Declarada Monumento Nacional la Biblioteca de todos los cubanos

La Ley de los Monumentos Nacionales y Locales, aprobada en 1977, rige la entrega de esa distinción a toda construcción, sitio u objeto que, por su carácter excepcional, merezca ser protegido mediante disposiciones legislativas

Siglos de historia esperan por aquellos que con apetito insaciable devoran los saberes amparados en la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, testigo de hechos trascendentales para los destinos de la cultura cubana, y declarada este miércoles Monumento Nacional.

Tomando en cuenta el valor histórico, artístico, ambiental y social de esa construcción civil que forma parte del centro político administrativo del país y uno de los espacios públicos de mayor significación para los cubanos, el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural la reconoció con tal condición, en ocasión del aniversario 120 de su fundación.

Ese santuario del saber y de la bibliotecología posee un relevante patrimonio documental que contiene más de cuatro millones de ejemplares de libros, revistas, periódicos, mapas e imágenes en colecciones que datan desde el siglo XV hasta el XXI. Todo ello ha sido posible gracias a un excelente programa de gestión que ha permitido conservar el inmueble, a la par que facilita la preservación, investigación y difusión de la producción cultural y científica del centro.

Por su emplazamiento y prestancia arquitectónica se encuentra en la memoria de varias generaciones de cubanos, y como edificación se caracteriza por un diseño funcional, donde conviven obras de arte de elevado valor artístico.  

En el acto de declaratoria, con la presencia de Kenelma Carvajal, viceministra de Cultura, y Sonia Virgen Pérez Mojena, presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, Omar Valiño, director de la Biblioteca Nacional José Martí, manifestó que esa institución se encuentra entre «las riquezas profundas de Cuba que habitualmente no vemos, y defiende absolutamente los valores supremos de lo que ha construido este país a lo largo de siglos.

«Aquí se realiza –dijo– una labor cultural que intenta permanentemente echar a andar y a volar ese conocimiento que nunca está terminado, ni depositado en un lugar solo con el afán de que pertenezca allí».  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Complete la operación *