Vilma, sonrisas de mujer (+Audio)

Una joven delgada y sonriente en el corazón de la Sierra. Así podría escribirse al pie de una antigua fotografía, que quiero describir con palabras, no porque lo amerite su calidad artística, sino porque resume un pedazo de la Historia Cuba.

La muchacha de la fotografía tiene aproximadamente veintiocho años. Viste solamente un uniforme verdeolivo, el mismo que identificaba a los hombres de la Sierra Maestra.  Colgado en su brazo izquierdo, un bolso pequeño, el que luego sustituiría definitivamente por el fusil de combate.  En el hombro, un brazalete del movimiento 26 de julio. Un símbolo que llevaba con muchísimo orgullo, pues era ya eficaz coordinadora del movimiento clandestino de Oriente con el territorio del Frente Oriental. Cubriendo parte del cabello, una boina, que resaltaba la sencilla belleza de esta mujer cubana.

La muchacha de la foto es Vilma Espín. Es fácil reconocerla, porque está en la instantánea el denominador común de todas las que le tomaron a esta santiaguera antes y después. En cada una, la delata una sonrisa. Mirando otras fotos, a propósito del cercano aniversario de su muerte, hallé el mismo dibujo de felicidad que de imagen en imagen cuentan la historia de esta mujer.

Junto a Celia Sánchez aparece retratada Vilma en la Sierra, con una rosa blanca en el cabello, símbolo de cuántas alquimias dejaron las cubanas del Ejercito Rebelde. La sonrisa de Vilma también junto a Raúl, con el fusil en brazos dispuesta a defender la Patria.

Las fotos más antiguas la muestra en una marcha de la Universidad de Orienta, donde se graduó como Ingeniera Química y donde se comenzó a forjar la revolucionaria.

Tras el cincuenta y nueve fueron muchas las fotos de Vilma que ocuparon las planas de las publicaciones cubanas, porque estuvo siempre en la primera línea de la Revolución, En todas, otra vez, su sonrisa, cómplice de la obra que construyó Vilma Espín. Sonriente aparece en las instantáneas de los primeros pasos de su Federación de Mujeres Cubanas, y sonríe junto a Fidel en la clausura del Tercer Congreso. Sonríe Vilma acompañando a las familias que atendían los diferentes programas de la organización femenina, y la Comisión Nacional de Prevención y Atención Social, y la Comisión de la Niñez, la Juventud y la igualdad de derechos de la Mujer, de la Asamblea Nacional del Poder Popular, que presidió por muchos años.

Podríamos contar la historia del país a través de las fotos de Vilma, y hablar de logros con sus sonrisas, por eso cada espacio donde se respira la fuerza femenina, está la imagen de esta cubana, Heroína de la República de Cuba, que inmortalizó con su obra su mejor sonrisa de mujer.

Foto tomada de Internet

Yudith Delgado

Yudith Delgado

Periodista, guionista y directora de programas radiales. Amante de mi familia y de Caibarién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...