Las motivaciones de un Verano por la Vida en Caibarién (+Posts)

Cuba entra ya en la anhelada etapa de verano, un tiempo propicio para el esparcimiento sano que en épocas normales llega como merecido descanso luego de intensas jornadas de trabajo y estudio. En esta ocasión un escenario diferente marcado por la presencia de la COVID-19 impone nuevos retos para los cálidos meses de julio y agosto.

Aunque desde hace semanas ya se respiran aires de playa en Caibarién, la temporada estival inició oficialmente en todo el país este sábado 11 de julio. Se convierte así nuestro municipio en destino de vacacionistas residentes en otros pueblos cercanos de la geografía villaclareña, así como de otras provincias, lo cual supone el arrimo a una nueva normalidad que no acepta bajar la guardia ni la percepción de riesgo.

A medida que avancemos en las fases de recuperación, menos serán las restricciones en bares, centros nocturnos, restaurantes, zoológicos o parques de diversiones. La disciplina y la responsabilidad nos condujeron al escenario más favorable, y precisamente son las claves para no retroceder en lo alcanzado. A pesar de la pandemia, en Caibarién como en toda la Isla, el verano no pasará por alto.

Gran alegría y motivación crea en los ciudadanos las acciones de remodelación que se acometen en la playa Mar Azul. El balneario será beneficiado de forma significativa y aunque aún no concluye su terminación, para próximas etapas, cuando la pesadilla de la enfermedad desaparezca, promete ser verdadero paraíso natural en armonía con el hombre. Para ese entonces no deben existir tampoco excusas sobre una mala atención en los servicios. 

Sin descuidar ni un instante las medidas higiénico-sanitarias, las cuales llegaron para quedarse, nuestro pueblo ya puede acceder a las piscinas, a las opciones del campismo popular, y hasta viajar por diferentes destinos turísticos del archipiélago que abren las puertas de sus hoteles al mercado interno.

El gran ausente en esta ocasión será el Carnaval Acuático que unido a las fiestas populares de agosto sirven de colofón cada año al verano en la Villa Blanca. No obstante, es esta una buena oportunidad para repensar las actividades recreativas que se ofrecen a nuestra población, con el fin de hacerlas crecer en calidad para que en 2021 no falten orquestas de primer nivel, grandes conciertos en el malecón, pero sobre todo para que existan opciones culturales que complazcan cada uno de los gustos.

Como lo indica su lema, el que se inicia será un Verano por la Vida, oportunidad para celebrar en condiciones algo atípicas la victoria casi inminente sobre el virus que todavía asecha en espera del menor descuido. Vivámoslo entonces a plenitud, en familia, con amigos, con responsabilidad y conciencia ciudadana.

Recordemos además que estos dos meses son la antesala de un septiembre que nos traerá de vuelta la alegría de miles de niños uniformados camino a las aulas, para construir el futuro de esperanza y gloria que nos espera.

Christian Serafín Jiménez

Christian Serafín Jiménez

Estudiante de Periodismo en la UCLV "Marta Abreu de Las Villas"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...