Cubadebate y Ocean Sur convocan al III Concurso de Microrrelato

Cubadebate y la casa editorial latinoamericana Ocean Sur convocan a la tercera edición de nuestro Concurso de Microrrelatos, que desde 2017 este sitio web dedica al advenimiento de la Feria Internacional del Libro en Cuba.

¡Participa! Demuestra en un relato corto tus capacidades como poeta, guionista o narrador. Los tres primeros lugares ganarán una colección de libros, cortesía de Ocean Sur, los tres textos que compilan los artículos más destacados de Cubadebate que presentamos en nuestro aniversario 15, y la oportunidad de publicar su obra en este sitio web.

Si quieres ser el ganador, solo tienes que escribir un texto, que no exceda los mil (1 000) caracteres (sin espacios), que nos permita descubrir al escritor que eres. Inspírate y echa a volar tu imaginación, escribe un poema, un cuento, una décima, el inicio de una novela o testimonio…

Deja tu microtexto como un comentario en esta entrada, el plazo de admisión vence el jueves 7 de febrero, el día que iniciará la XXVIII Feria Internacional del Libro de La Habana.

El jurado estará integrado por reconocidos escritores y periodistas cubanos. Nos comunicaremos con los ganadores a través de la dirección de correo electrónico que escriban al enviar el comentario con su obra.

Ocean Sur y Cubadebate quieren premiar a los amantes de las letras con este concurso dedicado a la microliteratura.

Tomado de Cubadebate.

Ernesto Hernández Palencia

Ernesto Hernández Palencia

Ernesto Arsenio Hernández Palencia: periodista, fotoreportero, Ingeniero Civil. Amante de mi familia y de Cuba.

7 comentarios sobre “Cubadebate y Ocean Sur convocan al III Concurso de Microrrelato

  • Avatar
    el 3 febrero, 2019 a las 6:56 pm
    Permalink

    Era las dos de la mañana de una noche de verano. La brisa marinera abrazaba un momento eterno en el que tanto Cornelius como Esperanza danzaban con un manto estrellado como telón de fondo. El mar, embravecido habitualmente en esa franja horaria, había cesado en su agitada tarea diaria para convertirse en un testigo silencioso del amor juvenil. Ese que era tan indolente, hormonal y frenético como la propia vida de los protagonistas. Él, un imberbe chico menor de edad, se dedicaba a la pesca en alta mar mientras que ella, una mujer temperamental de 18 años, aportaba ayuda a su familia despachando tras el mostrador de una tienda de venta de artículos turísticos. Llevaban en secreto su relación porque sus respectivas familias se odiaban. Ambos, frente a frente, se declararon amor eterno antes de lanzarse, de la mano, por el acantilado que escupió al océano los cuerpos de los dos enamorados.

    Respuesta
  • Avatar
    el 5 febrero, 2019 a las 4:14 am
    Permalink

     

    El violador

    Tuvo tiempo de terminar antes de escuchar el rumor de los macheteros. Se fue calmado; detrás, en medio del cañaveral, quedó la niña. La tierra seca absorbía la sangre.

    Respuesta
  • Avatar
    el 5 febrero, 2019 a las 4:19 am
    Permalink

    Envidia

     ¡La envidia es un sentimiento pernicioso que debe extirparse de nuestra sociedad! afirmó el rey en la redacción de la nueva Legislación.

    En los días posteriores, para comenzar lo dispuesto, se desempolvó la vieja máquina y ante el aplauso de las poco agraciadas, rodaron las cabezas de todas las mujeres hermosas.

    Respuesta
    • Ileana Fernanda
      el 5 febrero, 2019 a las 5:01 pm
      Permalink

      César David, está bello tu relato pero para que lo publiquen debes escribir a http://www.cubadebate.cu, nosotros solo promovimos la información

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...