A Carilda (+Audio)

carilda-oliver-cubaRecuerdo bien como llegaron a mí por primera vez los sensuales versos de Carilda. Fue de la mano de una profesora brillante que impartía literatura en secundaria. En un aula de adolescentes inquieto se logró el difícil silencio, cuando ella declamó “Me desordeno amor, me desordeno”. Porque quién no ha escuchado alguna vez esos versos, incluso, de la propia voz de la matancera, con su propia manera enamorada de decir las cosas, y quién, al escucharlos, no se ha reconocido en las palabras.

Desde entonces conocí   todos sus libros, su prosa desenfadada en el volumen “Con tinta de ayer”, su derroche de cubanía en “Los huesos alumbrados”, sus encendidos versos en “Prometida al Fuego”. Para los amantes de la literatura Carilda fue la puerta principal a la poesía, con una creación que no se complejizaba en acertijos, sino que hacía gala de lo humano, de lo carnal, de lo sencillo y auténtico del sentimiento.

Hija eminente de la Atenas de Cuba, ganadora de Concursos Nacionales e internacionales, la poetisa hizo sentir sus versos en los mejores escenarios de la literatura hispana. Cuando apareció incluida en la antología de Cintio Vitier “Cincuenta años de poesía cubana” y en “Las mejores poesías de amor cubanas”, de la Editorial Laurel en España, quedó claro el lugar alcanzado por la autora.

Con su inolvidable “Canto a Fidel” quedó también claro que su persona y su creación artística, estarían por siempre ligadas al destino de este pueblo. Y su consolidación como una de las poetizas cubanas más prominentes, no le impidió participar en la campaña de alfabetización de todo el pueblo, que vino con la Revolución. Mientras que en España Carilda era publicada en “Poetas: poemas sociales, humanos y eternos” y en “Poesía cubana contemporánea” la autora en Cuba enseñaba las letras del abecedario desde cero.

Así Carilda fue durante toda su vida un pilar del quehacer literario en Cuba; jurado del premio Casa de las Américas; del galardón “Julián del Casal” de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba; así como representante de su país en eventos literarios como Bulgaria, España y Venezuela.

Decir que sus poemas se encuentran hoy traducidos al inglés, francés, italiano, ruso, búlgaro y rumano, es dejar claro que los versos de Carilda traspasaron las fronteras de una creación localista para llegar a ser poesía universal, poesía para disfrutar, para sufrir, para sentir.

Pero no basta con reconocer los versos “Me desordeno amor, me desordeno” pues, aunque Carilda ya no los declame, sus libros seguirán al alcance de todos, su legado en las letras cubanas y universales, ha quedado tatuado para siempre en sus lectores y listos para que, aquellos que quieren encontrarse en la poesía extiendan la mano y conozcan algún libro de Carilda.

Le proponemos escuchar esta crónica de la periodista Jennifer Martínez Córdova

 

Fotos tomadas de Internet

Yudith Delgado

Yudith Delgado

Periodista, guionista y directora de programas radiales. Amante de mi familia y de Caibarién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Captcha loading...