Crónica: Una Historia sobre Camilo

…Camilo por el grande, el del pueblo, el hombre de la Sierra, de Yaguajay, de los Cienfuegos. Y el que dejo en Zulueta historias como estas, tan cercanas…

Amigos de la escuela, vecinos, conocidos. Muchos hombres que antes y después del cincuenta y nueve cubano, se han llamado Camilo. El de los Cienfuegos, que eternizó desde la Sierra su sonrisa, que vino a esparcirla en la invasión a sitios muy cercanos, me ha devuelto más de una vez anécdotas contadas en familia.
Cuando los sobresaltos de una toma militar a Zulueta, mientras Camilo entraba con su tropa y la certeza del que lucha por su pueblo, en la misma casa donde mis abuelos se conocieron, se casaron, me adoraron, nacía otro Camilo.
Aunque discuten por cada detalle, perdonable a sus más de ocho décadas, mis ancestros hablan de alborotos, de protección, de Dalia, la embarazada, la que Alejandro, en medio del combate en la ciudad de los Molinos, trajo a la casa del gallego más bueno del puebloRecuerdan una mesa que sirvió de protección ante el miedo al zumbido de los aviones y las balas. Hablan de la noche, de la oscuridad, de la ausente luz eléctrica. De un viaje a buscar a la partera…Hablan, y aunque no se ponen de acuerdo en los detalles, coinciden en las sensaciones. El miedo, la expectativa, el orgullo del cubano que protegió en su morada a los más necesitados. Cuentan de dolores de parto, de la comadrona dando indicaciones, del apagón todavía…y de dar a LUZ… Hablan del llanto, de las lágrimas, de la declaración verbal de una inscripción de nacimiento…Dalia, la embarazada, se hizo madre bajo la mesa de mis abuelos, parió con los dolores del parto y la banda sonora de la liberación del pueblo. Agradeció la protección, el riesgo, desde su modo más humilde. Su hijo se llamó, desde el instante mismo del complicado nacimiento. Alejandro Camilo. Alejandro, dicen, por mi abuelo…Camilo por el grande, el del pueblo, el hombre de la Sierra, de Yaguajay, de los Cienfuegos. Y el que dejo en Zulueta historias como estas, tan cercanas. Mis abuelos no saben dónde está ahora Alejandro Camilo, que nació en diciembre del cincuenta y ocho bajo el mismo techo donde ellos vivieron más de cincuenta años. Pero tiene la historia atesorada, que yo me permití compartir, porque creo que seguirán naciendo Camilos en Cuba.

Alejandra Rojas

Alejandra Rojas

Periodista, locutora y guionista en la emisora Radio Caibarién

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...