Martí renace en los sellos de correo

sello_centenario martiCuando pequeña aprendí de mi abuela una singular práctica de aprehender la historia. En un cuaderno azul, muy pequeño, y bien encuadernado, como sólo los libros antiguos eran, descubrí entre estampillas efemérides, deportes y hasta aves endémicas.

Por aquel entonces desconocía los enredos de la filatelia, que a mi abuela entretenían en sus ratos de ocio, pero fue desde sus sellos que conocí de otro modo a Martí.

Y ahora, descubro que Martí no aparecía sólo en aquel pedacito de papel singular dentro del libro azul.

Escudriñando en las letras digitales de la Federación Filatélica Cubana, comprobé que la figura del Apóstol   se ha reproducido a través de variedades postales en Cuba en más de un centenar de ocasiones. Y me interesó  esta manera de evocarlo.

Desde un entero postal que circuló en 1904, que convirtió al Maestro en el primer cubano mostrado en la filatelia de la Isla, hasta las tarjetas postales que hace poco celebraban otro aniversario del Triunfo de la Revolución,  llega Martí a nosotros.

Curioso quizás el hecho de que en las series temáticas, el sello con la imagen de José Martí resultara el de menos valor, pero con la intención de que fuera el de mayor circulación.

sellos-Marti-por el mundo

Nació otra vez Martí en el sello cancelado el 28 de enero de 1959, homenaje de la Revolución naciente a quien a ella entregó tantos sueños e ideas. Y volvió a nacer una y otra vez en sellos postales, hojas filatélicas, tarjetas o matasellos. Y se multiplicó en la filatelia universal adornando estampillas de El Salvador, Dominicana, Colombia, Alemania, la URSS, China, España, entre otros países.

Y entonces, después de detenerme en su figura desde la historia postal cubana, me place, este 28 de enero recordar a Martí desde aquel sello que celosamente guarda mi abuela en su singular libro azul maravillosamente encuadernado.

Imágenes tomadas de Internet

Yudith Delgado

Yudith Delgado

Periodista, guionista y directora de programas radiales. Amante de mi familia y de Caibarién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Captcha loading...