Prefiero las paradas martianas

Yo prefiero las paradas martianas. Prefiero las paradas martianas, porque aún sabiéndolo de mármol, tal vez frío, callado y esculpido, ellos no dudan que les sonríe y que les invita a que nunca pierdan la fantasía.
Y  por eso vienen a Él cada 28 de enero convertidos en el Camarón Encantado, Pilar, Don Pomposo, o simplemente con una flor en la mano para el hombre de la Edad de Oro.

Es un espectáculo fascinante que  envuelve a todos, que no necesita convocatoria, ni reclamo de colaboración, porque el educador con manos de Ada le pone el corazón para que su Nené Traviesa sea la más bella, la mamá quiere que su niño luzca como  Meñique, y la tía le da vida a la Muñeca Negra de trapo, en una emulación natural y sin garras, donde siempre gana la ternura.

Prefiero las paradas martianas porque para eso les dejó el Maestro esos personajes fantásticos que tanto anhelan que ellos le dan vida cada enero y los ponen a caminar por las calles de Caibarién.

Prefiero para el Apóstol las paradas martianas, porque ellos, los que saben querer, cada 28 de enero lo sacan del mármol.

José A. Zuloaga Martínez

José A. Zuloaga Martínez

Profesional con más de 30 años de experiencia en los medios, Periodista, Guionista y Director de Programas. Ha incursionado en la Radio, la TV y el Ciberperiodismo. Multipremiado en eventos del ICRT, la UPEC y otras instituciones cubanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...