Martí en el orgullo de su bandera, que no ha sido jamás mercenaria

José Martí plantó semillas que después germinaron robustas en Fidel, Raúl y los jóvenes del centenario, en los Cinco Héroes y en tantos cubanos que, sin alardes ni hipocresía, desde el auténtico arte, la ciencia o el surco, enaltecen el orgullo de una bandera, «que no ha sido –ni será– jamás mercenaria».

La bandera y Martí
La bandera y Martí Foto: Ricardo López Hevia

«Escribe más brillantemente que ninguno de España o América». De un trazo, Rubén Darío reconoció en nuestro Apóstol ese talento que desató, al mismo tiempo, admiración, envidia y temores, porque desbordaba la literatura; «Martí fotografía y esculpe en la lengua, pinta o cuaja la idea, su pensamiento es un relámpago; su palabra un tímpano o una lámina de plata o un estampido».

Ni siquiera sus enemigos pudieron negar esos dones del cubano que peregrinaba por Nueva York y otras ciudades del naciente imperio, de la entraña brutal y apetitos anexionistas.

Puros, exquisitos, codiciados, sinceros como él, su obra intelectual y su arte jamás estuvieron en venta, no tenían precio, en todo caso ayudaban a sustentar la estancia en aquella ciudad a la que había ido por motivos patrióticos, y vivió 15 años a costa de personales sacrificios: «tenía que vivir, tenía que trabajar, entonces, eran aquellas cascadas literarias», subrayó en una ocasión el propio Rubén Darío.

Pudo llevar, de habérselo propuesto, una estancia de comodidad y oropeles, para sustentarla le sobraba capacidad intelectual y genialidad creadora, pero en su ética y lealtad a la patria, el oportunismo no tuvo espacio; le obsesionaba el sueño de su Isla; «el deber de un hombre está allí, donde es más útil».

Arengó, esclareció, desmontó componendas, enfrentó anexionismos abiertos y disfrazados, cimentó la unidad; «la fuerza entera he gastado en poner a nuestra gente junta, (…) en salvar a la Revolución de lo único que la amenaza: la traición…», le confesaría en una carta al Generalísimo Máximo Gómez.

José Martí plantó semillas que después germinaron robustas en Fidel, Raúl y los jóvenes del centenario, en los Cinco Héroes y en tantos cubanos que, sin alardes ni hipocresía, desde el auténtico arte, la ciencia o el surco, enaltecen el orgullo de una bandera, «que no ha sido –ni será– jamás mercenaria».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Complete la operación *