¿Villa Blanca y cangrejeros?

Dos elementos curiosos distinguen a la ciudad de Caibarién entre los que la conocen: el calificativo de Villa Blanca y el apodo de sus  habitantes quienes responden si los llamas cangrejeros.

Nadie se cuestiona en el pueblo uno u otro apelativo, allí se nace con esos motes y representan parte del orgullo de sus pescadores, de los niños y hasta de los visitantes que tienen el privilegio de conocer sus peculiares bellezas.

A la entrada de la ciudad un cangrejo de proporciones descomunales da la bienvenida al transeúnte que se aventura por estos predios.

Para ver a los cangrejeros y su Villa Blanca hay que venir a Caibarién, no vale con ir de pasada a Cayo Santa María, pues desde algún tiempo una vía rápida sustituyó el antiguo paseo por el pueblo.

Inauguración de la escultura de Gelabert

La figura de Gelabert rinde tributo al pseudónimo y no al revés, dicen que los caibarienenses se ganaron el distintivo por la cantidad de cangrejos moros que habitaban en sus costas y que por muchos años constituyó una fuente
primaria de pesca.

Cangrejo moro

Y cuando la especie amenazada por desaparecer no fue tan abundante, por la explotación indiscriminada o por efectos de cambios ambientales, lo de cangrejeros quedó avalado, ahora gracias a un pariente del moro que vive en la tierra y es ingrediente principal de algunos platos típicos de la zona, “el cangrejo de la tierra“.

Cangrejo de la tierra

En lo que respecta a la Villa Blanca, nadie puede precisar, con exactitud, desde cuándo comenzó a coexistir con el nombre de Caibarién, algunos lo remontan a la lejana fecha de 1832, o quizás un poco antes.


Los historiadores más versados aseguran que se debe a los colores claros que cubrían las edificaciones de antaño, al relleno inicial de las incipientes calles, un polvo de roca caliza tan blanco, que las hacía brillar a la luz del sol; o al tipo de piedra, llamada laja, utilizada en el piso de cada portal.

Sin embargo, más allá de especulaciones o inventivas populares, Caibarién se distingue en el centro de Cuba por el olor a mar perenne en la brisa y por su gente que no duda en presumir de su doble condición de cangrejeros de
la Villa Blanca.

Ileana Fernanda

Ileana Fernanda

Redactora Reportera de Prensa y Directora de Programas Informativos desde el año 1998. Hace ocho años dirige el Sitio Web de la CMHS Radio Caibarién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Captcha loading...