Caibarién y el Turismo: El camino lo abrió Fidel

Cuando Fidel concibió el desarrollo turístico de la cayería nordeste de Villa Clara, asiento de excelentes playas, parecía un sueño, mucho más porque la obra pionera, el Pedraplén de Caibarién a Cayo Santa María, comenzó a realizarse a las puertas del mismísimo período especial.

Esa carretera resultaba imprescindible para empezar, después, la magna obra de crear la red hotelera y toda su infraestructura.

Tuve el privilegio de reportar para estas páginas el inicio, avance y terminación del impresionante vial marítimo de 48 kilómetros, hecho con una esmerada calidad técnica y de respeto al medio ambiente, que mereció el Premio Internacional Iberoamericano Puente de Alcántara, instituido por la Fundación San Benito.

Lo que percibió aquel día el Comandante en Jefe es, desde hace tiempo, una realidad que hasta ahora se resume en una red hotelera con más de 10 000 habitaciones, repartidas en los cayos Las Brujas, Ensenachos y Santa María, de una rica flora y fauna, hábitat de gaviotas, flamencos rosados, lagartos, iguanas y cangrejos.

Fidel predijo que iba a ser uno de los lugares emblemáticos del turismo cubano, de influencia para el desarrollo de Villa Clara y el país, en momentos en que sus palabras parecían una quimera en medio del período especial.

Tomado de: El polo turístico que vislumbró Fidel/ Nelson García Santos

Foto tomada de Archivos históricos CMHS

Yudith Delgado

Yudith Delgado

Periodista, guionista y directora de programas radiales. Amante de mi familia y de Caibarién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...