía decidir y administrar, de manera colegiada, el destino del dinero recaudado, de modo que este se revertiera en progresos superiores para sus demarcaciones.

El diseño general de la iniciativa contemplaba que, del total de los ingresos obtenidos, el 25 % fuera empleado por el Gobierno del municipio en el propio desarrollo local, otro 25 % fuera a la entidad municipal que lo generó, por lo cual este ya no sería una carga para la Administración, y el 50 % restante se entregaría al organismo provincial, ya sea Comercio Interior (MINCIN), Comunales, Cultura o la Agricultura, utilidades que, en primera instancia, se destinarían a la reproducción de la forma productiva que los creó, priorizando la amortización del crédito.

En la selección de la Villa Blanca para ejecutar el Desarrollo Local se tuvo en cuenta la vocación agrícola del municipio y la potencialidad para insertar sus producciones en el polo turístico de la Cayería Noreste de Villa Clara, algo que a la postre redundaría en un mayor beneficio para la localidad y en el mejoramiento de la calidad de vida del pueblo, propósito en el cual desempeñó un papel fundamental el desarrollo de la base productiva.

Elegirlo obedeció, además, a los extraordinarios valores culturales y patrimoniales de los cuales es portador, así como a las fuentes de empleo existentes en aquel momento.

En la fase inicial resultaron promovidas un grupo de inversiones y mantenimientos en actividades clave de estos sectores, con el objetivo de mejorar el entorno e incrementar determinadas asistencias que servirían luego como pivotes a otras transformaciones.

Para tener una idea del valor de la propuesta baste decir que, hasta el mes de enero del año 2011, la Villa Blanca ingresó a sus cuentas en divisa casi 66 000 CUC, solo a partir del aporte de Comercio y Gastronomía y de Comunales, según reconoció en ese momento Ramón Cabrera López, director provincial de Economía y Planificación en Villa Clara, quien destacó como anteriormente el municipio recibía trimestralmente un promedio de entre 1 200 y 1 500 CUC.

Asimismo, el directivo aseguró, según los cálculos económicos en un año Servicios Comunales podría obtener ingresos superiores a los 520 000 CUC por concepto de prestaciones al turismo; Cultura, más de 33 000 por las variadas ofertas culturales, mientras el MINCIN obtendría cerca de 340 000 por el aumento de las ventas.

Otro de los organismos que mucho aportaría seria la Agricultura, encargada de llevar adelante un novedoso proyecto de ceba de cerdos en Caibarién, a partir del aprovechamiento del sancocho proveniente de los hoteles de la Cayería Norte, el cual se convertía en pienso líquido, acción que abarata los costos de producción y ahorraba importantes volúmenes de pienso industrial.

El Ranchón Vista al Mar, especializado en mariscos, es uno de los que más ingresos genera en Caibarién

Cangrejeros caminan pa’ lante

Resultaban diversos los programas ejecutados en Caibarién como parte del proyecto de desarrollo local emprendidos por el sectorial del Comercio y la Gastronomía en el restaurante Las Baleares, el Ranchón Vista al Mar y la pizzería Almare, entre otras instituciones del gremio, responsables de la recaudación de más de 187 000 CUC hasta el mes de enero de 2011, de los cuales alrededor de 46 000 fueron retribuidos al Gobierno local, según reconoció, en esa fecha Nelson Águila Ravelo, subdirector de la Empresa Provincial de Servicios Especializados.

Para quienes piensen que este resultado era logrado a base de precios exorbitantes, inalcanzables al bolsillo del cubano común, debemos decir que no era así. Por ejemplo, en el restaurante Ranchón Vista al Mar, la carta mostraba 16 platos, algunos de los cuales mencionamos a fin de tener una idea de lo expresado: coctel de langosta a 5,00 pesos, rueda de pescado a 18,50, filete de pescado a 20,00 y bistec de cerdo a 10,85, todo en moneda nacional.

En el caso de Comunales eran ejecutados varios proyectos y se estudiaban otros relacionados con la limpieza de playas, recogida de desechos sólidos, mantenimiento de áreas verdes, construcción de sombrillas, alquiler de macetas, poda y tala de árboles, adornos florales y venta minorista de flores, los que deberían aportar más de 87 000 CUC en el primer año de su funcionamiento, según destacó en esa época, la entonces presidenta de la Asamblea Municipal de Poder Popular, Mirelys Martínez Piedra.

En ese entonces la dirigente gubernamental explicó al periodista Freddy Pérez Cabrera,de periódico Granma que la Agricultura potenciaba la producción y comercialización de productos agrícolas en las casas de cultivo de Dolores y en una hectárea de siembras semitapadas, en Cambaito, lo que permitiría sustituir gran parte de las importaciones de hortalizas y vegetales del cayo, además de ahorrar cantidades significativas de combustible.

A nivel de propuestas estaban, en 2011 los proyectos auspiciados por el INDER, a fin de establecer un punto náutico aprovechando la tradición de las velas en la Villa Blanca, así como el fomento de una minindustria deportiva, capaz de producir guantes, mascotas y mascotines, idea coauspiciada por la mayor tenería del país, radicada en el terruño.

Cultura también había presentado sus aspiraciones en áreas del centro histórico, donde quedará edificado el centro cultural Longina, aledaño a la antigua Colonia Española, institución prevista para ser recuperada en el futuro, según expresó la presidenta del Gobierno a la prensa.

De acuerdo con sus criterios, las iniciativas constituyen un paso importante en el desarrollo del municipio; sin embargo, reconoció la necesidad de continuar avanzando en otros frentes como la construcción de viviendas —de las cuales ya han sido edificadas cerca de un centenar destinadas a los trabajadores del turismo—, a fin de estabilizar la fuerza de trabajo.

En Texico, la producción de una tonelada de carne de cerdo en pie cuesta la mitad del gasto usual que esta demandaba

Texico, era punto y aparte

El centro porcino Texico constituía el más importante proyecto de los ejecutados en Caibarién como parte de la iniciativa de desarrollo local, no solo por el monto de los ingresos y la cantidad de carne de cerdo que generará, sino por los recursos que ahorraba al país.

Con anterioridad, producir una tonelada de carne de cerdo en pie costaba 1 030 CUC, además de un pequeño componente en moneda nacional; sin embargo, con el proyecto llevado adelante en Texico solo costaba 530 CUC, lo cual demostraba los beneficios económicos.

Al efecto ya funcionaba, en 2011 una planta de pienso líquido, capaz de procesar los desechos de comida de los hoteles de la Cayería Norte, la cual, en plena capacidad, podría entregar más de 14 000 toneladas, ahorrando así cerca de 800 000 CUC por concepto de sustitución de importaciones de pienso industrial.

Producir una tonelada de alimento por esa vía costaba solo 6 CUC y 54 pesos cubanos, sumados el gasto de energía en su elaboración y el combustible empleado en el traslado del sancocho desde la Cayería hasta la planta, muy inferior a los más de 300 dólares que costaba elaborar una tonelada de pienso industrial, explicaba, en el aquel momento Ramón Rodríguez, director de la Empresa Porcina en Villa Clara.

El directivo añadía que, en 2011 existían allí 4 000 cerdos en las diez naves habilitadas; y cuando los 22 aposentos que poseían estuvieran a plena capacidad, podrían acoger a 22 000 animales, en los 2,3 ciclos reproductivos anuales, lo que permitiría asumir el 100 % de la demanda de ese tipo de carne en los hoteles de la Cayería, y lo que no se vendiera allí pasaría al balance nacional.

La diversidad de proyectos que abarcaba, hace poco más de 9 años Caibarién no traía implícitas soluciones mágicas. Integralidad, eficiencia y trabajo intenso era preciso aunar para obtener los frutos esperados, lo cual de ninguna forma quería decir mañana, en particular porque esta experiencia apenas comenzaba a andar en Cuba, y tenían mucho que recorrer y recoger en el camino.

Sobre la actualidad de Caibarién, establecido entre los 6 municipios cubanos donde se desarrolla en Desarrollo Local regresaremos en esta sección del Portal Web de Radio Caibarién.

Le invitamos a participar de manera interactiva con nuestra propuesta. Puede dejarnos sus experiencias, testimonio y opiniones, siempre sobre las bases de la verdad y el respeto,  basta con escribirnos al correo desarrollolocal@cmhs.icrt.cu y formar parte del Desarrollo Local en la Villa Blanca.

Articulo versionado del reportaje publicado por el periodista Freddy Pérez Cabrera, en el periódico Granma, el viernes 18 de febrero de 2011

Yudith Delgado Rodríguez

Yudith Delgado Rodríguez

Periodista, guionista y directora de programas radiales. Amante de mi familia y de Caibarién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *