El Banco Central de Cuba debe favorecer los procesos, no las trabas

Declaraciones de Marta Sabina Wilson, ministra presidenta del BCC acerca de los desafíos de la institución en el contexto económico actual, y sobre otras preocupaciones e insatisfacciones manifestadas por representantes de varias formas productivas y de la población en general

f0216200jjjjj

En medio de las múltiples y complejas transformaciones que tienen lugar en el país, el Banco Central de Cuba (BCC) desempeña un decisivo rol como organismo rector del resto de las instituciones comerciales encargadas, entre otras tareas, de financiar la mayoría de los proyectos e ideas que en la actualidad se llevan a cabo, tanto en el sector estatal como en el privado, para impulsar nuestra economía.

Marta Sabina Wilson González, ministra presidenta del BCC, argumenta que los retos son inmensos, aunque no siempre los actores económicos han sabido aprovechar las posibilidades que les brinda el sistema bancario para financiarse y salir adelante. Tampoco, en muchos casos, se ha comprendido bien el extraordinario alcance de las medidas.

Acerca de los desafíos de la institución en el contexto económico actual, y sobre otras preocupaciones e insatisfacciones manifestadas por representantes de varias formas productivas y de la población en general, Granma conversó con la directiva.

«€“En los últimos meses, el Gobierno cubano ha aprobado varias medidas encaminadas a acelerar los aportes económicos del sector productivo, un propósito para el cual la entrega de créditos resulta decisiva. ¿Cómo valora la marcha de ese proceso?

«€“El banco, como sector transversal a toda la economía, ha desempeñado un rol fundamental, al implementar un grupo de medidas para facilitar el acceso de los productores a los créditos. Sin embargo, creo que ha faltado explicación a esos actores acerca de las facilidades y beneficios que pueden tener; lo que impone participar, de manera más activa, en las reuniones que se desarrollen con los campesinos, con la agricultura y otros entes, para dar a conocer el alcance de esas disposiciones.

«De igual manera ha incidido la deuda que han tenido algunas empresas y formas productivas, lo que ha determinado la necesidad de ir a un proceso de negociación, además de influir en la capacidad del banco para otorgar un crédito»».

«€“En momentos en que el país estimula y propulsa el funcionamiento de las primeras micro, pequeñas y medianas empresas, ¿cómo participa el BCC en el afianzamiento de esos nuevos actores económicos?

«€“Las micro, pequeñas y medianas empresas, aunque se están creando ahora, la mayoría de ellas con anterioridad se basaba en el trabajo por cuenta propia, de ahí que tuvieran relaciones con el sistema bancario, que les prestaba

determinados servicios. Ahora, al adquirir personalidad jurídica, pueden disponer de otras facilidades, para lo cual existe una plataforma en el Ministerio de Economía y Planificación, desde la cual interactúan con los bancos para saber su situación financiera, efectuar pagos, conocer si hay deudas y la manera en que esta se renegociará, en caso de que existiera, entre otros asuntos.

«€“¿Cree que el sistema empresarial, e incluso el sector privado, utilizan de manera adecuada todas las facilidades que brinda el sistema financiero cubano?

«€“Muchísimas veces nos encontramos con incomprensiones sobre esos temas y es producto del desconocimiento y la falta de capacitación por parte de quienes dirigen determinadas empresas y entidades, como ha explicado el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

«Creo que las medidas han sido tomadas con mucha agilidad, sin embargo, en su implementación se han realizado interpretaciones equivocadas que han obstaculizado llevarlas a la práctica de la manera más adecuada»».

«€“Por estos días se conoció, por ejemplo, que en Guantánamo existen atrasos en la entrega de tarjetas magnéticas a productores, lo que impide que reciban el dinero en moneda libremente convertible obtenido a partir de la exportación de mercancías. ¿Es algo generalizado en el país o una situación muy puntual de ese territorio? ¿Por qué ocurre ese fenómeno que tanto desestimula a los productores?

«€“Es una situación que puede haberse dado en varios lugares del país, en lo cual incidieron muchos factores. Primero, durante la pandemia se incentivó el uso del comercio electrónico y las tarjetas magnéticas, algo muy bueno, pero que en algún momento sobrepasó las posibilidades nuestras para actuar con mayor agilidad.

«También hubo demoras en la adquisición y contratación de las tarjetas, que son importadas; no solo por cuestiones financieras, sino porque se dificultaron las vías de obtener esos medios de pago y su llegada a Cuba en las fechas previstas.

«De igual manera, influyó el hecho de que todas las tarjetas se personalizan en La Habana, específicamente en Redsa, para luego, desde allí, ser enviadas a toda la nación, lo que complejiza el proceso. No puede olvidarse tampoco que muchos trabajadores de los bancos sufrieron la covid-19, lo que obligó a modificar horarios y a cerrar varias sucursales.

«Ante esa situación se han buscado alternativas, como la contratación de gestores que lleven las tarjetas a las personas más vulnerables a su casa, o separar ese servicio del resto, entre otras medidas. No obstante, reconocemos que hubo problemas en la entrega de esos medios de pago»».

«€“Otro dilema actual es la tardanza en el pago a los ganaderos que acopian y venden leche. ¿Qué responsabilidad tiene el sistema bancario en ese asunto?

«€“El banco no es el que contrata la entrega de la leche. Nosotros solo somos un intermediario entre la Empresa Láctea y las formas productivas. Lo que sí puede influir es la situación de muchas empresas con las cuentas por cobrar y por pagar, que al estar atrasadas, incide en el impago. También hay insatisfacciones con el precio fijado a la leche y su acarreo, el cual se cambió en medio de la implementación de la Tarea Ordenamiento, generándose nuevos trámites.

«€“Debido a los efectos del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, desde junio no pueden realizarse depósitos en dólares en los bancos, ni ninguna otra transacción en esa moneda, lo que se anunció como una medida temporal. ¿Se avizora algún cambio al respecto en los próximos meses?

El recrudecimiento del bloqueo estadounidense específicamente impide que podamos situar los dólares en las cuentas de los bancos en el exterior, a fin de poder hacer los pagos de las obligaciones que tiene la nación.

«Si vamos a comprar leche en polvo, arroz, pollo, combustible u otro producto, debemos hacerlo a través de las cuentas que tiene el país en el extranjero, porque nadie te acepta el dinero en efectivo, en cumplimiento de normas establecidas internacionalmente.

«Siempre se dijo que era una medida temporal, que se transformaría en dependencia del cambio de circunstancias y de la política de Estados Unidos respecto a Cuba.

«Ese país impide que se envíen remesas, persigue nuestras transacciones financieras y hace todo lo posible para ahogarnos económicamente. 

«Para tener una idea de los efectos del bloqueo en el sistema bancario y financiero cubano, baste decir que solo por estar en la espuria lista de países que patrocinan el terrorismo, cada vez resultan menos los bancos que deciden relacionarse con Cuba ante el temor de ser sancionados y tener que pagar enormes multas»».  

ALGUNAS MEDIDAS DE ESTE AÑO

A partir de las nuevas medidas aprobadas por el Gobierno para dinamizar la producción agropecuaria, el BCC emitió la Resolución No. 173/2021, donde se amplían a otros productos y programas priorizados de la producción de alimentos los beneficios de tasas de interés y plazos. Entre los nuevos productos beneficiados figuran el tomate, la soya, el ganado porcino y el ganado mayor, los cuales se suman a otros como el arroz, el frijol, el maíz, la papa, el plátano, la yuca y el boniato, que ya habían sido tenidos en cuenta.

El BCC autorizó el uso y operatoria de cuentas bancarias para las operaciones de compra y venta de bienes, y de prestación de servicios en mlc por parte de las formas de gestión no estatal (personas naturales, formas de gestión no estatal; micro, pequeñas y medianas empresas; personas jurídicas extranjeras; formas asociativas; y cualquier otro sujeto autorizado).

Los bancos Popular de Ahorro, de Crédito y Comercio y Metropolitano s.a. podrán otorgar créditos al consumo a las personas naturales para la compra de bienes del hogar y efectos personales, refiere la Resolución 276 de 2021 del BCC.

Informaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *