Gracias por ser tan grande

caturla 1“Carpentier lo dice, que nunca en su vida había dado con una persona tan inteligente como él. No conocía una cosa y hablaba contigo con un conocimiento tremendo como si supiera de eso, estaba muy adelantado a su época; y musicalmente te lo digo así, no he conocido famoso como él, no porque sea mi papá, no…yo he leído la música de grandes genios, pero él era increíble… increíble…increíble. Su música es muy difícil, pero cuando se oye bien te das cuenta que es la esencia de lo cubano y lo afrocubano que tiene…ese era Alejandro García Caturla”….Así habla de su padre el reconocido director de orquesta Francisco García Caturla.

La música afrocubana es fuego, sabrosura y humor, es almíbar, sandunga y alivio. Como un ron sonoro que se bebe por los oídos que en el letrado iguala y junta la gente, y en los sentidos dinamiza la vida…Amores de la guitarra española con el tambor africano, engendro mestizo.

El Licenciado Rafael Farto Muñiz, ya fallecido y otrora historiador de la ciudad de Remedios refiere: “Bueno, Alejandro García Caturla nace en una familia donde ya existía una tradición artística musical, desde muy pequeño comenzó a recibir clases con destacados profesores de música de la localidad, entre ellos María Montalván que le impartía clases, sin embargo cualquiera de los grandes maestros ha recibido clases de música”… “y a veces decimos, bueno y por qué Caturla se inclina a lo afro, creo que hay algo esencial en ese sentido, y voy a referirme entonces a una persona que es definitoria en lo que Caturla hizo nuevo, es decir su gran mérito musical de llevar lo afro a la orquesta sinfónica, y quiero mencionar entonces a su nana, a su manejadora, la persona que desde niño lo estuvo atendiendo en toda su crianza, ella desde muy pequeño le cantaba al oído para arrullarlo los cantos lucumíes que había escuchado de sus ancestros, y ya un poco más grandecito Alejandro trataba, como decía ella de llevar en el piano con sus deditos los ritmos que escuchaba de su voz, y hablo de Bárbara Sánchez por la importancia que tiene en este sentido en cuanto a que llevó su música afro a esta orquesta sinfónica, pero fue quién también lo hizo escuchar por primera vez la música de un bembé, de un toque de santos  en Remedios…Bárbara Sánchez lo llevaba al coro de la iglesia donde cantaba también con fray Pedro Bardero, un ilustrísimo señor que dirigió el coro de la iglesia muchos años, un fraile, pero luego lo hacía escuchar música negra”

Este genio de la cultura cubana nació el 7 de marzo de 1906, y se encargó de que la música negra y blanca se maridaran. Fue el artífice de hermanar el son y el minué, la comparsa y la giga, la guajira y el vals, el bembé y el poema sinfónico, la rumba y la forma sonata.

Apenas con 14 años, Alejandro García Caturla fue discípulo del reconocido músico cubano Pedro San Juan, era el preámbulo de la proyección internacional  de su obra como lo asegura Helio Orovio, autor del Diccionario de la música cubana quién narra… “…y a fines de los años veinte, en Paris con Nadia Boulanger que lo consideró un músico de gran talento, con una gran vocación, un músico con dotes excepcionales, esto le posibilitó que en 1929 ya había compuesto una obra de gran madures Tres danzas cubanas para orquesta sinfónica, que fue ejecutada esa obra en un festival sinfónico Iberoamericano en Barcelona. Poco después Caturla hace una obra que es fundamental también su catálogo, en el 1938, crea Obertura cubana, que gana precisamente  un premio de música que se otorgó en ese año”

Las músicas mulatas se dan en Cuba como las palmas reales, y son creaciones exclusivas del genio de su pueblo. La policromía de las sonoridades de la música de Caturla están unidas al tronco musical de su nación, por eso Zenaida Romeu, directora de la Camerata Romeu fue al encuentro de esa raíz… la música de Caturla, yo creo que hay un antes y un después de Roldán y Caturla, ellos marcaron una nueva etapa en la música cubana, en la música sinfónica, mostrando un camino muy rico que era el afrocubanismo, que no se había explotado en ese medio hasta ese momento. Así que él con sus experiencias, con ese sonido que tiene, con esa voluntad de hacer la música contemporánea, con esos conocimientos que obtiene de los músicos, con sus clases con Nadia Boulanger, y de los músico contemporáneos con quien él confraternizó, puesto que mantuvo una correspondencia muy activa con los grandes músicos de su época, con los contemporáneos, directores de orquestas, compositores, y estrenaba incluso su música apenas acabada de componer. Todo ese mundo vital del siglo XX está traducido en músicos a través de la obra de él, yo creo que fue un hombre que rompió muchos esquemas, un hombre que buscaba la sonoridad contemporánea, un hombre absolutamente de su tiempo, yo creo que más que de su tiempo era un hombre de vanguardia, todavía hoy lo es. Mi primer encuentro con la música de Caturla fue con el Canto de los cafetales, era yo alumna de dirección coral de Anne Sclarovsky en aquel momento, me pareció una obra muy rica, que tenía un texto que burlaba a la muerte, bastante sui géneris, y realmente era una obra polifónica enriquecida con esos ritmos afrocubanos, bastante abigarrados todos y de un lenguaje bien contemporáneo”

Helio Orovio manifiesta sobre el genial músico remediano…“Uno de los grandes aportes de García Caturla en ese tiempo a la música cubana es que junto con Amadeo Roldán, y en cierto modo Pedro San Juan, y un poco después Gilberto Valdés, introducen la percusión afrocubana la elevan al nivel de música sinfónica, dentro de toda esa obra aparece su Berceuse campesina, que es una pequeña joya de la música cubana, y de la música de todas partes, ha sido muy tocada, sobre todo por pianistas eminentes, y es una de las obras que en realidad ha trascendido, es una obra muy importante también dentro del catálogo de Caturla”

Teresa García Caturla, hija del ilustre compositor remediano….“Indudablemente tenía que poner uno de los números que más me gustaba de mi papá era la Berceuse campesina, entonces yo hice una fusión con el Drume negrita de Eliseo Grenet, porque mi mamá nos contaba, nos dormía, le gustaba mucho ese número de Drume negrita, y entonces como la Berceuse campesina no tenía letra hicimos una fusión Germán Velasco, Andrés Alé, que fue quien hizo el arreglo y yo  de la Berceuse campesina con la Drume negrita, y verdad que me salió del alma, se la dedique a ellos, a mi mamá y mi papá”….Teresa García Caturla, incluyó este tema en el CD Llegó Teté, y resultó Gran premio Cubadisco 2005.

Y si de herencia familiar se trata  Francisco García Caturla, reconocido director de orquesta del país está convencido que su padre es una gloria de la música cubana… no dentro de sus inquietudes musicales, cuando aquello la música cubana estaba supervisada, metida, nada más que dentro del lirismo, el italianismo, y la música europea romántica, mi papá rompió con todo eso, llevó a la música sinfónica su música, que la gente decía que negra, no, no, no es que sea negra, era lo auténtico que se oía aquí, el ritmo de aquí, como me dijo el Maestro Guerrero un día, tu papá era bongosero, tu papá era un rumbero, le dije sí, pero mira como lo llevó, y me respondió sí, pero lo llevó a la orquesta sinfónica y rompió con todos los moldes aquellos, porque aquí sólo se hablaba de la opera tal, pelea y mensajes, las cosas más sencillas del mundo…mi papá y Amadeo Roldán, que también es de la época y es muy talentoso, rompieron con todo aquello, entonces se adelantaron a su época…a pesar de la cantidad de  detractores que tenía, y de enemigos y todo, porque decían que él nada más veían lo negroide por todos lados, bongoes y maracas, y eso…no, ellos no, ellos iban a lo auténtico, a las raíces, a las raíces de nuestra cubanía y lo llevaron a la orquesta sinfónica”.

Helio Orovio asevera“Caturla era  una especie de ilusión, de fuerza de la naturaleza, como se ha dicho, Caturla era el músico ese espontáneo, su música era igual a él, a su vida, era un hombre apasionado, un hombre que de verdad se entregaba al arte y a la vida de una manera total, por eso hizo todo lo que hizo, y también en cierto modo su temprana muerte se debe a eso, a su carácter, su integridad, y su carácter impetuoso. Era una fuerza telúrica dentro de la música cubana, y el aporte que él hizo está ahí, está presente, nunca más ha podido ignorarse, o soslayarse la obra musical de Alejandro García Caturla, ese orgullo de Remedios y de Caibarién,  nunca ha podido soslayarse dentro de la gran música cubana. Él hizo también muchas canciones, hizo una serie de canciones, algunas con texto de Nicolás Guillén, por ejemplo Mulata, que es una obra muy, muy importante”.             

Fruto generado por cópula de pigmentaciones y culturas, una nueva sustancia, un nuevo color, el producto de la transculturación, Alejandro García Caturla… gracias por ser tan grande.  

Le invito a escuchar el documental Gracias por ser tan grande, una producción de Radio Caibarién

 

Fuente:

-Se utilizaron fragmentos del artículo La música afrocubana de Fernando Ortiz

Yudith Delgado

Yudith Delgado

Periodista, guionista y directora de programas radiales. Amante de mi familia y de Caibarién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SI NO ERES UN ROBOT RESUELVE ESTO **Captcha loading...