La pelota pica y se extiende

Continúan los peloteros del Sub-23 ultimando sus detalles de cara al mundial de la categoría, el venidero mes en Taipéi de China

f0305538

A solo 12 días del primer lanzamiento de la I Liga Élite del Beisbol Cubano (LEBC), la pelota pica y se extiende. Hay un amplio movimiento en el deporte de las bolas y los strikes, fruto del desarrollo de la estrategia nacional que persigue relanzar a esta expresión del patrimonio cultural de la nación hacia los niveles de calidad que tradicionalmente ha tenido.

Continúan los peloteros del Sub-23 ultimando sus detalles de cara al mundial de la categoría, el venidero mes en Taipéi de China, un certamen de altísimo rigor por la calidad que el orbe muestra hoy en esas edades; también se dan los toques finales a la Liga Élite, que debe ser el torneo que inicie la preparación hacia la cota más exigente de 2023: el V Clásico Mundial, en marzo próximo.

A propósito de la LEBC, el director nacional de Beisbol y presidente de la Federación, Juan Reynaldo Pérez Pardo, dijo en Las Tunas que en 2023 también tendremos esa lid. «Se mantendría en el mes de octubre, como un certamen que concentre a los más destacados de la SNB», aseguró en Twitter.

En el congresillo de la I LEBC, el 5 de octubre, de demandar sustituciones, cada director podrá apelar a un atleta no incluido en la agrupación territorial de su equipo. Siempre entre los incluidos en los listados iniciales. Si es
necesario, habrá sorteo. #Cuba #BeisbolCubano pic.twitter.com/XCnKBVOsAy— Juan Reinaldo FCB (@JuanReinaldoPer) September 22, 2022

Argumentó que la idea de los principales torneos nacionales del venidero año sería comenzar la 62 Serie Nacional a partir del mes de marzo y, paralelamente, el torneo Sub-23, con lo cual se dispondría de los últimos tres meses para el evento mayor.

Parece un lanzamiento en strike, primero porque permite la continuidad de la lebc que, en la estrategia, responde a contar con un calendario corto, pero intenso por su nivel, al concentrar a lo más selecto del beisbol en el país; y segundo, pero igual de importante, acomodaría la preparación de las selecciones que intervendrían en un competitivamente abultado 2023.

Téngase en cuenta que, además del Clásico, la Confederación Mundial de Beisbol y Softbol (WBSC) está pendiente de definir un calendario para una ambiciosa y genial idea, la Liga de campeones de beisbol, esbozada en La Habana por su presidente, Riccardo Fraccari, en enero pasado; a ella se sumarían, en junio, los Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Salvador y, en noviembre, los Juegos Panamericanos de Santiago de Chile,

Incluso quedaría la decisión del ente rector de la pelota sobre si habrá un espacio para el Premier 12, que agrupa a la primera docena de naciones en el ranking del planeta.

Mientras todo eso sucede, por los predios de la Liga Japonesa, el camagüeyano Yariel Rodríguez y el pinareño Raidel Martínez disputan los cetros de dos importantes funciones de los lanzadores. Hasta el pasado sábado, el agramontino compartía el liderazgo de hold points (pitcher que mantiene la ventaja) con el nipón Atsuki Yuasa, ambos con 42, aunque al cubano le restan seis encuentros del calendario y a su acompañante en esa cima tres.

Martínez es el puntero, pero en juegos salvados, con 37, en la misma zona central de ese circuito. El vueltabajero tiene todavía seis encuentros más para elevar su cantidad de salvamentos, y aspirar a ser el tercer latino en conseguir ese premio en el prestigioso beisbol japonés.

Por la zona del Pacífico, Alfredo Despaigne va encontrando su rumbo, ya anda por 12 jonrones y aumentó su average a 269.

Son noticias alentadoras, pues ellos, junto a sus compañeros contratados por la Federación Cubana, más la posible inclusión de otros jugadores que tienen acuerdos individuales, podrían arropar con sus virtudes el equipo al Clásico Mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Complete la operación *