Destaca la OIEA resultados conjuntos con Cuba en producción con técnicas nucleares de variedades de tomate y soja

La OIEA señala el papel de las técnicas nucleares en esta producción, capaz de «hacer frente mejor a extremos en las condiciones de crecimiento impuestas por el cambio climático»»

f0207541
e han estado implementando programas de mejoramiento con la utilizando la irradiación y la biotecnología para desarrollar nuevas variedades que puedan hacer frente mejor a extremos en las condiciones de crecimiento impuestas por el cambio climático.» Foto:» Tomada de Twitter

El uso de la la irradiación y la biotecnología han sido claves para la obtención de nuevas variedades de tomate y soja en Cuba como resultado de la implementación de un programa conjunto entre el Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas de Cuba (INCA), la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

En su web oficial, la OIEA destaca el papel de las técnicas nucleares en esta producción, capaz de «hacer frente mejor a extremos en las condiciones de crecimiento impuestas por el cambio climático»», indican. 

La OIEA señala que el clima tropical experimenta un aumento de las temperaturas, cambios en los patrones de lluvia, períodos más prolongados de sequía y la intrusión de aguas saladas a lo largo de las zonas costeras, todo lo cual impacta en una menor producción de cultivos. Esas condiciones climáticas suelen llevar a un mayor uso de fertilizantes y pesticidas químicos, razón por la cual los expertos cubanos buscan el mejoramiento de los cultivos como una solución alternativa. 

Puntualizan que en el mes de mayo se cosecharon con éxito las variedades mejoradas de tomate y soja (Giron 50 y Cuvin 22) en un campo de prueba de investigación. Ahora, dicen, se distribuirán a los agricultores, junto con las otras 21 versiones de los cultivos desarrolladas anteriormente por el Instituto cubano en una amplia gama de cultivos como arroz, judías verdes y roselle, una especie de hibisco (flor renal, con efectos diuréticos y desinfectantes de las vías urinarias).

Este 2021 las nuevas variedades de tomate y soja obtuvieron una licencia nacional y fueron registradas en la base de datos mundial, administrada por el Centro Conjunto FAO / OIEA de Técnicas Nucleares en la Alimentación y la Agricultura.

Desde 2009, a través del fitomejoramiento por mutación, la OIEA ha ofrecido una forma de desarrollar nuevas variedades de cultivos resistentes al clima y, por lo tanto, contribuir al sustento de los agricultores locales y mejorar la seguridad alimentaria en 18 países, incluida Cuba. 

El empleo de técnicas nucleares para ampliar la diversidad genética inducida proporciona «una selección mejor y más rápida que los métodos de mejoramiento convencionales»», lo que combinado con un programa de mejoramiento simplificado, tiene el potencial de producir variedades mejoradas en poco tiempo.

Su factibilidad ha sido comprobada en el desarrollo de variedades de cultivos con las características necesarias para la adaptación climática, tales como el arroz, el frijol común, el tomate y la soja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *