La construcción de viviendas es una prioridad para el Gobierno cubano

 

Hasta octubre del 2018 se habían dejado de ejecutar en el país poco más de 379 millones de pesos otorgados por concepto de subsidios. Teniendo en cuenta las tensiones financieras con que opera la economía cubana y los esfuerzos que realiza para mantener un programa de esta naturaleza, de marcado carácter social y humanista, ¿cómo podemos permitirnos tales incumplimientos? ¿Qué medidas han de tomarse para resolver estas problemáticas?

Esas interrogantes, para las cuales no están hoy todas las respuestas, animaron el debate entre los miembros de las comisiones de Asuntos Económicos e Industria, Construcciones y Energía, quienes conocieron, este lunes, sobre los resultados de la fiscalización del programa de construcción y rehabilitación de viviendas, la entrega de subsidios y la producción local de materiales.

El diputado Oscar Hung Pentón, presidente de la comisión de Asuntos Económicos, explicó que, en materia de subsidios, los mayores montos de inejecución se concentran en las provincias de Holguín, Granma y Pinar del Río.

Entre las causas fundamentales, de acuerdo con el informe presentado, figuran las entregas tardías de financiamiento, la no preparación de expedientes y la morosidad de los subsidiados para presentarse al Banco.

En el 2018, puntualizó, el otorgamiento de subsidios ha sido lento, motivado por la no realización de convocatorias en la primera etapa del año, demoras en la aprobación y asignación de recursos por los consejos de administración municipales, así como por contratos mal confeccionados.

De igual forma, el diputado Santiago Lajes Choy, presidente de la comisión de Industria, Construcciones y Energía, informó que, con el propósito de verificar el cumplimiento del Programa de la Vivienda, los diputados visitaron 65 municipios en 13 provincias del país.

Lamentablemente, la lista de problemáticas, que es mucho más extensa, toca varios puntos:

– La producción local de materiales no satisface las necesidades crecientes de la población.

– Existen irregularidades en la calidad.

– Inestabilidad en los suministros de balance nacional.

– Incumplimiento de los cronogramas de ejecución del programa inversionista de la vivienda.

– La rehabilitación integral de edificios, impermeabilización y remodelación de cuarterías muestra muy baja ejecución.

– No existe un control sistemático a los subsidios otorgados.

– La poca disponibilidad de ventanas y puertas, vigas de techo, áridos, acero y cubiertas pesadas afecta la terminación de las obras de subsidio.

Ante estas insuficiencias, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, miembro del Buró Político y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, insistió en la responsabilidad de los gobiernos, a nivel provincial y municipal, con la solución de los problemas, independientemente de la labor que le corresponde al Ministerio de la Construcción (Micons).

En la entrega de subsidios falta control y sistematicidad en la base, advirtió Esteban Lazo Hernández, miembro del Buró Político y presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Ante cada problema, hay que buscar las causas; y hay que cambiar los métodos de trabajo: en la construcción de viviendas deben participar el pueblo y los organismos, y el programa de producción local de materiales sigue siendo un pilar básico.

En ese sentido, el titular del Micons, René Villafaña, valoró que, de forma general, la producción local de materiales no anda bien. «Hemos ido creciendo, pero no lo suficiente. Algunos municipios producen mucho de algunos renglones y se quedan detrás en otros, y la orientación es hacer una vivienda diaria por municipio, una vivienda integral».

En cuanto a los subsidios, subrayó, urge implementar métodos diferentes: hay que ponerles «padrinos» a los subsidiados, que los orienten, los asesoren con el uso del financiamiento… Se trata de un tema a atender con alta prioridad.

ALGUNAS ACCIONES PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE LA POLÍTICA DE LA VIVIENDA:

– Se actualizaron los planes generales de ordenamiento territorial y urbanísticos.

– En el desarrollo total de la producción local de materiales, de las 423 minindustrias a crear, se han activado 286, aún sin el equipamiento completo.

– Al cierre de noviembre, el 95 % de las viviendas del plan 2019 tienen microlocalización y el 79 % licencia de construcción.

– Se aseguran los materiales del balance nacional para el cumplimiento del plan 2018 y del 2019, ascendente este último a más de 32 000 viviendas.

– Se avanza en la incorporación de fuerza de trabajo.

– Se controla y fiscalizan las acciones relacionadas con la Política de la Vivienda al más alto nivel.

De forma general, la producción local de materiales de la construcción aún resulta insuficiente.

Tomado de Granma

Ernesto Hernández Palencia

Ernesto Hernández Palencia

Ernesto Arsenio Hernández Palencia: periodista, fotoreportero, Ingeniero Civil. Amante de mi familia y de Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...