Jamás pondremos nuestra dignidad en venta

Todo estaba previsto. Como se dice en «buen cubano», era una «jugada cantada». Jair Bolsonaro ya recibió la felicitación del gobierno de Donald Trump por haber interrumpido la presencia de los médicos cubanos en Brasil y ahora, este viernes, podrá abrazarse con el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton.

«Sin duda tendremos una conversación productiva y positiva a nombre de nuestras naciones», tuiteó Bolsonaro.

Días antes, la subsecretaria norteamericana de Estado para asuntos del ­Hemisferio Occidental, Kimberly Breier, calificó el actuar de Bolsonaro respecto a los médicos cubanos como «bueno».

La alianza –declarada– ya estaba pactada, y no por casualidad al nuevo mandatario del gigante sudamericano se le ha llamado como el «Trump brasileño».

No puede asustar a nadie que Washington apoye a este personaje, exmilitar que criticó a la dictadura brasileña por torturar en vez de matar a los prisioneros. Años atrás Estados Unidos fue el mayor impulsor de los gobiernos fascistas que imperaron en América del Sur. Todavía se recuerda hoy la tenebrosa operación Cóndor, orquestada por la cia, que mató y desapareció a miles de ciudadanos latinoamericanos.

Bolsonaro, el hombre que ahora es capaz de dejar sin médicos y desprotegidos de planes de salud a millones de sus conciudadanos, no estudió nunca ni una breve historia de Cuba y Latinoamérica. No fue capaz de percibir que los galenos cubanos fueron a su país, no por pago ni prebendas, sino a salvar vidas, a curar enfermos, sin que importara la raza a la que pertenecen, ni su afiliación política. Más bien haciéndose parte de ellos, como una familia.

En las reseñas biográficas que aparecen en las redes sobre Bolsonaro hay una que lo tilda de «pasar por loco, histriónico». El hombre que propuso el fusilamiento de los militantes del Partido de los Trabajadores de Brasil. El que insultó a una diputada de dicho partido, asegurando que «no merecía ser violada por fea».

Ese es el presidente que tendrá Brasil a partir del 1ro. de enero próximo.

Hoy 27 de noviembre, cuando Cuba recuerda el fusilamiento de ocho estudiantes de Medicina por parte de las fuerzas de ocupación española, llegue a Brasil, a su pueblo, el mensaje de los médicos y el pueblo cubanos de que seguiremos curando personas y salvando vidas, allí donde se reclame nuestra labor solidaria, pero jamás pondremos nuestra dignidad en venta.

José A. Zuloaga Martínez

José A. Zuloaga Martínez

Profesional con más de 30 años de experiencia en los medios, Periodista, Guionista y Director de Programas. Ha incursionado en la Radio, la TV y el Ciberperiodismo. Multipremiado en eventos del ICRT, la UPEC y otras instituciones cubanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Cargando Captcha...