Océanos, la piel azul del planeta (+Video)

Día-Mundial-de-los-Océanos

Los astronautas aseguran que nuestro planeta, visto desde el espacio, es azul. Los grandes océanos le dan ese color. Mares, ríos, lagos… El agua ocupa las tres cuartas partes de la superficie de la Tierra.

Una quinta parte de la tierra firme también está cubierta por agua sólida, hielos polares y nieves eternas en la cumbre de las montañas. Y una buena mitad de la tierra está envuelta en nubes, formadas por vapores y pequeñas gotas de agua.

El agua es la sustancia más asombrosa del planeta. Otros elementos se contraen al enfriarse, y el agua no porque se dilata. Y esta curiosa propiedad es la que permite que el hielo flote. Si fuese al revés, el hielo se iría al fondo, los océanos se congelarían y la Tierra acabaría pareciéndose a una inmensa bola de nieve.

Los océanos son acumuladores térmicos. De día, absorben los rayos solares. Y de noche, los devuelven, calentando así la atmósfera que nos rodea. Los océanos son como la piel del mundo. El frío cósmico ya hubiera penetrado en nuestra casa planetaria si no estuviera bien protegida por los mares.

Una inmensa piel azul, un abrigo de agua, envuelve y cuida de todos los seres vivos. Pero la piel azul del mundo tiene manchas, desgarrones. Cada vez se ensucia más. Plásticos, latas, vidrios, llantas, derrames de petróleo, aceites usados, relaves de minería, venenos agrícolas, todo va a parar al mar.

Desde los años de la Revolución Industrial, hemos utilizado los océanos como vertedero de desechos químicos, incluso radioactivos. En el fondo de los mares, hay en este momento decenas de miles de barriles con sustancias como plutonio o mercurio.

El hogar de los peces, desde el invisible plancton hasta el colosal tiburón ballena, la morada de los corales y las algas, el mundo azul de las tortugas y los delfines, se ha convertido en una cloaca gigante, un enorme basural.

Hasta ahora, los científicos han identificado alrededor de 250.000 especies marinas, pero más del 80% del océano aún está sin explorar y los investigadores estiman que 9 de cada 10 especies oceánicas aún no se han clasificado.

Globalmente, alrededor del 15% de la proteína que comemos proviene de los mariscos. Con una población humana en crecimiento y el desarrollo de tecnologías de pesca a escala industrial, ahora se consume el doble de mariscos que en 1970.

La pesca comercial ha llevado a que más del 90% de las poblaciones de peces marinos se pesquen por completo.

El exceso de pesca tiende a matar peces más grandes y reduce las tasas de reproducción, agotando aún más las poblaciones de peces.

También amenaza a los cientos de millones de personas que dependen de la pesca para obtener sus alimentos e ingresos.

Cuando pensamos en los riesgos para la salud pública, es posible que no pensemos en el océano. Sin embargo, cada vez más, la salud del océano está ligada a nuestra salud. Algunos pueden sorprenderse al saber que organismos descubiertos a profundidades extremas se utilizan para acelerar la detección de COVID-19, y lo que podría ser aún más asombroso, que este es un ecosistema que podría dar una solución a la humanidad.

El daño que estamos haciendo a nuestros océanos también amenaza nuestra existencia. La vida no podría existir sin los océanos, pero son ecosistemas bajo amenaza. La situación puede parecer sombría, pero no es demasiado tarde para hacer la diferencia.

Innovación para un océano sostenible”, es el lema de esta efeméride ambientalista. La innovación, relacionada con la introducción de nuevos métodos, ideas o productos, es un término dinámico y fundamentalmente lleno de esperanza.

En el Día Mundial de los Océanos, celebremos nuestros mares y por qué necesitamos protegerlos, ahora más que nunca salvemos la piel azul del planeta.

Fuentes e Imagen: Varios sitios en Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...