El hechizo del teatro

Una máscara, un bastón y el camino por el tablado donde mis palabras dan fuerza a una historia fascinante, me revuelvo en la trama, la música aterradora.

Un hechizo indica que ya sucederá lo que espero, el desenlace es inminente…el silencio del final premeditado, el estallido de las palmas me hace regresar.

Es el teatro, ese gigante de la imaginación que hace vivir momentos inolvidables a muchos artistas y aplaudir a los amantes del arte… pero entre bastidores no es tan fácil, el producto artístico demanda sacrificios, horas y horas de ensayo, creatividad desmedida, esfuerzos físicos y muchas cosas más que no son percibidas por los espectadores desde sus lunetas.

Sin embargo la seducción del teatro te hace olvidar el precio y vuelves a la carga una vez más, al trabajo de mesa, armas y desarmas el andamiaje imprescindible, mientras la mayoría desconoce el trasfondo de alegría ligada al dolor de no poder entregar lo mejor por diversas razones y eso tampoco lo sabe nadie, ni siquiera los más cercanos, porque  los que aman el teatro, solo les interesa subir al tablado, caminar sobre él con una máscara, un bastón, para con sus palabras dar fuerza a esa historia fascinante y recibir tras el desenlace inminente el tributo de su público…los aplausos, para sellar el hechizo del teatro.

Yudith Delgado

Yudith Delgado

Periodista, guionista y directora de programas radiales. Amante de mi familia y de Caibarién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...