Por siempre Leal (+Audio)

El pueblo pudo despedir al eterno enamorado de La Habana, al eterno enamorado de Cuba y su historia. Eusebio Leal Spengler seguirá desandando las calles siendo útil como siempre quiso. eusebio de Yo nunca lo conocí en persona, pero sentí su aliento en cada calle de La Habana Vieja. Aquel 31 de julio la triste noticia sumaba tonos grises a este año oscuro. Siempre te creí un Dios, pero uno de pueblo, ese que da la mano y acaricia la cabeza de un pequeño. [sc_embed_player_template1 fileurl=»https://cdn.teveo.cu/media/uX/JR/uRR2c7GW3r2a/artifact/fYgqDQQHyWR4Md2M.mp3″]   Tengo la certeza de que fuiste un regalo de otro mundo para suavizar el nuestro. Porque más que levantar, restaurar edificios, las ruinas te hablaban y te indicaban el camino. Yo lo sé. Yo creo que todos aprendimos a amar contigo cada rinconcito, cada detalle de la historia; a sentir viva la piedra de algún muro, a dialogar desde el presente con los símbolos del pasado. Te amé aún más en esa foto en la que te acompañaba un perro, «¡cómo te miraba «¡yo quise ser esos ojos atentos. Y tu voz cálida. Tu voz que es diferente de todas las demás como si hablara un ángel. Por estos días tu pueblo pudo rendirte tributo en el Capitolio de La Habana, pero no despedirte. Seguiremos siendo tus piernas, subiremos los escalones de cuatro en cuatro, latiendo en cada obra que tiene tu huella. Gracias Leal por ser perfecto. Que esa luz que ves ahora, ahí, en medio de las tinieblas del ocaso, nos siga alumbrando los pasos. Información relacionada: Eusebio, sin ninguna duda, nos sigue acompañando Imagen tomada de Radio Cubana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Complete la operación *