Industria pesquera de Caibarién aumenta producción ante la COVID-19

Proceso de preparación de pescado fresco en la UEB Villa Mar.

La compleja situación epidemiológica vivida en los últimos meses a causa de la COVID-19 ha significado un reto para la UEB Villa Mar, perteneciente a la Empresa Pesquera Industrial de Caibarién. Mientras sus estructuras y flujos de trabajo se han reorganizado para cumplir con las medidas higiénicas y de aislamiento social, existe el compromiso de no disminuir la producción.

En este contexto, la unidad se propuso planes incluso mayores que los de meses anteriores. «Nosotros nunca paramos la producción», aclara Dinella Carreras Valdés, directora de la UEB. Para mantener este compromiso sin arriesgar al colectivo de trabajo, en Villa Mar se tomaron una serie de medidas con el fin de optimizar los procesos.

La empresa comenzó a aplicar el teletrabajo con los compañeros que lo podían ejercer, mientras se alternaban los turnos para dividir el personal. «Además, para enfrentar este plan tuvimos que contratar dos brigadas de trabajadores, en total 22 personas. El objetivo es surtir con mayor cantidad y frecuencia cada punto de venta, porque nosotros enviamos nuestros productos a toda la provincia», aclara Carreras Valdés.

Elaboración de productos del mar en le UEB Villa Mar.
A los puntos de venta llegan productos de pescado como hamburguesas, salchichas, chorizos, croquetas conformadas, caldo y masa de croqueta. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

Estos nuevos obreros llegaron a la empresa a través de una convocatoria y fueron contratados por tiempo determinado, fundamentalmente para la elaboración de croquetas conformadas y embutidos. Además de aumentar la producción, los nuevos trabajadores tienen el objetivo de compensar el déficit de mano de obra que, por pertenecer a alguno de los grupos de riesgo con respecto a la COVID- 19, tuvieron que interrumpir sus labores.

El aumento de la fuerza de trabajo se suma a un reordenamiento de los procesos en busca de una mayor productividad. «Buscamos optimizar los horarios. Hacemos doble turno, con el propósito de que las producciones no interfieran con el horario pico a partir de la situación energética. Por ejemplo, los procesos comienzan sobre las cuatro de la mañana y tienen un receso en el horario del mediodía para continuar en la tarde», dice su directora.

Estas modificaciones han permitido que Villa Mar mantenga el surtido a los puntos de venta en la provincia. Con una regularidad diaria, un camión de la propia empresa sale desde Caibarién y lleva la mercancía a través de una ruta que comprende a Remedios, Santa Clara, Sagua la Grande y Corralillo. Mientras, los martes, jueves y sábados, otro vehículo llega a los poblados de Cambaíto, Reforma, Dolores y Van Troi 1 y 2, para acercarles las ofertas, y así evitar la aglomeración en el punto de venta de Caibarién y los largos recorridos de los pobladores hasta este lugar.

A todos estos sitios llegan productos de pescado; entre ellos, hamburguesas, salchichas, chorizos, croquetas conformadas, caldo y masa de croqueta. «Tenemos producciones alternativas, como el dulce de fruta bomba, cortes para ajiacos, masa para fritura de yuca y salsas. Además, ofertamos pescado fresco proveniente de la venta de la pesca comercial privada», señala Carreras Valdés, quien reconoce que la demanda de este último producto supera la oferta que hoy tiene su empresa.

«Nuestra entidad, asegura, posee diferentes prioridades con respecto al pescado fresco. La principal resulta la exportación: los pescados que vengan de la especie y tallas exportables tendrán ese destino. La otra, para la dieta médica. El país no está importando productos para dietas en la actualidad y todo sale de la producción nacional. Por lo tanto, a nosotros se nos triplicó el plan con respecto a este destino. También lo utilizamos para moler, con el objetivo de fabricar los demás surtidos, pues en estos momentos no tenemos el MDM, materia prima que se importaba para esos procesos». 

Buen momento para pensar en el medio ambiente 

En un contexto que ha exigido el máximo de cada trabajador, la empresa no solo se ha dedicado a su producción diaria. Este ha sido el momento para materializar un proceso inversionista que mejorará las condiciones de trabajo y tendrá un alto impacto en el medio ambiente. Se trata de una planta de tratamiento de residuales y una desalinizadora.

«Desde hace dos años tenemos los equipos importados desde España y ahora podemos comenzar el proyecto con el apoyo de la Ecoing 25. Además, estamos construyendo una escollera que permita una protección frente a eventos naturales, pues la UEB se encuentra desprotegida frente al mar».

Villa Mar pretende poner en funcionamiento los nuevos equipamientos cuanto antes. Para ello, los operarios de la empresa constructora se han propuesto extensas jornadas de trabajo, y en la fase de puesta en marcha de las plantas los inversionistas enviarán a sus representantes para que no existan inconvenientes.

Según Carreras Valdés, el principal impacto de estas plantas será medioambiental. Se trata de eliminar la carga contaminante que hoy va a la bahía. Los residuales constituyen un gran problema, y con este equipo se evitaría su vertimiento directo al mar.

Mientras, la desalinizadora «per­mitirá ahorrar el combustible que utilizamos hoy en el tiro de agua. Nosotros la traemos en pipas y hacemos cuatro viajes diarios, con un gasto de 30 litros de combustible por cada uno. El agua procesada por la planta será utilizada en la limpieza y el tratamiento del sistema. Solo tendríamos que buscar el agua potable que necesitamos», declaró Carreras Valdés.

Por otra parte, ambas plantas contribuirán a la apertura de nuevas plazas de trabajo para técnicos y operarios que recibirán su capacitación.

Entretanto, las expectativas de la directora de la unidad Villa Mar se mantienen altas: «Tenemos un plan para este mes de 163 toneladas de producción. Eso nos da una media de 6,2 toneladas diarias, sin trabajar los domingos. A mi entender, es un objetivo bastante exigente, pero siempre buscamos alternativas para cumplirlo».

Tomado de Vanguardia

Tomado de Vanguardia

El propósito central del Periódico Vanguardia es mejorar la sociedad villaclareña y la cibersociedad mundial mediante la creación de contenidos de calidad. Un órgano de la Revolución, en la provincia cubana de Villa Clara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...