Caibarién: «a la medida» del desarrollo perspectivo

La concreción del Plan de Ordenamiento Urbano de Caibarién incluye la reanimación del entorno costero. foto: radio caibarién

Hacer de Caibarién un lugar mejor, donde el hábitat y los servicios que aquí se prestan, así como el patrimonio histórico, cultural y arquitectónico que atesora, constituyan orgullo para sus moradores, resulta el principal objetivo del Plan General de Ordenamiento Urbano de ese territorio.

Por su fuerte vinculación con el desarrollo turístico de la cayería Norte, donde se asienta uno de los principales polos de la industria del ocio de la nación, la Villa Blanca, como también se le conoce, tiene potencial para convertirse en uno de los municipios de mayor desarrollo local y de más impacto en la vida de la provincia y el país.

Por esas razones, el Instituto de Planificación Física (IPF) y representantes de los Ministerios de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), del Turismo (Mintur), así como de los Institutos de la Vivienda y de Recursos Hidráulicos (INRH), entre otros organismos, vienen laborando desde hace varios años en la concepción de una estrategia coherente que contribuya a la materialización de dichos propósitos.

La aprobación por el Consejo de Ministros –el pasado mes de marzo– del referido plan, ha significado un impulso adicional para el desarrollo de Caibarién, asegura Osvaldo Fariñas Viera, director del IPF en la provincia, quien añade que ese resultado es fruto de varios años de labor por muchísimas instituciones.

Entre los trabajos realizados, menciona las acciones comprendidas en el Plan de Estado para el Enfrentamiento al Cambio Climático, conocido como Tarea Vida, que incluye la reanimación del entorno costero, a fin de mitigar los impactos del incremento del nivel del mar, el embate de las olas y otros fenómenos naturales causantes de la erosión.

Esos programas, que cuentan con el asesoramiento de los especialistas del Citma en Villa Clara, han logrado significativos avances, precisa el directivo, quien también menciona el proyecto internacional Resiliencia Costera, financiado por la Unión Europea y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, que tiene al consejo popular 2 Punta Brava como área de intervención.

Destacó la labor desarrollada por el Grupo de Manejo Integrado Costero del Centro de Estudios Ambientales (CESAM) en la gestión de los focos contaminantes que aún afectan al territorio, una de las líneas estratégicas y de mayor prioridad en el programa.

«Las acciones, en este caso, se han dirigido a evaluar los impactos asociados al manejo inadecuado de los residuales líquidos sobre el municipio y el estado de los ecosistemas priorizados, incorporando a los programas, planes, proyectos y acciones encaminadas a informar, promover y actuar en respuesta a la problemática ambiental identificada», refiere Fariñas.

Al respecto, el ingeniero Javier Gómez, subdirector del IPF en Villa Clara, explica que, a pesar de mostrar avances en la gestión ambiental de las empresas, aún hay mucho por realizar en este tema, atendiendo a la complejidad de una ciudad que no posee alcantarillado para evacuar los residuales.

En ese sentido, la construcción de dos plantas para el tratamiento de los desechos líquidos, una en fase más avanzada en la Empresa Pesquera, y otra en proyecto, en la tenería Patricio Lumumba, contribuirán a resolver, en parte, esa compleja situación, señala.

Otro tema que ocupa a los expertos y directivos del municipio, de cara al reordenamiento urbano de Caibarién, es el del agua, en el cual se ha avanzado un poco más, precisa el ingeniero; quien informa de la construcción de una planta desalinizadora, así como de otras acciones encaminadas a mejorar el sistema eléctrico y a incrementar la producción de energía renovable.

Respecto a la vivienda, ambos directivos plantean que, atendiendo al deterioro del fondo habitacional del municipio, la tarea llevará un tiempo determinado, aunque reconocen que se avanzó en la construcción de más de mil casas para los trabajadores empleados en la cayería Norte, muchos de los cuales ya viven en confortables moradas construidas, en su mayoría, en el reparto Van Troi Dos.

Asimismo, de cara al desarrollo del polo turístico enclavado en ese territorio, se ha trabajado en la mejora de los viales, las comunicaciones, las instituciones pesqueras y en la agricultura, fundamentalmente en Dolores y Texico, dos enclaves que deberán abastecer de importantes productos a la población local y a los hoteles de la cayería, muchos de los cuales hoy se importan.

De igual manera, está contemplado en el plan garantizar el desarrollo perspectivo de las principales industrias del municipio, con énfasis en la tenería, la Empresa Pesquera, las de la Agricultura y el incremento en la actividad de los servicios, a fin de asegurar el desarrollo del polo turístico y la elevación de la calidad de vida de los moradores, explica Osvaldo Fariñas.

Como parte del fomento de la actividad económica en la Villa Blanca, también se lleva a cabo la reconversión tecnológica de la confitera ubicada en el municipio, donde quedó conformada una empresa mixta, además de otras labores vinculadas al rescate del centro histórico.

El rumbo estratégico para el desarrollo de Caibarién está trazado, afirma el Director del IPF en Villa Clara, quien añade que su concreción dependerá de la manera en que sea manejado el plan por sus autoridades, el modo en que la población se involucre y, desde luego, de las condiciones objetivas del país. 

Informaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *