Toscano y el Mar, el infinito viviente (+Video y fotos)

Tengo ante mis ojos una obra, regalo de ese amigo que ya no está. Es un cangrejo, símbolo de mi terruño y también el de él, nuestro “rinconcito pesquero, Caibarién soñador” al decir del compositor Pedro Julio Salado.

El cangrejo se yergue desafiante, con sus potentes muelas al aire trata de defenderse. Seguro que dará su vida peleando por la propia vida. Pero el cangrejo tiene, a pesar de su realismo agresivo, un ambiente evidentemente surrealista que nos recuerda el fondo del mar, el movimiento de las algas y del sargazo ante el fluir de las olas y la resaca. Y esa es una constante en la obra de Pablo Toscano.

Aquella lejana vez, agosto de 1986, en que me pidió que hiciera las palabras de inauguración a una exposición suya en la Academia de Artes Plásticas de Caibarién, recuerdo que cuando vi las más de cuarenta obras, una nostalgia de infancia se me hizo vívida y por eso comencé mi breve texto con la frase del Capitán Nemo, aquel genio de “Veinte mil leguas de viaje submarino” de Julio Verne; y lo hice, porque Toscano era eso, un nuevo y talentoso Capitán Nemo inmerso en su mundo submarino, razón de su existencia y por lo tanto de su obra.

Nemo, en su extensa conversación con Aronax, decía: “… el mar lo es todo… su hálito es puro y vivificante. Es la grandiosidad del desierto en el que el hombre no está jamás solo, porque nota la palpitación de la vida a su alrededor. El mar es el vehículo de una vida sobrenatural, y maravillosa; es movimiento y amor, es el infinito viviente…”

Toscano que había nacido en 1940, cursó estudios en la escuela de Artes Plásticas “Leopoldo Romañach” de Santa Clara y luego en la Academia de san Alejandro donde se graduó en 1963.

A pesar de su temprano fallecimiento tuvo una vida creativa muy activa.

Realizó 15 exposiciones personales en Cuba y 4 en el extranjero. (Una en Rusia, una en Bulgaria y dos en Venezuela)

Participó en más de cien exposiciones colectivas en Cuba y más de cien en el extranjero, en países como Alemania, Japón, Francia, Suecia, México, Finlandia, Dinamarca y Polonia entre otros.

Concibió y realizó ocho murales, de ellos uno en Venezuela.

Obtuvo varios premios en Salones del Humor y el Premio Nacional de Caricatura.

Fue director artístico del Semanario Palante y de la revista Transporte.

Fue miembro fundador del grupo Origen y miembro de los grupos Antillano y Equipo Múltiple.

Era miembro de la Asociación de Artes Plásticas de la UNEAC y de la Asociación Internacional de Artistas Plásticos.

Siempre se ha dicho que el arte, es verdaderamente arte, cuando logra trasmitir al espectador toda la emoción, todo el sentimiento que el artista ha puesto en el momento creativo y al ver la exposición retrospectiva de este auto, de nuevo pude cerciorarme de esa trasmisión de la emoción, de la “palpitación de vida” y el movimiento perpetuo que tiene toda la obra de Toscano, no importa si aborda temáticamente orishas femeninas, o una pareja de novios, quizás un gallo o las tres gracias en una suerte de caricatura, en todas está presente el movimiento, el “movimiento y amor” del Capitán Nemo y es ese el recorrido constante del artista por muchas leguas de un viaje submarino que a mi se me ocurre que es el mismo,  una especie de ritornello, porque Toscano nunca  dejará de navegar por el lecho marino del litoral de Caibarién.

De su obra…una muestra

 

 

Edición web: Yudith Delgado/ yudith@cmhs.icrt.cu

Fotos y video tomados de Internet

Emilio Comas Paret

Emilio Comas Paret

Escritor y periodista cultural, con diez títulos publicados, galardonado con varios premios nacionales y dos menciones internacionales. Nacido en Caibarién en el 1942 y miembro de la UNEAC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Captcha loading...