Dos pueblos hermanos, dos revoluciones

Comunes en el concepto de Patria y en su defensa intransigente, en la fidelidad a sus revoluciones y en la resistencia heroica a los mismos enemigos, ambos países tienen, en sus principios, las razones primeras de su hermandad

f0238758

Aunque hubo honores militares, protocolo, tal como corresponde a la jerarquía de la visita y de la ocasión, la presencia en Nicaragua del Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, para asistir a la toma de posesión del reelegido presidente Comandante Daniel Ortega, rebasó toda formalidad con la histórica hermandad de los pueblos que ambos representan.

Si al llegar ayer, Díaz-Canel dedicó «un abrazo a Nicaragua»», y la llamó tierra hermana, país amigo, pueblo que conocemos, y se declaró feliz por volver allí, en la Plaza de la Revolución sandinista aquel abrazo tomó cuerpo en el encuentro de ambos mandatarios, un gesto-símbolo que ovacionaron los presentes a la ceremonia de juramentación.

En la jornada, la cercanía de Cuba y Nicaragua había tenido otros momentos de confirmación, cuando el Jefe de Estado antillano dialogó con cubanos residentes en el país centroamericano «€“a quienes aseguró que «son parte de la Patria»»»€“, y cuando recibió a una representación de amigos de la solidaridad en aquella nación.

Comunes en el concepto de Patria y en su defensa intransigente, en la fidelidad a sus revoluciones y en la resistencia heroica a los mismos enemigos, ambos países tienen, en sus principios, las razones primeras de su hermandad.

Informaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *